Presentación

Infinity Q30: Desembarco europeo

La marca japonesa comercializa su primer modelo diseñado, desarrollado y producido en Europa

28.03.2016 | 10:09
Infinity Q30: Desembarco europeo

Nacida hace ahora 25 años, como marca de lujo de Nissan -a imagen y semejanza de lo que Lexus es para Toyota- y presente en Europa desde 2008, la japonesa Infiniti comienza ahora su ofensiva en el viejo continente de la mano de este nuevo y atractivo Q30, un vehículo que toma la prestigiosa Clase A de Mercedes-Benz como base.

Diseñado, desarrollado e incluso fabricado en Europa -Infiniti cuenta en la actualidad con 5 fábricas repartidas por el mundo, una de ellas en Sunderland, en el Reino Unido-, el Q30 será el inicio de lo que la marca ya ha conseguido en mercados tan exigentes como USA o Japón: convertirse en uno de los principales actores del segmento ´premium´, compitiendo con Mercedes, BMW, Audi o Lexus, con productos desarrollados para las necesidades y demandas concretas de cada mercado. Si los Infiniti que la marca viene ofreciendo en nuestro continente desde 2008 no están exentos de atractivo, lo cierto es que no se ajustan a los gustos y necesidades de la vieja Europa -en USA o Japón su éxito es incuestionable-. Con el Q30 la cosa cambia, baste decir que a lo largo de este mes de marzo, se venderán más de 5.000 unidades del Q30 en Europa, o que Infiniti espera triplicar las 500 ventas que hizo en España el año pasado, gracias a él.

El nuevo Infiniti Q30 es un compacto de 4,42 metros de largo cuya estilizada carrocería se configura con cinco puertas. Su interior es espacioso para su tamaño, presenta mucha calidad en sus materiales y un maletero de 368 litros de capacidad. Representa el escalón de acceso a la gama Infiniti y va acompañado de una oferta mecánica variada y escogida para este modelo. Así, se ofrece con tres opciones de gasolina -dos 1,6 l. de 122 y 156 CV y un 2,0 l. de 211 CV- y dos diésel -un 1,5 l de 109 CV y un 2,2 l. de 170 CV-. Menos el más bajo de gasolina, el de 122 CV, que monta una caja manual, el resto equipan un cambio automático de siete relaciones de doble embrague. En el caso del diésel de 109 CV se puede elegir con las dos opciones. Como complemento a las mecánicas de gasóleo de 170 CV y a la de gasolina de 211 CV, está disponible un sistema de tracción total inteligente.

El Infiniti Q30 se puede adquirir con tres niveles de acabado, el de base y los ´Premium´ y ´Sport´. Desde el acabado de acceso, el nuevo modelo monta elementos como la dirección asistida en función de la velocidad, el avisador de colisión, el asistente al arranque en pendientes, el climatizador, los asientos traseros abatibles por partes y la pantalla táctil de 7 pulgadas para el sistema multimedia en el salpicadero con manos libres, entre otros. Subiendo de nivel aparecen el control de velocidad con limitador, la advertencia por cambio involuntario de carril, los sensores de aparcamiento, el climatizador doble con salida para los asientos traseros, las llantas de hasta 19 pulgadas, la navegación y los faros de Led, por citar algunos. En opción están un sistema de cámaras periféricas, el programador de velocidad activo, la detección de objetos en los ángulos muertos, el aparcamiento asistido o el techo panorámico.

En gasolina los precios van desde los 24.900 euros del 1,6 l. de 122 CV, hasta los 42.900 euros del 2,0 l. de 211 CV. En diésel oscilan entre los 26.700 euros del 1,5 l. de 109 CV y los 40.900 euros del 2,2 l. de 170 CV con cambio automático y tracción total. Hay una promoción muy interesante de lanzamiento sobre la versión 1,5 l. diésel que cuesta 23.900 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Enlaces recomendados: Premios Cine