Prueba

BMW 318d aut., un paso por delante

Probamos una de las versiones más equilibradas, por reacciones y gasto, de la berlina alemana

07.03.2016 | 18:25
El ´Paquete Deportivo M´ le sienta como un guante al Serie 3, que además de los paragolpes incluye llantas de 18 pulgadas y varios detalles específicos del interior; el aspecto más deportivo no le resta elegancia

Siempre a la vanguardia, en ese reducido grupo de las berlinas ´premium´ más deseadas por los clientes que buscan calidad y distinción, el Serie 3 ha sido y es una pieza clave en el volumen de ventas de BMW. Además, el modelo alemán está de celebración al cumplir 40 años con sus seis generaciones. La actual, que llegó en 2012, ha sabido atesorar la experiencia de sus exitosos antecesores, tras 14 millones de unidades vendidas en todo el mundo, mejorando en todos los aspectos, lo cual es decir mucho. Ahora todavía es más interesante, después de que el año pasado se pusiera al día en detalles estéticos, dotación y motores.

Con una amplísima gama que abarca todos los gustos, el Serie 3 se vende con cinco motorizaciones de gasolina (318i de 136 CV, 320i de 184 CV, 330i de 252 CV, 340i de 326 CV y el potente M3 de 431 CV), siete diésel (316d con 116 CV, 318d con 150 CV, 320d EfficientDynamics con 163 CV, 320d con 190 CV, 325d con 218 CV, 330d con 258 CV y 335d con 313 CV) y un híbrido enchufable (330e de 252 CV). Además, las mecánicas son configurables con tres tipos de carrocería: berlina, familiar y GT. Nosotros hemos tenido la oportunidad de probar para esta ocasión una unidad dotada con, a nuestro juicio, uno de los propulsores más coherentes de la actualidad: el 318d en el formato de berlina que, con la última evolución, ha subido hasta los 150 CV (antes 143 CV) y ya cumple de sobra para mover con ligereza esta carrocería gastando realmente poco. Además lo hemos testado con uno de los cambios automáticos más eficaces del momento.

Hablemos de los cambios registrados a mediados del pasado año. El nuevo Serie 3 tiene paragolpes más modernos, ópticas rediseñadas (que ahora pueden ser de Led para todas las funciones) y un interior con molduras, botones y tapizados nuevos. En esencia conserva la excelente ergonomía para el conductor (un puesto de mando de los mejores de su clase, sin duda), el espacio mejorado para los de atrás (aunque dos personas irán más cómodas que tres debido al volumen del túnel de la transmisión) y una calidad por encima de la media. El maletero cuenta con 480 litros de capacidad, bien aprovechables por sus formas interiores.

El propulsor que anima nuestro 318d es plenamente satisfactorio. Los 150 CV anunciados dan para mucho, su respuesta es bastante llena en casi todo el margen de revoluciones y el ruido y las vibraciones que emite llegan muy filtrados al habitáculo. La mecánica escogida maximiza sus reacciones con el estupendo cambio automático de convertidor de par de ocho relaciones, que sabe sacar todo el potencial del motor. Pone marchas largas lo antes posible e interactúa con los diferentes modos de conducción para distintas demandas. Dichos modos van desde los programas más deportivos (y bien que se mueve en estos perfiles pese al planteamiento de berlina diésel de 150 CV), hasta los más confortables y ahorrativos, pasando por los modos personalizables. Con esa selección se modifican además algunos parámetros como la suspensión activa (si la lleva), la dirección, la entrada de las ayudas electrónicas o la respuesta al acelerador. En cuanto al ahorro, su conductor no puede estar más contento, pues, aunque nos sube un poco más respecto a las cifras de homologación (4 litros por cada 100 km), que ronde los 5 litros en un uso real sufriendo los habituales atascos de las rondas de la capital murciana, nos parece destacable.

Hay varios elementos de dotación que ahora se pueden adquirir después de la citada actualización, como un sistema de asistencia al aparcamiento en el que el conductor solo tiene que actuar sobre los pedales, o las ópticas de Led para luces de carretera y cruce. Además de esto, el Serie 3 puede montar elementos como los detectores de ángulos muertos, el programador de velocidad con radar, el avisador de cambio involuntario de carril, la información proyectada en el parabrisas y el reconocimiento de señales de tráfico.

En resumen, el nuevo Serie 3 sigue convenciendo a quien lo prueba. La puesta al día del año pasado le ha hecho aún más interesante, pero ha sabido mantener la gama de precios. En este caso, el 318d con caja manual, parte desde los 27.448 euros contando promociones. Con la recomendable caja automática de ocho velocidades hay que sumar unos 2.400 euros más, que los pagaríamos encantados por cómo facilita la conducción y porque sabe aprovechar mejor el potencial de su buen motor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Enlaces recomendados: Premios Cine