Prueba

Mitsubishi Space Star 120 MPI, practicidad al poder

Destaca entre los de su clase por su equipamiento completo, soluciones funcionales y suave motor

11.07.2016 | 11:31
Mitsubishi Space Star 120 MPI, practicidad al poder

Actualizado recientemente, el urbano de Mitsubishi es un coche sorprendente para su tamaño. Si por un lado está su orientación eminentemente práctica, por otro resulta cómodo incluso para trayectos interurbanos. Y todo ello acompañado de un motor muy alegre que cumple de sobra para la potencia que anuncia.

Comenzando por esto último, la mecánica, debemos señalar que el nuevo Space Star monta exclusivamente un propulsor de gasolina de tres cilindros que cubica 1,2 litros y rinde 80 CV. Lejos de ser un motor áspero y vibrante, el nuevo bloque es refinado, bastante silencioso para estar cerca del habitáculo y, una de sus bazas, gasta realmente poco, pues homologa un poco más de cuatro litros por cada 100 km. Resuelve bien desde parado y da todo de sí a un régimen alto, por lo que si optamos por una conducción más dinámica debemos recurrir al cambio de marchas para llevar el cuentarrevoluciones a partir de la mitad de su recorrido.

Si en la ciudad es ágil, fuera de ella también se defiende, siendo especialmente cómodo debido al tarado suave de las suspensiones, que filtran bien las roturas del firme. Además, las relaciones finales largas del cambio manual de cinco velocidades permiten ahorrar combustible en carreteras abiertas. Por cierto que la palanca de cambios, como el resto de los mandos implicados en la conducción, se deja actuar con bastante precisión.

El puesto de conducción es elevado, igual que las demás plazas, y al volante se recibe bastante información para un coche de este segmento, pues se completa hasta con un indicador que monitoriza la eficiencia de marcha. La altura mencionada de los asientos respecto al suelo ayuda mucho para entrar y salir del habitáculo, lo cual es una ventaja a la hora de hacer recados por la ciudad, y además todas las puertas abren en un ángulo muy amplio dejando mucho hueco para el acceso. Ojo a la bancada trasera, puesto que hay bastante anchura para tres personas, aunque mejor si el del centro es menos corpulento (no hay que olvidar que estamos dentro de un urbano de 3,79 metros de largo). Esto se compensa con la ausencia del túnel longitudinal que tienen otros coches y que les resta espacio para las piernas. No es el caso que nos ocupa, porque en eso también destaca nuestro Space Star, en el espacio trasero, igual que llama la atención por capacidad de maletero con sus 235 litros bien aprovechables.

Existen dos líneas de acabado para el Mitsubishi Space Star, Motion y Kaiteki. Desde el inicio, el modelo ya está bastante vestido con elementos como el sistema de arranque y parada del motor, el asistente de arranque en pendientes, el monitor de presión de neumáticos, las luces de marcha diurna, los sensores de lluvia y luces, los elevalunas a las cuatro ventanillas o el aire acondicionado, entre otros. La versión Kaiteki suma llantas de aleación de 15 pulgadas, intermitentes integrados en los retrovisores, sistema de audio con navegación en pantalla de 6,5 pulgadas, climatizador automático y arranque y acceso sin llave.

Los precios del Mitsubishi Space Star son de 10.250 euros para el acabado motion y de 11.250 euros para el Kaiteki.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Enlaces recomendados: Premios Cine