Terremoto

Instalan en Lorca la primera estación sísmica permanente del país dentro de una falla activa

El sismógrafo será colocado a 50 metros de profundidad en la falla de Alhama de Murcia, responsable del trágico seísmo de 2011 - Permitirá monitorizar la actividad sísmica de la zona y saber si se acumula energía o se libera con pequeños terremotos

18.07.2016 | 09:17
Estos días se está realizando la perforación previa a la colocación del sismógrafo.

Expertos en terremotos de diversas universidades españolas, coordinados por profesores de la facultad de Geología de la Complutense de Madrid, trabajan para instalar en Lorca la primera estación sísmica permanente del país ubicada dentro de una falla activa y no en superficie.
El sismógrafo será colocado a 50 metros de profundidad en un sondeo practicado en la falla de Alhama de Murcia, que fue la responsable del terremoto de 5,1 grados de magnitud de devastó Lorca en el año 2011, causando nueve muertos, más de 300 heridos y la demolición posterior de mil viviendas.

El profesor de la Complutense José Martínez Díaz ha explicado que la perforación se ha realizado en el segmento de la falla -tiene más de cien kilómetros de longitud- más próximo al terremoto de hace cinco años, en la pedanía lorquina de Torrecilla. En su interior será colocada en los próximos días esa estación que permitirá "monitorizar la actividad sísmica de la falla para terremotos de magnitud intermedia y y también microterremotos, de magnitud inferior a un grado".

Ese control máximo sobre la actividad de la falla permitirá a los expertos determinar "si la falla está en una fase latente de acumulación o si genera pequeños terremotos que van relajando la energía", un dato importante al tener en cuenta ya que la falla de Alhama es muy activa y "la más rápida de España" en movimiento entre bloques. El aparato medidor será entubado e introducido en el sondeo a 50 metros de profundidad y pasará a formar parte de la red de estaciones medidoras de la Red Sísmica Nacional, que se ocupará del estudio y análisis de los registros que se obtengan.

Una iniciativa de su director, Emilio Carreño, ha propiciado este segundo sondeo en la falla, al considerar que tras los terremotos de 2011 "era una prioridad investigar su comportamiento", ha dicho Martínez Díaz, que ha señalado que pese a los daños causados el de hace cinco años fue «un terremoto pequeño, a nivel geológico» y que en la historia sísmica de Lorca hay otros muy superiores. La información que se obtenga de esta falla en el subsuelo será muy precisa al estar ausente del «ruido ambiental» de los sismógrafos en superficie, ha precisado el profesor de la Complutense que ha señalado que «habrá ruido cero y eso permitirá detectar terremotos muy, muy pequeños».
Durante el verano de 2015 en la misma zona ya se practicó en la misma zona otro sondeo a otro a 180 metros de profundidad para obtener información de paleoterremotos (terremotos prehistóricos), entender el riesgo sísmico y definir «la geometría» de la falla, su inclinación y profundidad.

Esos sondeos verticales permitieron obtener muestras de roca fracturada por miles de paleoterremotos, estudiar su composición y su capacidad de resistencia para estudiar cuanto esfuerzo pueden soportar esos materiales. "Nuestro objetivo a largo plazo sería saber cada cuánto tiempo se va a mover la falla con un terremoto importante" relató el geólogo, que también ha indicado que ese dato serviría para actualizar el cálculo de terremotos máximos esperables, que con los datos actuales -correspondientes a seísmos que pudieron producirse hace 5.000 años- sería de 6.7 grados en la escala Richter.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine