Prueba

Volvo XC60 D5 AWD, refinamiento sueco

La variante más potente de gasóleo eleva aún más la experiencia de conducción del ´SUV´ medio de la marca

07.03.2016 | 18:25
La renovación del año pasado le hizo ganar detalles estéticos y eficiencia, pero conservando sus virtudes, como el espacio interior, el buen aislamiento del habitáculo y los sistemas de seguridad

Hace dos semanas traíamos a estas páginas una interesante edición especial del modelo XC60 de Volvo (Premium Edition), sobre la mecánica diésel D3. En esta ocasión probamos el más potente con el mismo combustible: el XC60 D5 de 220 CV.

Retocado por la marca a mediados del año pasado, el todocamino medio de Volvo ganó en presencia gracias a un nuevo frontal con una configuración más moderna de las luces de día y ópticas, así como en la parrilla y paragolpes. Dentro renovó los guarnecidos y tapizados y más detalles decorativos. Como parte del equipamiento ahora se puede optar por una pantalla TFT que sustituye el tablero de instrumentos. También se actualizó la gama mecánica para formar un total de tres opciones diésel: D3 con 150 CV, D4 con 190 CV y D5 con 220 CV, y un gasolina tope de gama T5 de 245 CV.

Nuestro XC60 D5 monta un motor de cinco cilindros y 2,4 litros de cubicaje que suena muy refinado y apenas acusa vibraciones. Con 220 CV hay poder de sobra para mover con soltura la carrocería. La respuesta es instantánea al acelerador y la sensación que da es que siempre tiene una reserva de potencia importante. Este propulsor se monta conjuntamente con una caja automática de seis relaciones y la tracción total inteligente. En línea recta, si no hay deficiencias de agarre, el par del motor se va al eje delantero. Cuando las condiciones de adherencia empeoran, un embrague multidisco se encarga de repartir esta fuerza entre los dos trenes. Mención especial merece la amortiguación ajustable que montaba nuestra unidad de pruebas, variable mediante tres botones situados en la parte inferior de la curiosa consola central de los modelos de la firma (tiene un hueco detrás para dejar objetos). Se puede elegir entre los perfiles ´Comfort´, ´Sport´ y ´Advanced´, que sujetan más o menos los movimientos de la carrocería. También se puede ajustar la dureza de la dirección en tres niveles.

Con esta elección del motor D5, el XC60 está disponible a partir del acabado intermedio ´Momentum´ con un nivel de equipamiento ya muy completo. Subiendo de escalón encontramos los acabados ´Summum´ y ´R-Desing´, que completan aún más el listado del exclusivo ´SUV´ sueco.
Dicho listado pasa por elementos como el sistema de entretenimiento ´Sensus Connect´ con pantalla a color de 7 pulgadas, navegación, manos libres y acceso a internet, control de aparcamiento trasero, tablero de instrumentos digital, programador de velocidad, llantas de 17 pulgadas y el sistema ´City Safety´ (que puede detener el vehículo por debajo de 50 km/h si el conductor se despista).

El XC60 ofrece un rodar encomiable con todo el lujo del fabricante sueco. Ésta versión diésel permite además excursiones fuera del asfalto gracias a la tracción total, siempre que el firme no esté muy estropeado. Su precio parte desde los 49.900 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Enlaces recomendados: Premios Cine