Prueba

Volvo V60 Cross Country D3 Kinetic: el familiar polivalente

28.03.2016 | 10:34
Volvo V60 Cross Country D3 Kinetic: el familiar polivalente

Más allá de una estética, la versión Cross Country de la berlina familiar media de Volvo, promete más diversidad de uso gracias a una altura libre al suelo de 20 centímetros, las protecciones de la zona baja de las defensas, unos neumáticos distintos y a la posibilidad de la tracción total.

El Volvo V60 Cross Country toma como punto de partida al familiar V60 para completar un atractivo envoltorio de 4,63 metros de largo y un ramillete de mecánicas más concreto que el primero. En línea con esto último, la gama se configura con dos motores diésel de 150 CV (D3) y 190 CV (D4) y uno de gasolina como tope de gama de 254 CV (T5). Hay una particularidad en el propulsor más potente de gasóleo D4, y es que, bajo esta denominación hay un bloque de cuatro cilindros y otro de cinco, que cubican 2,0 l. y 2,4 l. respectivamente, pero mantienen el mismo poder de 190 CV. La diferencia es que si se elige el V60 Cross Country con tracción sólo a las ruedas delanteras, el bloque será de cuatro cilindros, mientras que la tracción total inteligente AWD se asocia con el motor de cinco cilindros. El diésel menos potente sólo puede ser de tracción sencilla, al contrario que el gasolina T5 de 254 CV, que siempre es 4x4.

Las cajas de cambios pueden ser manuales de seis marchas en los D3 y D4 (4x2), aunque éstos se pueden unir a un cambio automático de ocho relaciones. Los de tracción total, tanto D4 como T5 son siempre automáticos con caja de seis velocidades. Nosotros contamos para esta ocasión con un Volvo V60 Cross Country D3 con cambio manual, que tiene un precio de partida de 35.950 euros.

Diferente en el exterior respecto a la familia V60 por las molduras inferiores de los paragolpes, pasos de ruedas y estribos laterales, dentro apenas se desmarca respecto al modelo que le sirve de base, presentando un habitáculo de familiar con amplias cotas en todas las plazas, incluso en la del centro de la fila trasera. Ésta acoge sin problemas a una persona de talla normal (algo poco frecuente) y además cuenta con un mullido cómodo. Los materiales son especialmente buenos, los acabados son refinados y por su calidad a bordo no tiene nada que envidiar a las marcas alemanas ´premium´. El maletero puede meter hasta 430 litros de capacidad.

Delante el conductor disfruta de un tablero de instrumentos con pantalla a color que permite una personalización en los datos mostrados entre tres ambientes. También encuentra todos los mandos a la mano, aunque es necesario un periodo de aprendizaje para los sistemas situados en la consola central debido a la cantidad de controles que hay (no resulta gran problema porque la distribución es intuitiva).

En marcha, el propulsor diésel de 150 CV es silencioso, vibra poco y se muestra solvente para este familiar. La ventaja en gasto frente a las versiones de más potencia con tracción total es apreciable, pues nuestro D3 consume una media de 4,2 litros por cada 100 km. La reserva de fuerza es suficiente, y se nota a partir de unas 1.700 rpm, llegando bien por encima de las 4.500 rpm. La palanca del cambio manual de seis relaciones tiene unos recorridos correctos y no plantea problemas de funcionamiento. En cuanto al confort de marcha, nos ha gustado el tarado de sus suspensiones, tirando a suaves, pero que no dejan que la carrocería oscile en apoyos fuertes. En esas situaciones se muestra aplomado y seguro.

El V60 Cross Country se puede adquirir con los tres acabados principales de la marca: ´Kinetic´, ´Momentum´ y ´Summum´. De serie y desde el nivel de base (el de nuestra unidad de pruebas), monta elementos como el climatizador, las llantas de 16 pulgadas, el freno de mano por botón, el programador de velocidad, el asistente anticolisión en ciudad, el climatizador doble, una pantalla en el salpicadero de 5 pulgadas, sensores de aparcamiento traseros o el arranque en cuesta. Subiendo de nivel, bien de serie o en opción encontramos el avisador de ángulo muerto, el asistente de cambio involuntario de carril, el control de velocidad con radar, las llantas de 18 pulgadas, la navegación o el cuero en los asientos eléctricos con memoria.

El precio del Volvo V60 Cross Country D3 de 150 CV, como ya hemos mencionado al principio, es de 35.950 euros. Si lo preferimos automático, el sobreprecio es de unos 2.400 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Enlaces recomendados: Premios Cine