Palmo a Palmo

Centenario del suceso del 7 de marzo en La Unión

06.03.2016 | 04:00
Niño minero acarreador.

"Un siete de Marzo era
cuando sonaron los tiros;
aún me parece escucharlos,
aún me estremezco al oírlos€"

Así comienza el precioso poema que compuso el gran escritor unionense Pedro García Valdés, inspirado por aquellos trágicos hechos, cuando el grito desesperado de los hombres y mujeres de la Sierra Minera rebelados ante la miseria concluyó dramáticamente. Por ello, el Siete de Marzo de 1916 es fecha emblemática en la historia de la lucha por las conquistas sociales en el distrito minero.

La Primera Guerra Mundial había agravado la crisis de la minería hasta que apareció el fantasma del hambre. La Federación de Sociedades Obreras de la Provincia planteó entonces a la patronal las siguientes reivindicaciones: aumento de cinco reales en el jornal, pago semanal del mismo y gasto del carburo y de su combustible por cuenta del patrono. Fracasadas las negociaciones, fue convocada huelga general en toda la Sierra. La Guardia Civil y el ejército patrullan las calles de La Unión y vigilan los principales centros de trabajo.

Día 7 de Marzo. Es Martes de Carnaval pero la huelga acabaría uniendo «a las comparsas carnavalescas un macabro desfile de féretros€» (Diario ´El Liberal´, 11-3-1916). Además, como un mal presagio, fue un «Día nublado y vendavalesco. Una lluvia menuda enlodaba las calles de la ciudad. El aspecto de aquel día era misterioso, imponente, siniestro».

Pasado el mediodía, al regreso de un mitin en la Casa del Pueblo de El Llano del Beal, una multitud de huelguistas se detiene a su paso por la Fundición ´Dos Hermanos´ (´Fábrica de Pío´) al comprobar que se estaba trabajando en ella. Para verificar si los trabajadores estaban siendo coaccionados acudió una comisión de obreros a la factoría (custodiada por las fuerzas del orden).

Sin embargo, la muchedumbre de los obreros acabaría siendo duramente reprimida por la fuerza pública con el resultado de siete muertos (todos ellos huelguistas) y decenas de heridos. Los fallecidos se llamaban: Gabriel Gutiérrez Sánchez (37 años, de La Unión), Francisco Carrillo Paredes (15 años, de La Unión), Francisco Molero Rubio (20 años, de El Algar), Herminio Añón Martínez (20 años, de La Unión), Ginés Sanz Giménez (27 años, de La Unión), Ana María Céspedes Soler (45 años, de El Llano del Beal) y Valentín Escobar Callejón (46 años, de Alumbres).

Evidente desigualdad de fuerzas entre los huelguistas y los efectivos armados. Tan sólo dos heridos leves por parte de la Guardia Civil, lo que desmentiría el empleo de dinamita y de armas de fuego del que se acusó a los obreros. De haber sido así, la tragedia habría resultado mucho mayor. En medio del desastre, la asistencia a las víctimas ofreció gestos heroicos, a cargo de los miembros de la Cruz Roja de La Unión, y de generosidad manifiesta por parte de las Siervas de Jesús en el Hospital Minero.

La huelga concluyó con el acuerdo de aumentar 25 céntimos de peseta en todos los jornales y de abonar semanalmente los salarios. Posteriormente, el ayuntamiento de La Unión ha recuperado el nombre de ´Siete de Marzo de 1916´ para una de las principales calles de la ciudad. Además, la histórica fecha fue conmemorada como fiesta local en la década de 1980.

Hay muchas fechas señaladas en la historia de La Unión pero pocas tan significativas como ésta, 7 de Marzo de 1916, relevante en el marco regional y aun en el ámbito nacional, como hito en la historia del movimiento obrero. Por eso, en La Unión, el 7 de Marzo es nuestro particular ´Primero de Mayo´. Con el recuerdo de aquellos sucesos homenajeamos hoy el legado de generosidad y de valentía amasado con el amor, el sudor y la sangre de nuestros abuelos. Para ellos el merecido tributo del honor y de la memoria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine