Justicia

"'El Guacho' está en estado de shock y arrepentido"

El presunto autor de la muerte a cuchilladas de un hombre en Molina entra en prisión provisional - Tensión al concentrarse un centenar de parientes a las puertas de los juzgados

05.05.2017 | 11:54

Podría ser un atenuante

  • Lo que alega ahora ´El Guacho´ del «arrebato» podría ser una atenuante, a la hora de fijar su pena. Legalmente, el arrebato u obcecación es una circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal que atenúa la pena del sujeto activo del delito cuando el delincuente actúa por causas o estímulos que le hayan producido una ofuscación o conmoción que le impidan dominar la situación creada.

Fue un arrebato y le apuñaló de forma irreflexiva. Es lo que alega la defensa del Ramón J., alias ´El Guacho´, la cual ejerce el letrado Jorge Novella, que pasó el martes 2 de mayo en el Hospital de Molina de Segura. El suceso, por el que el joven de 19 años ya está en prisión provisional, se saldó con la muerte acuchillado de Juan Carlos Maya, vecino de Archena que había acudido a Urgencias con su hijo.

Juan Carlos se acercó al grupo que formaban ´El Guacho´, la hermana de éste y otras chicas con las que la joven había quedado «para pegarse», según admitió. Intentó mediar en la riña. Y eso le costó la vida.

Un nutrido grupo de parientes y allegados de ´El Guacho´ esperaba hoy, desde primera hora de la mañana, a las puertas de los juzgados de Molina de Segura. La tensión se palpaba en el ambiente, hasta el punto de que la Policía organizó un dispositivo de prevención. Hosteleros de la zona, según indicaron testigos presenciales, optaron por retirar las mesas de sus terrazas. La situación era tensa hasta el punto de que el sospechoso no fue llevado ante el juez por la mañana: la declaración se pospuso hasta las cuatro de la tarde.

´El Guacho´, acogiéndose a su derecho a no declarar, no prestó ayer declaración a los agentes de la Policía Nacional.

Según su abogado, el chico se encuentra «en estado de shock y muy arrepentido al ver lo que había ocurrido». Cuando apuñaló a Juan Carlos, se encontraba «fuera de sí y obcecado».

El joven era conducido, esposado, por agentes de la Policía Nacional hasta los juzgados, donde, tras varias horas, la juez decretaba su ingreso en prisión, como estaba previsto, dada la cualidad del delito que se le imputa.

Mientras tanto, el dolor sigue presente en el pueblo natal de Juan Carlos, Archena, que sigue de luto, tal y como decretó la alcaldesa, Patricia Fernández, al conocer la terrible noticia.

El suceso ha impresionado no sólo a Archena o a la Región, sino a toda España. El sentimiento de rabia que llena a quienes conocieron a Juan Carlos (un hombre bueno, padre y esposo y muy querido en su tierra) se expande a ciudadanos anónimos que, desde que se produjo la fatal muerte, han vertido en redes sociales su indignación, a la par que su pésame a la familia del difunto.

«En un acto heroico, acabó muerto», contaba el miércoles Antonio García, el médico del hospital que atendió al fallecido tras ser acuchillado. «Cuando Juan Carlos, que esperaba a que su mujer saliera de la zona de quirófanos donde iba a ingresar su hijo para ser operado de una fractura de cúbito-radio, trató de evitar por detrás que le hiciera daño a la chica con el arma blanca, el agresor se revolvió y le dio una cuchillada en el hemitorax derecho», dijo el facultativo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine