Prueba

BMW 330e, nuevo híbrido 'premium'

Una de las mejores berlinas del mercado recibe una interesante versión híbrida enchufable, potente y muy bien equipada

02.05.2016 | 18:37
La última incorporación a la familia Serie 3 se aprovecha del refinamiento del motor de gasolina de 184 CV TwinPower Turbo, combinado con otro eléctrico para ofrecer una potencia total de 252 CV

El fabricante alemán va completando la gama de su berlina más popular con la llegada de un nuevo híbrido enchufable, el 330e. Esta posibilidad mecánica mixta, inédita en la familia Serie 3, ya está disponible por un precio de partida de 45.300 euros. Es, por tanto, más accesible que su rival más directo, el Mercedes-Benz C 350 e, que es un híbrido similar y que cuesta más de 52.000 euros.

Lo más destacable de la nueva variante es su cadena cinemática, que consiste en un motor de gasolina de dos litros de cubicaje y cuatro cilindros con tecnología TwinPower Turbo, que rinde 184 CV y un par de 290 Nm. Por otro lado, el propulsor eléctrico tiene una potencia de 88 CV, con un par de 250 Nm, y se sitúa también en la parte delantera. La unión de estos dos motores otorga al 330e un poder combinado de 252 CV y un par máximo total de 420 Nm. Con estos valores, el recién llegado consigue acelerar hasta los 100 km/h desde parado en 6,1 segundos y una punta de velocidad de 225 km/h. La fuerza de ambas mecánicas pasa a las ruedas traseras a través de una caja de cambios Steptronic de ocho relaciones.

Por otro lado, el ciclo eléctrico se nutre de una batería de iones de Litio de 7,6 kWh montada debajo del piso del maletero. Es cierto que le resta algo de capacidad, pero sus 370 litros son una cifra a valorar para un coche con tanta carga mecánica a bordo. Además el espacio se puede aprovechar bien gracias a que no tiene formas irregulares dentro. Esta batería se carga, bien con el vehículo en funcionamiento, o bien mediante una toma especial (´BMW i Wallbox´) que se puede instalar en casa o en el trabajo. Con este sistema el tiempo de recarga ronda las dos horas y cuarto. Si se enchufa a una toma de corriente normal, el tiempo sube una hora más. Hay que decir que estos procesos se pueden monitorizar y gestionar a través de aplicaciones para ´smartphones´, que también avisan de puntos de recarga próximos e incluso permiten pagar estas operaciones de suministro.

La autonomía eléctrica es de unos 40 km, mayor por tanto que su competencia a la que hacíamos referencia al principio, el Mercedes C 350 e. Existen varios modos de conducción para aprovechar mejor el potencial de tanta tecnología: AUTO eDRIVE, que se selecciona por defecto y que coordina de manera inteligente los dos propulsores, dando prioridad al eléctrico por debajo de 80 km/h. El modo MAX eDRIVE, que deja funcionar también el motor eléctrico hasta la autonomía señalada de 40 km y por debajo de 120 km/h, aunque si se necesita más aceleración, el motor térmico se pone en marcha para aumentar las prestaciones. La función SAVE BATTERY tiene en cuenta si la batería se encuentra por debajo del 50 % de su carga, momento en el que se enciende el motor de combustión para alcanzar ese nivel. Si por el contrario el acumulador tiene más de ese porcentaje, se intenta mantener ese valor para que se pueda aprovechar en modo eléctrico la energía guardada en un momento posterior (por ejemplo al llegar a una ciudad donde se suele gastar más carburante). Adicionalmente, si se selecciona la posición ´S´ en la palanca del cambio, siempre funcionarán juntos las dos mecánicas para disponer de la máxima potencia, al tiempo que se eleva la recarga de la batería al 80 %. No hay que olvidar que los modos de conducción que ya estaban presentes en el Serie 3 (CONFORT, SPORT Y ECO PRO) se mantienen aumentando las posibilidades de manejo del nuevo 330e.

En el importante capítulo del consumo, la berlina híbrida consigue unos más que destacables 2,1 litros de media con unas emisiones máximas de 49 gr de CO2/km (hay que tener en cuenta que en los ciclos de homologación, los híbridos pueden ir también en modo eléctrico sin consumir, de ahí esos valores tan bajos).

El BMW 330e tiene un equipamiento de primer nivel. De serie cuenta con navegador en pantalla de 6,5 pulgadas, que interacciona con la mecánica para adecuar su funcionamiento de acuerdo con la orografía del terreno, manos libres Bluetooth, climatizador doble, llantas de 16 pulgadas, sensores de lluvia y luces, un cuatro de instrumentos ampliado y reposabrazos trasero, entre otros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Enlaces recomendados: Premios Cine