Yecla

Carrozas de papel se adueñan de las calles de Yecla

El tradicional desfile llena la ciudad de imaginativas y coloridas escenas

15.05.2016 | 04:00

La Peña El Ababó, en la categoría adulta, y la Peña El Cintón, en categoría infantil, se alzaron con el primer premio de la cabalgata de Carrozas y Carros Infantiles de las Fiestas de San Isidro de Yecla, que tuvo lugar ayer tarde organizado por la Federación de Peñas de San Isidro y la concejalía de Cultura y Festejos. Mas de sesenta carrozas elaboradas artesanalmente por las propias peñas a base de 'papelicos' (papel de seda multicolor) discurrieron ayer por los casi 4 kilómetros del trazado urbano de esta cabalgata. Además, las peñas participantes, vecinos de la calle y grupos de amigos montaron los chiringuitos donde se comieron y bebieron los productos típicos de la tierra, y en donde los visitantes, además de contemplar el paso de las carrozas, pudieron degustar los sabores yeclanos.

Es difícil narrar el ambiente que se creó ayer a lo largo del recorrido de la cabalgata. La organización calculaba estos días que podrían concentrarse más de 40.000 personas presenciando la cabalgata, y la buena climatología propició la masiva participación en el evento.

Museo al aire libre

La cabalgata de San Isidro en Yecla es un desfile donde se pueden contemplar auténticas obras de arte en movimiento. Las carrozas infantiles se inspiran en motivos primaverales o populares entre los niños, mientras que las adultas se suelen centrar en monumentos y tradiciones de la agricultura . Los materiales utilizados son muy diversos: cartón, hierro, madera, goma y plásticos, y algunas carrozas llegan a pasar de los cinco metros de altura. Todas están hechas altruistamente por las peñas, en las que cada miembro aporta sus idea y trabajo.

Pasión por el santo

La devoción al santo patrón de los agricultores se ha manifestado en Yecla a lo largo de más de tres siglos. Todo parece indicar que el culto y la devoción a San Isidro en Yecla se inicia en el siglo XVIII con la constitución de la Real Empresa de Iluminación de Aguas de San Isidro en 1816. El pueblo, mayoritariamente agricultor en los siglos XVIII y XIX, mantuvo su devoción expresándolo de distintas formas. En 1950 destaca la incorporación, por primera vez, de carros engalanados. A partir de entonces han aumentado los premios y trofeos, donados por autoridades, organismos oficiales y empresas particulares.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine