Prueba

BMW 435d xDrive Gran Coupé, exclusivo y diferente

Rapidísimo, sin renunciar a la imagen refinada y lujosa de una buena berlina rutera y cómoda

25.01.2016 | 18:08
La puesta en escena llama la atención al combinar las formas deportivas de un cupé con la sobriedad de una berlina de lujo; el motor diésel de 313 CV promete prestaciones de alto nivel

Los fabricantes, en especial los denominados ´premium´, no paran de desarrollar nuevos formatos, cada vez más atractivos y funcionales. Es el caso de nuestro protagonista de hoy, el BMW Serie 4 Gran Coupé, un modelo que puede ser una alternativa a los que demandan un ´tres volúmenes´ tradicional por su imagen de aires deportivos unida a la practicidad de las cinco puertas.

El Serie 4 Gran Coupé tiene el mismo tamaño que el Serie 4 Coupé (4,63 metros de largo y 1,82 metros de ancho), pero la ganancia en altura deja paso a un interior más aprovechable en las plazas traseras, además de la lógica mayor comodidad para acceder a éstas gracias a las puertas de atrás. La versatilidad se redondea con la homologación para cinco ocupantes (el Coupé está pensado para cuatro) y con un maletero de 480 litros que se puede cargar más fácil debido al gran portón trasero, que se abre y cierra eléctricamente de serie. Tampoco hay que olvidar que los respaldos de la bancada trasera se abaten para conseguir un volumen total de 1.300 litros.

Delante el diseño es muy similar al del resto de las Series 3 y 4, con una calidad de realización excelente y un puesto de mando sin tacha. Cualquier conductor se sentirá a gusto muy pronto dentro de este modelo por la buena disposición de los mandos y por las múltiples regulaciones del asiento y el volante.

La gama del BMW Serie 4 Gran Coupé la forman tres mecánicas de gasolina: 420i de 184 CV, 428i de 245 CV y 435i de 306 CV, y cuatro diésel: 418d con 150 CV, 420d con 190 CV, 430d con 258 CV y 435d con 313 CV. La tracción total xDrive está disponible en función de la variante (en algunas es de serie), así como la caja automática de ocho relaciones, que da un paso más en sus posibilidades con la opción de las levas tras el volante. En esta ocasión, nosotros hemos disfrutado de todo un 435d Gran Coupé, la versión más potente diésel, que va de serie con la tracción total xDrive, una combinación que no le viene nada mal para asegurar la motricidad de su importante cifra de par de 630 Nm.

El protagonista tiene en su corazón uno de los mejores bloques que ha fabricado la marca: el motor de seis cilindros y tres litros de cubicaje en una de sus realizaciones más explosivas. Un prodigio de suavidad y fuerza con independencia del rango en el que se mueva; sale decidido desde bajas revoluciones y remata por encima de las 4.500 aún con mucho poder. El propulsor va asociado invariablemente a la caja automática Steptronic de ocho marchas, que saca lo mejor de él y que interactúa con varios modos de conducción (que también cambian la respuesta, la dureza de la suspensión opcional o la dirección). Con este esquema ciclo, el 435d xDrive Gran Coupé tiene un comportamiento muy neutro con un nivel de agarre tan alto que pronto da confianzas a su conductor para que le busque los límites. Es tan rápido que puede sonrojar a muchos deportivos de corte decididamente más racing y, para colmo, sin perder un ápice de exclusividad y agasajando a sus ocupantes con todo el lujo que sabe hacer la marca. Atención también al apartado del gasto, porque saca una media oficial de 5,6 litros por cada 100 km, algo a resaltar para un vehículo de 1.760 kg. y con 313 CV.

Existen varios niveles de dotación para completar nuestro 435d Gran Coupé: ´Advantage´, ´Sport´, ´Luxury´ y ´M Sport´. De serie encontramos elementos como ópticas bixenón, climatizador doble, programador de velocidad y equipo de audio con pantalla de 6,5 pulgadas. El acabado Advantage añade a lo anterior el tablero de instrumentos con pantalla ampliado, el navegación, la ayuda al aparcamiento y la advertencia de la velocidad máxima de la vía. El Sport suma asientos calefactables de cuero y aditamentos deportivos en la carrocería. El nivel Luxury incorpora una estética diferente a la Sport y, por último, la versión M Sport añade suspensión deportiva con elementos aerodinámicos en el exterior.

La gama del Serie 4 Gran Coupé arranca en los 39.440 euros del 420i de 184 CV. Nuestro modelo de esta semana, el 435d de 313 CV cuesta entre los 60.740 euros del modelo sin añadidos, hasta los 65.590 euros del más equipado M Sport.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Enlaces recomendados: Premios Cine