Presentación

Audi Q7, la evolución de la especie

El SUV más grande de la firma suma eficiencia y calidad para seguir siendo la referencia de su exclusivo segmento

04.01.2016 | 20:01
Audi Q7, la evolución de la especie

La segunda generación del Q7 evoluciona el concepto de SUV grande hasta conseguir la agilidad y precisión de un coche más pequeño. Gracias a sus cuatro ruedas directrices mejora el radio de giro de un A3 (por ejemplo), sin renunciar a una habitabilidad récord de hasta siete plazas, todas ellas para adultos, y a un confort digno de su enorme tamaño. Debido a su dilatada experiencia en competición y al empleo de sofisticados materiales (aluminio, aceros de alta resistencia, etc.), Audi ha conseguido rebajar el peso de sus nuevos Q7 en hasta 325 Kg., cifra muy notable si tenemos en cuenta que ahora embarca aún más equipamiento.

Desde el inicio de su fabricación, la gama cuenta con dos posibilidades de gasóleo (3.0 TDI con 218 y 272 CV) y una de gasolina (3.0 TFSI de 333 CV). Más adelante llegará la versión ´e-Tron´, que combina un motor diésel con otro eléctrico, para conseguir 373 CV y 700 Nm de par con cifras de consumo ridículas.

Hablando de consumo, la aplicación de tecnologías de vanguardia permite que los motores del nuevo Q7 moderen su gasto en un 28 % en el de gasolina y en un 23 % en las dos opciones diésel disponibles, para conseguir un combinado de 7,7 litros por cada 100 km en el primero y de 5,5 y 5,7 litros en los de gasóleo (218 y 272 CV, respectivamente). Sin duda, parte de la ´culpa´ de ese consumo contenido la tiene la caja de cambios automática ´Tiptronic´ de ocho velocidades, que es de serie en toda la gama.

Siguiendo con más cuestiones mecánicas, además del ya mencionado eje trasero direccional y como aquél de modo opcional, Audi propone una suspensión neumática con 6 posiciones que permite recorridos ´off-road´ a los que no creemos que ningún usuario se atreva, al tiempo que consigue una precisión de guiado impresionante y un confort de primer nivel, independientemente del estado de la calzada por la que circulemos.

Como no podía ser de otra manera, y muy en línea con el acertado diseño exterior (el directo supera a las fotografías, que le hacen parecer más pequeño de lo que realmente es), el interior es tan vanguardista como atractivo, con una calidad de ajustes y materiales excelentes y múltiples posibilidades de configuración. El espacio es enorme en todas las plazas, con un maletero de 890 litros en la configuración de cinco asientos o de 770 litros con siete (usando cinco). No faltan los últimos ´gadget´ de la casa como el Virtual Cockpit (la gran pantalla digital que hace de cuadro de instrumentos), el sonido 3D con 23 altavoces o el control de estacionamiento del remolque automático (realmente impresionante), por mencionar sólo los más originales.

Pero todo esto resulta superfluo, porque hay que conducirlo para entender el modo en el que el Audi Q7 ha evolucionado. Sea la versión que sea, con cualquiera de sus tres motorizaciones, el Q7 transmite una sensación de confort, precisión y seguridad impresionantes. A los pocos metros de rodar con él ya tenemos la sensación de que el coche ´ha encogido´, de que cabe por cualquier sitio, de que gira maravillosamente? la sensación de barco -más bien buque- de su antecesor queda muy lejana en nuestro recuerdo. Además, y de nuevo independientemente de la motorización escogida, las prestaciones son muy brillantes y los consumos muy ajustados. Audi ha conseguido acercarse a la ´cuadratura del circulo´ con este coche, al conjugar de forma brillante, las virtudes de un coche grande, con las de uno pequeño y que, además, es capaz de circular casi por cualquier sitio.

Los precios del nuevo Audi Q7 arrancan en los 62.290 euros del 3.0 TDI de 218 CV, el 3.0 TDI de 272 CV cuesta desde 66.310 euros y el gasolina 3.0 TFSI de 333 CV vale desde 67.570 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Enlaces recomendados: Premios Cine