ESPECIAL
Centenario de Juan Gil Bodegas Familiares

Cien años de Juan Gil, un éxito compartido

Más de 500 hosteleros, restauradores y empresarios gourmet de Murcia brindan por el siglo de historia de la firma bodeguera en un acto en el que se degustaron todas sus referencias

26.06.2016 | 13:03
Cien años de Juan Gil, un éxito compartido

Juan Gil Bodegas Familiares ha cumplido un siglo de vida. Son numerosos los actos que durante este 2015 la compañía está organizando para celebrar sus cien vendimias. El lunes pasado, el hotel 7 Coronas de la capital de la Región acogió un acto con el que la firma quiso brindar por su aniversario con los hosteleros, restauradores y empresarios gourmet de Murcia que han contribuido a difundir las bondades de los vinos de Juan Gil, hoy sinónimo de excelencia.

Más de 500 personas asistieron a este cumpleaños tan especial, que tuvo como maestros de ceremonias a los hermanos Miguel y Ángel Gil Vera, miembros de la cuarta generación de la empresa bodeguera. Tras agradecer la presencia del concurrido auditorio, ambos codirectores repasaron los hitos más representativos de la historia de la firma, que comenzó hace cien años, cuando Juan Gil Jiménez, picapedrero de profesión, decidió invertir todos sus ahorros en construir una pequeña bodega, germen del actual grupo.

El sueño del primer Juan Gil comenzó a construirse en 1916 y hoy se sigue alimentando y creciendo con la ilusión de la familia. «La pasión por el vino y el amor a la tierra han seguido transmitiéndose generación tras generación», explicó Miguel Gil. «Como ya hiciera mi abuelo, mi hermano Ángel y yo decidimos abandonar todo lo que teníamos para dedicarnos a la bodega familiar, contando para ello con el resto de nuestros hermanos. Entre los nueve, apoyándonos todos en los duros principios, conseguimos poner en marcha la nueva etapa de Bodegas Juan Gil. Tengo que reconocer que todo salió mejor de lo esperado y nuestro esfuerzo nos fue premiado por todos», declaró.

Durante el acto, quiso agradecer a los asistentes su « magnifico apoyo y trabajo en la introducción de nuestros vinos para llegar al consumidor final, lo que nos ha permitido poder estar presentes en muchas de las mesas de vuestros restaurantes, en las estanterías de vuestras tiendas y en muchas de las casas de los consumidores murcianos».

«Sin vuestro apoyo esto no habría sido posible. Si de algo me siento orgulloso es de que entre todos hemos conseguido que una buena parte de los murcianos amantes del vino hayan encontrado el sabor que da nuestra tierra cuando se la trabaja con respeto y el trabajo bien hecho en la viña y que presuman de ellos ante visitantes y consumidores de otras latitudes tanto de España como de fuera de ella», afirmó.

Una década prodigiosa
En el repaso histórico realizado por los hermanos Gil se pudo apreciar el fuerte desarrollo del grupo en la década de los 2000, que puso las bases del espectacular crecimiento de los últimos años. El grupo fue así aumentando su masa crítica para alcanzar una mayor economía de escala y dio el gran salto a otras denominaciones de origen españolas. Miguel Gil calificó esta época como «la década prodigiosa», en la que se consiguió mantener un fuerte crecimiento e ir construyendo nuevas bodegas.

Tras El Nido en 2002, llegó Can Blau en 2004, en Montsant; luego Ateca en 2005, en Calatayud; en 2007, Atalaya en Almansa; en 2008 Tridente, en Zamora, y Shaya en Rueda. En 2013 con Lagar da Condesa, en Rías Baixas, en 2014 se inicia la construcción de Morca, en Campo de Borja y para 2017 se contará con la bodega en Priorato.

El grupo ha invertido fuerte y continuadamente. Entre 2002 y 2008, la cifra alcanzó más de 18,5 millones de euros de inversión. Entre 2009 y 2015 se invirtieron 45 millones de euros más y para continuar la expansión, se prevé invertir unos 30 millones más en los próximos tres años.

Futuro lleno de proyectos
En cuanto al futuro, los hermanos Gil anunciaron que están abriendo nuevos mercados geográficos y tienen proyectos en enoturismo. Además, van a construir nuevas implantaciones en denominaciones de origen en las que aún no están presentes, tal vez en La Rioja y Jerez. Tras la presentación, se procedió a celebrar un cóctel en el que los invitados pudieron degustar los vinos de todas las bodegas del Grupo y que contó con un anfitrión, Juan Gil 100, un vino tinto edición especial que se ha elaborado exclusivamente para conmemorar el centenario. El acto culminó, como no podía ser de otra forma, en torno a una tarta para conmemorar un cumpleaños que cantaron centenares de personas.

Cifras. Más deocho millones de botellas al año
Juan Gil Bodegas Familiares cuenta con diez bodegas en ocho denominaciones de origen españolas, con un total de 1.400 hectáreas de viñedos gestionadas en propiedad. El pasado año produjo 8,2 millones de botellas, de las que el 75 por ciento se exportaron a más de 40 mercados geográficos diferentes, quedando en el mercado nacional unos dos millones de botellas. El 25 por ciento de la producción va al mercado español (en Murcia se vende el 5 por ciento, que es un 20 por ciento de todo lo que se vende en España). En el grupo trabaja una media de 150 personas y el año pasado facturó 31 millones de euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine