Lorca

El TSJ confirma una multa de 3.000 euros al ayuntamiento de Lorca por un vertido ilegal del curtido

El consistorio lorquino aseguró en su defensa que el responsable era la Entidad Regional de Saneamiento y Depuración de Aguas Residuales

24.08.2016 | 08:37

La Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia ha desestimado el recurso que el ayuntamiento de Lorca interpuso contra la resolución de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) que le impuso una multa de 3.000 euros por un vertido ilegal de la industria del curtido.

La sentencia indica que la resolución del órgano de cuenca, en su dictamen de enero de 2014, consideró que se había cometido una infracción de la ley «por realizar un vertido de aguas residuales generado en la estación de depurado de la industria del curtido a la Rambla de Caravaca».

En su apelación, el consistorio alegó que no había incurrido en responsabilidad alguna por falta de culpabilidad o intencionalidad en su conducta y que se había infringido el principio de tipicidad, además de exponer que la acción sancionadora había caducado. El Ayuntamiento afirmó también que no era responsable de la infracción sancionada, ya que había delegado la competencia en la materia en la Entidad Regional de Saneamiento y Depuración de Aguas Residuales.

Sin embargo, la Sala de lo Contencioso del TSJ ha rechazado todas las alegaciones exculpatorias y ha confirmado el acuerdo de la CHS, además de imponer al Ayuntamiento el pago de las costas causadas por su recurso.

Fallo a favor en el Guadalentín

Este no es el primer enfrentamiento entre el ayuntamiento de Lorca y la CHS en relación con los vertidos de la industria del curtido. Y es que, el pasado mes de marzo, la misma Sala falló a favor del Consistorio lorquino en un litigio con la Confederación al considerar legal el vertido de agua depurada procedente de las industrias del curtido de piel al cauce del río Guadalentín.

El concejal de Régimen Interior Lorca, Fulgencio Gil, explicó en su momento que en el año 2013 la CHS revocó la autorización para realizar ese vertido atendiendo a su carga contaminante, un extremo que la resolución del TSJ desmontó.

En relación con esta resolución, Gil aseguró que el agua residual procedente de las 12 fábricas de curtidos de Lorca es sometida a un tratamiento especial en la Estación Depuradora de Aguas Residuales que la limpia de elementos perjudiciales y permite su reutilización.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine