Abanilla

Fervor y pólvora en Abanilla

La Procesión de la Octava clausura las fiestas de Moros y Cristianos

09.05.2016 | 04:00
Fervor y pólvora en Abanilla

Las fiestas de Moros y Cristianos de Abanilla se despidieron ayer con la Procesión de la Octava en la que la Santísima Cruz recorrió las principales calles de la localidad. Alrededor de las cinco de la tarde, la reliquia partía de la Parroquia de San José de Abanilla envuelta en la pólvora que lanzaron los arcabuceros para recorrer, acompañada de cientos de fieles, las principales calles del municipio. Arcabuceros, Capitanes, Pajes y Reinas de las fiestas acompañaron a la reliquia en un recorrido en el que no cesaron los disparos ni la pirotecnia. Como es tradición, Pascual Saorín, vecino de la localidad, invitó a los participantes en la Procesión de la Octava a vino de la tierra, habas y patatas cocidas. Tras el recorrido, la Santísima Cruz volvió al templo de San José para ser besada por los fieles hasta la noche. Posteriormente, se lanzó un castillo de fuegos artificiales y dio comienzo el rodaje de la bandera por parte de los capitanes. La última jornada de las fiestas concluyó con el Vítor y más pólvora hasta bien entrada la madrugada de ayer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine