Patrimonio

La patrona de Santomera entra 'en quirófano'

La intervención para restaurar la talla, que se cayó de su trono el pasado 7 de octubre, será "sencilla y rápida"

27.10.2015 | 04:00
La imagen está ya en manos de los técnicos del Centro Regional de Restauración

El Centro de Restauración de la Región de Murcia, dependiente de la Consejería de Cultura y Portavocía, inicia los trabajos de restauración de la talla de Nuestra Señora del Rosario, patrona de Santomera, tras el accidente en el que la imagen cayó del trono durante una procesión. La consejera Noelia Arroyo visitó hoy las instalaciones del centro para conocer de primera mano cómo se realizará la intervención de la talla y el resultado del informe realizado.

Noelia Arroyo, acompañada por la directora general de Bienes Culturales, María Comas, y el director del centro, Francisco López, felicitó a todo el equipo por su "dedicación a la conservación y recuperación del patrimonio histórico y artístico de la Región de Murcia". La consejera añadió que "es una prioridad para el Gobierno regional, y seguiremos trabajando, no solo desde este magnífico centro, sino a través de nuevas declaraciones BIC, nuevos proyectos y otras actuaciones que ayudarán a preservar toda la riqueza regional e historia para el futuro".

La Virgen del Rosario de Santomera es una talla de madera policromada de casi un metro de altura realizada entre los siglos XVIII y XIX. Su autoría es anónima, pero se sabe que la imagen fue intervenida profundamente a finales del siglo XIX por Eusebio Baglietto y González.

Como consecuencia del percance, ocurrido el pasado 7 de octubre, la imagen de la Patrona de Santomera se golpeó en una de las varas. Al día siguiente, un técnico del Centro de Restauración se desplazó hasta la localidad para realizar una primera valoración, y el día 9 fue depositada para un examen pormenorizado mediante luz visible y luz ultravioleta, un estudio radiográfico y la toma de muestras para su análisis químico y estratigráfico.

El estudio muestra distintos daños que, aunque son en apariencia muy relevantes, tienen fácil solución, de forma que solo habrá que colocar los elementos desprendidos, reconstruir la capa de preparación y reintegrar cromáticamente las faltas de color; y, para finalizar el trabajo, aplicar un barnizado de protección.

Según señala el informe técnico, el proceso de restauración se ha visto facilitado gracias a la celeridad de los miembros de la Hermandad, que recogieron todos los fragmentos desprendidos tras el golpe.

Centro de Restauración

Desde su creación en 1998, son innumerables las obras procedentes de toda la Región que han pasado por el Centro de Restauración, donde actualmente se trabaja en la recuperación de 15 obras pertenecientes, entre otras entidades, a la Comunidad, la Universidad de Murcia o a varias entidades religiosas de la Región, y que suponen una inversión presupuestaria de alrededor de 100.000 euros.

En el centro se aplican los últimos avances tecnológicos, como rayos X, endoscopio, reflectografía por infrarrojos, cámara de barnizado, digitalización o analítica química. Al respecto, Noelia Arroyo recordó que el equipamiento "es un referente nacional, que permite el mejor y más exhaustivo tratamiento preventivo de recuperación y de estudio de nuestros bienes". Además, destacó la "importante labor de investigación del patrimonio, formativa y de difusión, con seminarios, publicaciones o exposiciones, que se realiza en el centro".

Entre las obras que han sido restauradas cabe destacar, dentro de la escultura religiosa, la Santa Cena y la Sagrada Familia de Salzillo, el Cristo de la Sangre de Bussy o Nuestra Señora de la Arrixaca. Asimismo, se han intervenido pinturas de los siglos XIX y XX procedentes del Museo de Bellas Artes de Murcia, así como otras pinturas de los siglos XVI al XVIII de Nicolás de Villacis, Pedro de Orrente, Hernando de Llanos, Murillo, Zurbarán y Ribera, entre otros, y obras de escultura contemporánea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine