Prueba

Ford Mustang Convertible GT 5.0 V8, cabalgar a cielo abierto

El ´pony car´ más fascinante y divertido tiene el techo escamoteable, pero no pierde dinámica ni sensaciones

23.07.2017 | 18:25
La versión GT de cinco litros y 418 CV tiene detalles más agresivos, como las tomas de aire en el capó; además su sonido es más sugerente y las prestaciones van más acordes con su planteamiento ´canalla´

Hace unos meses dábamos cuenta de un Mustang GT 5.0 en versión cerrada Fastback, y ahora hacemos lo propio con su hermano descapotable (Convertible) de igual potencia. El nuevo Ford Mustang, aunque rediseñado y puesto al día, cumple a rajatabla con los cánones estéticos de los ´muscle car´ de toda la vida: frontal prominente y agresivo, pasos de rueda ensanchados y una zaga sólida y potente. Que sea descapotable no hace sino aumentar las sensaciones que ya notamos con el GT 5.0 cerrado de 418 CV, a costa de un sobreprecio de 4.000 euros sobre éste.

El rotundo deportivo de Ford tiene una longitud en sus dos versiones de 4,78 metros, con 1,92 metros de ancho. En su apariencia descarada, llama la atención su frontal de rasgos afilados con unas ópticas penetrantes y una calandra de gran tamaño donde luce el emblema tan característico del deportivo americano. Detrás sigue evocando a las generaciones pasadas mostrando los reconocibles pilotos fragmentados en vertical dentro de una franja negra brillante que aumenta la sensación de anchura. Por otro lado, su interior parece más sofisticado y europeo por las formas del salpicadero, hay calidad en los materiales e incorpora el sistema multimedia SYNC de Ford con pantalla táctil de 8 pulgadas. El cuadro de mandos resulta completo gracias a su otra pantalla que muestra una gran cantidad de datos en el ordenador de a bordo. Está homologado para cuatro pasajeros, en ambas versiones, y las plazas delanteras son especialmente amplias, pudiendo ser en opción de la marca Recaro. El maletero rebaja su capacidad por el hueco del techo escamoteable hasta los 332 litros.

De las dos posibilidades mecánicas nos quedamos sin dudar con el más potente de ocho cilindros, que nos regala sobre el 2.3 EcoBoost de 314 CV unas reacciones más contundentes (y un sonido espectacular) por 7.000 euros más con un gasto de combustible razonable (homologa 13,6 litros por cada 100 km). También se puede elegir un cambio automático de seis relaciones con un sobreprecio de 3.000 euros. Nosotros lo hemos probado con la caja manual de delicioso tacto.

Pocos motores hay en el mercado como el que anima a este Mustang GT, de cinco litros de cilindrada y una configuración ´como Dios manda´: nada de turbos, una zona alta poderosa y ocho cilindros en arquitectura de ´V´. Al no estar endulzado, su respuesta es muy progresiva y, por tanto, dosificable, aunque hay que contar con que ya a solo 1.000 vueltas puede con todo, y llega a las 7.000 revoluciones como un trueno (en el sentido más literal). Esa elasticidad nos hace recurrir con menos frecuencia al cambio de marchas, que nos ha encantado por su tacto deportivo que permite insertar las relaciones con mucha precisión.

Muy sensitivo, el Mustang GT Convertible es ágil y a ritmos altos nos ha sorprendido por su aplomo. Es verdad que la zaga puede salir disparada en un golpe de gas mal dado, pero en general es más dócil de lo que pensábamos. En ese sentido nos ayuda la configuración europea del eje trasero, más elaborada que el eje rígido de anteriores ediciones americanas. Con todo, los programas electrónicos se pueden desconectar, pero conviene estar versado en estas lides porque el motor empuja mucho y el bastidor tiene un límite. Además, nos da la impresión de que el tarado de las suspensiones de este convertible es más suave que el de la variante cerrada (algo que hay que tener en cuenta), aunque no resta agilidad en tramos lentos.

Al ser la versión más alta de la gama, el GT monta de serie un montón de elementos, como el acceso y arranque sin llaves, la tapicería de cuero, la cámara de visión trasera, los ajustes eléctricos para el asiento del conductor, las llantas de 19 pulgadas, los pilotos de Led, los vistosos detalles repartidos por la carrocería con la figura del ´pony´, la suspensión deportiva, la frenada de emergencia en ciudad, el programador de velocidad, o el asistente al arranque en pendientes, entre otros. El listado se puede completar con unos paquetes que añaden navegación y sistema de sonido con hasta doce altavoces (SYNC 3), llantas exclusivas, cuero ´premium´ para los asientos, alarma o más detalles para personalizar la carrocería.

El precio del Ford Mustang GT 5.0 Convertible es de 50.950 euros con cambio manual. Si se prefiere con la caja automática, el coste sube hasta los 53.950 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Motor Murcia

El nuevo Fiat 500L llega con las versiones Urban, Cross y Wagon
Fiat renueva y amplía las versiones del 500L

Fiat renueva y amplía las versiones del 500L

Este modelo familiar ya está disponible en los concesionarios Huertas Center y Motor Cartagena

El nuevo Volkswagen Golf veranea con ´La Radio al Sol´

El nuevo Volkswagen Golf veranea con ´La Radio al Sol´

Huertas Motor colabora con la iniciativa de la Cadena SER, que lleva su programación a las playas

35 años del Mitsubishi Montero, el 4X4 que revolucionó el mercado

35 años del Mitsubishi Montero, el 4X4 que revolucionó el mercado

Se cumplen 35 años de la aparición de uno de los todoterrenos más icónicos y efectivos

Motorexcel-Honda celebra su primer aniversario

Motorexcel-Honda celebra su primer aniversario

Con motivo del primer aniversario de Motorexcel, solo los días 28, 29 y 30 de junio, el...

Porsche Panamera, la súper berlina

Porsche Panamera, la súper berlina

¿Un deportivo atrapado en un cuerpo de berlina? La gama del exclusivo modelo alemán sorprende por...

BMW 430d xDrive Gran Coupé

BMW 430d xDrive Gran Coupé

Del bonito ´SUV´ BMW X5 pasamos a otro integrante de la casa, pero con un formato muy distinto


Enlaces recomendados: Premios Cine