Lorca

Hacer obras y abrir comercios en el centro histórico será más fácil

El nuevo plan de protección integral y rehabilitación del casco antiguo flexibiliza la solicitud de los permisos, amplía los metros edificables y permite que se instalen ascensores en todos los edificios

25.02.2017 | 04:00
El alcalde de Lorca, Francisco Jódar, presentó ayer el Peprich.

El nuevo Plan Especial de Protección y Rehabilitación Integral del Casco Histórico (Peprich) de Lorca, cuyo avance aprobó ayer la Junta de Gobierno Local, flexibilizará la apertura de establecimientos comerciales y de hostelería en la zona monumental de la ciudad. Según el alcalde, Francisco Jódar, incluye medidas dirigidas a contribuir a que ese recinto patrimonial «recupere esplendor y movimiento social» al «mejorar y renovar» un documento anterior -el Pepri- que «quedó obsoleto ante las necesidades reales del recinto histórico, especialmente tras los terremotos de 2011».

«Soluciona los problemas detectados, propicia los valores del conjunto histórico, el patrimonio local, el espacio urbano y el peatonal y promueve la obtención de ayudas y subvenciones», añade, a la vez que remarca que «abarca dos sectores con una superficie total de 61 hectáreas, de las cuales 19 corresponden con el castillo y su entorno, calificado como sistema general del equipamiento y de espacios libres, y las 42 restantes a suelo urbano consolidado».

El ámbito de actuación incluye once bienes de interés cultural, 109 catalogados por su relevancia cultural y 137 inventariados. Jódar precisó que el Peprich flexibiliza las condiciones para rehabilitar el parque inmobiliario en el centro y apuesta por permitir la instalación de ascensores, la implementación de nuevos servicios o la creación de viviendas de mayor tamaño adecuadas a las necesidades actuales de las familias residentes.

Para ello, clarifica la normativa urbanística y genera un documento más sencillo, claro y ordenado que permite interpretar correctamente cuáles son las actuaciones y sus posibilidades en cada inmueble. Se establecen también unas ordenanzas estéticas «que endurecen las actuales para que el casco histórico luzca como le corresponde, limita la gama de colores que se pueden emplear en la rehabilitación y construcción de inmuebles y fomenta la carpintería de madera y de materiales tradicionales».

Modifica la normativa de uso de garajes y aparcamientos, hace más flexibles las exigencias en los casos debidamente justificados y permite construir edificios con uso exclusivo de garaje-aparcamiento en el centro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine