Prueba

Audi A1 Sportback 1.6 TDI S-Tronic, Esencia de Audi

28.12.2015 | 17:33
Renovado el año pasado con más mecánicas y detalles de aspecto y de equipamiento, el Audi A1 busca capitanear su segmento por calidad y eficiencia

Actualizado hace un año con varios detalles, el Audi A1 busca hacerse un hueco dentro del estiloso segmento de los ´cuatro metros´ plantando cara precisamente con eso: estilo e imagen juvenil, pero respaldado con la extensa dotación y las interesantes mecánicas que el fabricante dispone.

Hablando de motores, el Audi A1 se ha beneficiado de la última carta de propulsores, de los cuales dos son diésel (1.4 TDI de 90 CV y 1.6 TDI de 116 CV) y cuatro son de gasolina (1.0 TFSI de 95 CV, 1.4 TFSI de 125 y 150 CV y 1.8 TFSI de 192 CV). También hay una variante más extrema de 231 CV denominada S1 con un bloque de dos litros. Las cajas de cambios son manuales de cinco o seis relaciones y en opción hay una automática ´S tronic´ de siete velocidades de doble embrague. Nosotros hemos tenido la oportunidad de disfrutar de un A1 con carrocería de cinco puertas Sportback (hay otra disponible de tres) con el motor más potente diésel de 116 CV, asociado al cambio automático: una unión muy beneficiosa por la comodidad de conducción de la buena caja de siete marchas y la economía de uso que permite el propulsor 1.6 TDI.
El nuevo Audi A1 mejora su aspecto con otros paragolpes, parrilla, proyectores (que pueden ser bixenón), pilotos traseros y llantas (de hasta 18 pulgadas). Dentro presenta ligeros cambios en algunos mandos y aparecen nuevas tapicerías. Por tanto conserva la comodidad general en todas las plazas con un espacio a resaltar para tratarse de un vehículo de este segmento. Delante el puesto de manejo es similar al de un compacto y el panel de instrumentos es muy completo y legible. Como buen Audi, la calidad de los materiales está por encima de la media y el diseño interior, pese a resultar un poco serio para un coche de este corte, es práctico y agradable a la vista. El maletero no está nada mal con sus 270 litros de capacidad.

En marcha, el motor 1.6 TDI de cuatro cilindros (el 1.4 TDI tiene tres, al igual que el 1.0 TFSI) funciona de maravilla, con muy poca rumorosidad y responde rápido al acelerador. La caja de cambios automática de doble embrague y siete relaciones hace la conducción más relajada y redondea las buenas sensaciones del vehículo. Tiene un sobreprecio de unos 1.800 euros y apenas acusa su inclusión el consumo medio homologado, que ya de por sí es realmente bajo: 3,5 litros por cada 100 km en la versión manual y 3,7 litros en la automática.

Ágil de reacciones, su corta batalla favorece la maniobrabilidad al tiempo que le hace más divertido en tramos sinuosos. El tardado de la suspensión tira a lo firme, ayudado por unos neumáticos de poco perfil (nuestra unidad de pruebas montaba unos de talla 215 con perfil 45 en llanta de 16 pulgadas, un tamaño a considerar para este segmento), pero en ningún momento nos ha parecido seco e incómodo. El botón ´Audi Drive Select´ ajusta la respuesta del motor, el momento del cambio y la dirección eléctrica entre modos de ahorro o más prestacionales.

Hay dos líneas de dotación para nuestro A1 Sportback, ´Attraction´ y ´Design´, combinables con tres ambientes más que aumentan las posibilidades de personalización. De serie porta elementos como el aire acondicionado, equipo de audio, retrovisores eléctricos o el control de presión de ruedas. El conjunto se puede completar con el nuevo sistema multimedia con navegación y conexión a internet ´MMI navigation plus´, los mencionados faros de doble xenón o el acceso y arranque sin llave.

Los precios para el Audi A1 1.6 TDI de 116 CV parten desde los 21.230 euros. Con cambio manual sube hasta los 23.060 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Enlaces recomendados: Premios Cine