Más de 400 familias, un 40% de los que perdieron sus casas, aún esperan un hogar

De esas, unas 60 siguen litigando con el Consorcio de Seguros y a la espera de poder derribar sus edificios en ruinas

11.05.2016 | 21:26
Más de 400 familias, un 40% de los que perdieron sus casas, aún esperan un hogar

Más de 400 familias siguen fuera de sus hogares cinco años después de los seísmos que devastaron Lorca y provocaron el derribo de sus viviendas, según la estadística que maneja la Plataforma de Vecinos Afectados por los Terremotos, el colectivo que durante este lustro ha sido la voz de los damnificados por la catástrofe.

Los lorquinos que aún no han vuelto a casa son un 40 por ciento de los que perdieron su hogar como consecuencia de los temblores, que causaron el derribo posterior de 1.152 viviendas habitadas en el momento de la tragedia.

El portavoz de la plataforma Juan Carlos Segura ha dicho a Efe que unas 60 familias se encuentran «en el minuto cero» tras los terremotos, con sus edificios en estado ruinoso aún en pie mientras litigan en los tribunales con el Consorcio de Compensación de Seguros por discrepancias sobre las indemnizaciones a percibir.

Ese problema es el más puntual, ya que afecta a los propietarios de tres bloques de pisos, aunque hay otro de mayor envergadura que sí afecta a centenares de damnificados y que es «el retraso en el pago de las ayudas públicas» a las que tienen derecho por Real Decreto.

Según esta plataforma, a muchos de ellos aún se les deben dos años de ayudas en concepto de alquiler por necesidades de realojo y es «lamentable la forma en la que la Administración se está comportando con ellos». Segura afirma que del total de 78,3 millones de euros de ayudas públicas aprobadas por al Comisión Mixta, que cofinancian al 50 por ciento las dos administraciones, aún están pendientes de llegar al bolsillo de sus beneficiarios unos 12 millones.

Otra casuística es la que afecta a los damnificados que quedaron excluidos del régimen de ayudas públicas y que son usufructuarios, arrendatarios en precario o propietarios de viviendas de segunda residencia, a los que las administraciones prometieron compensar con subvenciones a través de un plan específico de vivienda 2013-2016, del que aún nada se sabe.

Una parte de esos propietarios han desistido de la reconstrucción por falta de ayudas y «han dejado colgados» al resto de los miembros de sus comunidades, que podrían tener problemas para reconstruir, afirma Segura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine