Fiestas de Librilla
Especial

Librilla se sumerge en sus raíces con sus pitanzas

Los festejos en honor a San Bartolomé animan a los vecinos del pueblo a enorgullecerse de su pasado

24.08.2015 | 15:08
Librilla se sumerge en sus raíces con sus pitanzas

­"No os quedéis en casa, vivid la fiesta, divertíos estos días en los que las calles cambian con el color y la música". A través de estas palabras anima la alcaldesa de Librilla, María del Mar Hernández, a disfrutar de los festejos en honor a San Bartolomé Apóstol, que comenzaron el 15 de agosto y que tocarán a su fin el martes 26. Casi dos semanas en las que verá la luz el trabajo realizado por la comisión de fiestas del municipio, que invirtió sus esfuezos en la confección de un programa de actividades capaz de satisfacer a todos los públicos.

Los actos religiosos y folclóricos, los bailes populares, los juegos infantiles, las cabalgatas, la famosa cucaña y otras propuestas deportivas y culturales se encargarán de hacer las delicias de los habitantes de la localidad, que después de degustar dos de los platos fuertes del calendario festero, la gala inaugural y el chupinazo del pasado jueves, ya tiene los cinco sentidos en el que está considerado como el acto más típico y tradicional de estos días: las pitanzas. Así se le llama a los panecillos redondos, de unos 200 gramos de peso aproximadamente, que se lanzaron el pásado sábado a millares de personas desde los balcones del ayuntamiento de la Villa. Una tradición única a nivel regional y nacional, que hunde sus raíces en la Edad Media, cuando desde el torreón de la antigua fortaleza (castillo ubicado en el lugar que hoy ocupa la iglesia parroquial de San Bartolomé) se entregaba pan a las personas que residían en el exterior del recinto amurallado y carecían del mismo, debido a que la población estaba atravesando una época de penuria.

Programa de fiestas de Librilla

Las pitanzas se complementaron con el denominado pasacalle ´de la recogida de la harina´, en el que miembros de la corporación municipal y de la comisión de fiestas, así como las Reinas y el pueblo en general, recorrieron las calles de la localidad acompañados de una banda de música recogiendo, casa por casa, una bolsa de harina o su equivalente en metálico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine