Águilas

600 euros de multa por vender los terrenos que le confiaron unos compatriotas

Este ciudadanos holandés deberá indemnizar, además, al matrimonio con el valor que tenían las seis fincas

22.07.2016 | 04:00

La Audiencia Provincial ha condenado a 600 euros de multa a un ciudadano holandés que entre los años 1984 y 1990 vendió siete propiedades de un matrimonio de compatriotas para lo que se aprovechó de unos poderes que éstos le habían otorgado con desconocimiento de su contenido.

La sentencia lo condena por un delito continuado de estafa agravado por la cuantía y con la atenuante de dilaciones indebidas.

Igualmente, deberá indemnizar al matrimonio con el valor que en el momento de la venta tenían sus fincas, tres de ellas, ubicadas en el municipio murciano de Águilas, y otras tres, en el almeriense de Pulpí. También tendrá que indemnizarles por el valor de una participación de agua en un pozo ubicado en esta última localidad.

Por su parte, su esposa, que intervino en las operaciones de venta de las fincas, es absuelta del delito de apropiación indebida, pero el tribunal la condena al pago de las indemnizaciones fijadas como partícipe a título lucrativo, con carácter subsidiario al condenado.

Indica el tribunal que el matrimonio querellante y el formado por los padres del acusado residían en sendas fincas contiguas en Águilas, y mantuvieron una gran relación de amistad dado que estos últimos también habían nacido en Holanda. A esa relación se incorporó también el acusado, hijo de estos últimos, quien mediante engaño consiguió que los querellantes le hicieran un poder según el cual podía disponer de las fincas como creyera oportuno. Sin embargo, aquellos, que no dominaban bien el castellano, se fiaron de sus palabras, ya que actuó como intérprete, y cuando creían que la autorización era solo para el cuidado de los terrenos, se encontraron con que los mismos habían sido vendidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine