25 de diciembre de 2017
25.12.2017
Avance

Mini, eficiencia y confort al volante

Desde ahora, la filial de BMW incorpora una caja de cambios de doble embrague para sus modelos de 3 y 5 puertas y Cabrio

25.12.2017 | 16:49
Con el nuevo cambio automático, el placer de conducción de MINI gana enteros; los saltos entre marchas apenas se notan y la eficiencia aumenta.

El fabricante británico incorpora a su gama de transmisiones un nuevo tipo de caja de cambios de doble embrague. Disponible de momento para los MINI de 3 y 5 puertas así como el Cabrio, la nueva caja de cambios automática proporciona transiciones entre marchas muy rápidas y un alto grado de eficiencia. La nueva Steptronic de siete relaciones se ofrece a partir de ahora con algunas mecánicas, como alternativa a la transmisión manual de seis velocidades de serie.

Como particularidad, la caja de cambios de doble embrague funciona con una palanca electrónica de nuevo diseño que siempre vuelve a su posición original después de cambiar entre el modo D, la posición neutra N y la marcha atrás. Para estacionar cuenta con un modo específico P y la función deportiva S se activa desde D, desplazando la palanca selectora a la izquierda, esto varía las leyes de gobierno para una respuesta más viva y además permite cambiar la marcha de forma manual. El control electrónico de la nueva transmisión de doble embrague para MINI también incluye modo de cambio basado en datos de navegación y es compatible, tanto con la función de arranque/parada del motor como con el avance ´a vela´ para reducir el consumo y las emisiones.

El principio de diseño de la transmisión de doble embrague se ha adaptado directamente de la experiencia deportiva. Igual que en el circuito, permite a los conductores de MINI realizar maniobras de aceleración muy dinámicas al subir de marcha sin interrumpir el par. El conductor puede seguir pisando el acelerador, mientras el control de la transmisión establece los puntos de cambio con tal precisión y en décimas de segundo para que el régimen de giro del motor no decaiga y permita seguir aumentando la velocidad.

Esto es posible gracias a la arquitectura de doble embrague. Combina dos transmisiones parciales en un solo espacio. El elemento central del sistema consiste en dos embragues refrigerados por aceite: uno de ellos es responsable de las relaciones de cambio pares (2, 4, 6), mientras que el otro es responsable de las relaciones de cambio impares (1, 3, 5, 7) y la marcha atrás. En funcionamiento, uno de los dos embragues está abierto y el otro, cerrado. Cuando se cambia de relación se pasa de un embrague a otro sin apenas saltos ni tirones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Enlaces recomendados: Premios Cine