23 de abril de 2018
23.04.2018
Precaución

Avistan un grupo de carabelas portuguesas en las playas de Águilas

Son parecidas a las medusas y se caracterizan por un color fosforescente, tentáculos de hasta 30 metros y porque su picadura es muy dolorosa

23.04.2018 | 18:23
Un ejemplar de carabela portuguesa.

Las costas de toda la Región están recibiendo la desagradable visita de las falsas medusas venenosas, denominadas carabelas portuguesas, cuyas picaduras son muy dolorosas y pueden llegar a ser mortales. Numerosos ejemplares han llegado a las playas murcianas, tras ser arrastradas por la corriente desde la zona de Cádiz y Huelva, donde suelen tener sus zonas de cría.

Un grupo de pescadores encontraron en los últimos días varios ejemplares en diferentes puntos de las playas de Águilas, e incluso Cruz Roja Española de la localidad avisó ayer en su Twitter de que se habían avistado varios ejemplares cerca de la costa y avisó a los posibles bañistas de que extremen las precauciones.

El investigador del Instituto Español de Oceanografía, Ignacio Franco, apunta a que suele ser por este mes de abril y por mayo cuando nos visita esta peligrosa especie de hidrozoo, de apariencia similar a las medusas pero más peligrosa y letal por su alto poder urticante, ya que, como él mismo señala, su picadura puede producir «taquicardias, vómitos, mareos, arritmias o bajadas de tensión, por lo que provoca mucha alarma social, pero dentro de lo peligrosa que es, no es mortal». Franco subraya, además, que el 50% de los casos de picaduras de estas Carabelas portuguesas acaban en hospitalización del paciente. «Por picadura de carabela portuguesa sólo se han registrado cuatro muertes en todo el mundo en los últimos 110 años, y al año pica a 50.000 personas. Seguro que hay menos gente que sobrevive a una picadura de abeja», explica el investigador.

«La suerte que tenemos en España es que por nuestras costas suelen pasar a lo largo de los meses de febrero, marzo o abril, y en mayo se ven muy pocas, por lo que no se suelen ver en la temporada alta de baño», señala el investigador del IEO, «no llegan a bordear el cabo de Palos, continúan su camino hacia el este, y no hacia el norte». Las Carabelas portuguesas están acostumbradas a aguas oceánicas y frías, por lo que no se sienten muy cómodas en nuestras costas y siguen un camino recto hasta playas de Italia y Sicilia. «Si va a haber alguna más será este mes, y quizá en mayo, pero nada más».

Aunque esta especie pelágica tiene su hábitat en las aguas cálidas de todos los océanos del mundo, es más habitual verla en el Atlántico. Tienen color fosforescente, sus tentáculos pueden medir hasta 30 metros y tienen 10 veces más veneno que un ejemplar normal. Su picadura es muy dolorosa, causa vómitos, fiebre, parálisis momentánea, náuseas, puede dejar secuelas y cicatrices y tener consecuencias tóxicas. Sus tentáculos están provistos de ventosas urticantes capaces de paralizar a peces y también a seres humanos.

Plaga en Alicante

Las playas de San Juan, El Postiguet o la de Benidorm, todas en Alicante, están sufriendo una plaga de carabelas portuguesas en los últimos días. La situación llegó anteayer a tal punto, que el Ayuntamiento de Alicante izó la bandera roja en la playa de San Juan tras conocer que decenas de Carabelas portuguesas habían llegado a la orilla tras ser arrastradas por la corriente desde la zona de Cádiz y Huelva.

Además, la Policía Local informó a los bañistas y usuarios de que el agua no era apta para el baño, lo que provocó una gran sorpresa y preocupación entre las numerosas personas que disfrutaban de las altas temperaturas y un sol radiante a lo largo de toda la mañana.

El Instituto de Ecología Litoral quiso tranquilizar a los bañistas al asegurar que estos animales tenderán a remitir antes de verano y cuando llegue la época de baño, a mitad del mes de junio aproximadamente, ya habrán abandonado las playas alicantinas, al igual que sucederá con las de la costa de la Región de Murcia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine