Social

Una vida declarada en ruinas

Siete familias de Molina tendrán que abandonar sus casas el próximo 17 de agosto porque el Ayuntamiento las considera inhabitables - Los vecinos creen que el deterioro se debe a una construcción cercana, aunque el juez lo ha rechazado

02.08.2015 | 20:50

Después de 50 años dando cobijo a una decena de familias, el edificio 94 de la Calle Asunción en Molina de Segura se quedará en silencio el próximo 17 de agosto. La razón no es otra que la decisión del Ayuntamiento de declarar inhabitable el edificio y anunciar su derribo, una medida definitiva contra lo que no pueden hacer nada los vecinos.

Según los afectados, todo comenzó hace ocho años con el inicio de unas obras en la acera de enfrente. Al cimentar la nueva obra, aparecieron unas grietas en la fachada del edificio opuesto que, poco a poco, han ido a más. Consuelo Oza, una afectada por el desalojo, explicó a LA OPINIÓN que denunciaron en su momento a la constructora, pero un juez dictó que no era responsable.

A Consuelo y Emiliano Vieco, su marido, todavía les queda por pagar 14.000 € de una hipoteca inicial de 56.000 €, que solicitaron hace catorce años. A Emilio lo despidieron el 6 de julio y no hay otra entrada de ingresos para esta familia de cuatro miembros. «¿Quién nos asegura un futuro si nos obligan a marcharnos?», lamenta la vecina.

Pero esta pareja no es la única afectada, seis familias más viven esta pesadilla. Francisca Ramírez y Cristóbal Navarro son dos jubilados que viven en el inmueble con su hijo, que se encuentra delicado de salud. Residen allí desde 1965 y Francisca denuncia que es más fácil «echar a las personas de sus hogares que arreglarlos». Ya ha comenzado los trámites para buscar una alternativa a su vivienda actual, pero afirma «que va todo tan rápido que no puede ni pensar».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine