29 de enero de 2018
29.01.2018
Prueba

Kia Stonic 1.0 T-GDI 120 CV, alegría en cualquier trayecto

Fruto de la nueva revolución de modelos de la marca, nos llega un bonito vehículo muy completo, que en su nivel de 120 CV es suficiente y ahorrativo

29.01.2018 | 08:26
Kia Stonic 1.0 T-GDI 120 CV, alegría en cualquier trayecto

En un segmento que ha disparado sus ventas durante los últimos dos años y en el que no paran de aterrizar nuevos modelos, hacerse un hueco resulta complicado. Aunque las creaciones más descaradas y juveniles llevan mucho ganado, como el Kia Stonic, un nuevo vehículo de 4,14 metros de largo, cuyo diseño le hace ser muy atractivo y su interior no está exento de practicidad pese a su tamaño compacto.
Comenzando por su estética, el Stonic llama la atención por su planta elevada que le otorga aires ´SUV´. Las protecciones del perímetro de la carrocería resaltan sus líneas y su frontal es una reinterpretación acertada de la estilística de los últimos modelos del fabricante. Detrás también recuerda a los de la marca, subrayando la sensación de amplitud los pilotos que se estiran hacia los laterales. Dentro hay buenos materiales, el diseño sigue siendo igual de desenfadado que el de la carrocería y resulta acogedor en todas las plazas, incluyendo un buen maletero con 332 litros de capacidad.

Habitáculo
El puesto de mandos es un poco elevado, como el resto de los asientos, lo cual facilita el acceso y la salida a la hora de hacer los recados cotidianos. Como ya hemos dicho, los materiales tienen buen aspecto y la apariencia del salpicadero es agradable. Nos ha gustado la disposición de los mandos, que se distribuyen con lógica, y además, los elementos implicados en la conducción están muy a la mano, algo que aporta seguridad. La instrumentación es muy clara, sus relojes son de gran tamaño y se completan con una pantalla central con datos extensos acerca del vehículo. El equipo multimedia monta de serie otra pantalla en mitad del salpicadero de 7 pulgadas con conectividad con protocolos Apple CarPlay y Android Auto. Además, sus posibilidades se ven aumentadas gracias a varios puertos USB y control por voz. La navegación TomTom está disponible, con funciones extendidas sobre el estado del tráfico, localización de posibles cámaras de velocidad, búsqueda de puntos de interés y previsiones meteorológicas. Estos servicios se ofrecen sin coste durante los siete años posteriores a la compra.

Mecánicas
La gama inicia su comercialización con dos motores de gasolina, un 1,2 l. de 84 CV y un 1,0 l. de 120 CV, y uno diésel, el 1,6 l. de 110 CV. Todos se asocian a un cambio manual (cinco y seis relaciones) y la tracción va al eje delantero. Nosotros hemos podido disfrutar de una unidad dotada de la mecánica más potente de 120 CV, un nivel de poder con el que el Stonic es muy divertido y ágil en cualquier trazado.
Con un aplomo sorprendente para el planteamiento del coche, el Stonic 1.0 T-GDI monta un rabioso motor de tres cilindros con turbo que alcanza la potencia anunciada a 6.000 vueltas, con un par de 172 Nm entre 1.500 y 4.000 rpm. Su consumo medio homologado es de 5 litros, un litro más en nuestras pruebas. Mueve al Stonic con bastante soltura, su ruido se nota un poco en el habitáculo en fases de mucha aceleración, pero suena bonito y nada molesto y, lo mejor, ofrece una respuesta viva a partir de unas 2.500 vueltas y hasta un régimen alto, por lo que es muy utilizable. Otra cualidad que hemos señalado es su buen comportamiento en tramos enlazados, donde hace valer su conjunto bastidor y suspensiones, que mantiene la carrocería muy estable y da confianza al que lo maneja para ir a buen ritmo. Por descontado, en autovías rueda a ritmos altos sin problemas, dando confort en viajes largos y en la ciudad se defiende como un campeón, encontrando más huecos que la mayoría de vehículos gracias a su longitud, maniobrando sin problemas por su reducido radio de giro (10,4 metros).
Niveles y precio

Existen tres acabados configurables con las tres mecánicas: Concept, Drive y Tech. El primero de ellos aporta elementos como las luces de marcha diurna con Led, las barras en el techo, la mencionada pantalla del sistema ,multimedia de 7 pulgadas, el programador de velocidad con limitador, el sensor de luces, el aire acondicionado y las llantas de 15 pulgadas para la versión de 84 CV y de 17 pulgadas para los de 110 y 120 CV. El siguiente escalón suma los retrovisores plegables, la navegación con cámara de aparcamiento trasera integrada, las lunas tintadas, los sensores de lluvia y de aparcamiento delanteros y el climatizador. Por último, el acabado Tech incluye el ´Advanced Driving Assistance Pack´, un paquete que es opcional en las otras dos versiones y que contiene el detector de fatiga del conductor, el mantenimiento de carril, el cambio de luces entre carretera y cruce automático, la frenada de emergencia y la pantalla de 3,5 pulgadas en la instrumentación, además del acceso y arranque sin llave, la tapicería diferenciada y los pedales de aluminio.

El precio del nuevo Kia Stonic con el motor más potente de gasolina de 1,0 litros de 120 CV empieza en los 14.770 euros con el nivel Concept; le siguen los 16.220 euros del acabado Drive y los 17.520 euros con el nivel más alto Drive. Naturalmente cuenta con los interesantes 7 años de garantía que ofrece la marca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscriptor

 

¡Suscríbete a MOTOR!

¿No quieres quedarte sin tu ejemplar? Compra la edición del día por sólo 0,99€ o edición de fin de semana (sábado y domingo, con edición impresa) por 17,95€ al mes


Enlaces recomendados: Premios Cine