Calasparra

Un bando intenta frenar las quejas vecinales por las mascotas

El Ayuntamiento insta a los dueños de animales a que los lleven atados y salgan siempre con una bolsa para recoger los excrementos

29.09.2014 | 04:00

La Alcaldía ha emitido un bando en el que se recuerdan las obligaciones dirigidas a los propietarios de animales, conforme a lo dispuesto en la legislación estatal y regional, así como en la Ordenanza Municipal Reguladora de Tenencia de Animales, con el fin de reducir las quejas y molestias vecinales transmitidas al Ayuntamiento.

En virtud de la normativa actual, el poseedor de un animal tiene la obligación de mantenerlo en buenas condiciones higiénico-sanitarias y será responsable de adoptar las medidas necesarias para impedir que éste cause perjuicios y molestias a otras personas, así como que ensucie la vía y espacios públicos. Los perros no podrán circular sueltos en el casco urbano y deben ir provistos en todo momento de correa o cadena con collar.

Igualmente, está prohibido que los animales domésticos realicen sus deposiciones en aceras, parterres, zonas verdes y demás espacios públicos destinados al paso o estancia de los ciudadanos. El poseedor del perro deberá ir provisto de una bolsa, debiendo recoger y retirar los excrementos, y si no lo cumple podrá ser objeto de una sanción económica por parte de la Policía Local, según lo dispuesto en la ordenanza municipal.

Con el fin de reducir las quejas ciudadanas por la mala tenencia de mascotas, la concejalía de Medio Ambiente de Caravaca de la Cruz acondicionó el pasado mes de marzo un parque canino, situado junto a la parte trasera del jardín Pedro García-Esteller. De esta forma se puso al servicio de los vecinos un terreno de 1.200 metros cuadrados para que sus mascotas gocen de libertad y puedan jugar bajo su vigilancia.

Enlaces recomendados: Premios Cine