PRUEBA

KIA Carens 1.7 CDRI, excelente elección

Un monovolumen de poco más de 4,5 metros, que aprovecha al máximo su espacio y con un buen motor diésel

07.12.2015 | 12:13
Bien equipado ya desde el nivel básico, el nuevo Carens viene con un atractivo envoltorio que deja paso a un interior a considerar; al volante se disfruta por sencillez de manejo y nobleza

El KIA Carens es un monovolumen con cinco o siete plazas que destaca por un precio competitivo, su interior bien planteado y una oferta mecánica sencilla y eficiente.

Los niveles de equipamiento y algún detalle más se actualizaron este pasado verano y sigue estando disponible con dos motores diésel de 1,7 litros de cilindrada con potencias de 115 y 141 CV y un gasolina 1,6 de 135 CV. Asociado en todos los casos con cajas de cambios manuales de seis marchas, los diésel se pueden elegir con una caja automática de doble embrague de igual número de relaciones. Nuestra unidad montaba el ahorrativo propulsor de gasóleo de 115 CV con cambio manual, que se puede configurar con los tres acabados centrales ´Concept´, ´Drive´ y ´x-Tech´. Hay un nivel por abajo con el gasolina llamado ´Basic´, y el más equipado ´Emotion´ se consigue con el otro gasóleo de 141 CV.

Esta versión de 115 CV tiene un funcionamiento más que satisfactorio en la carretera. Se muestra muy ágil en las primeras relaciones del cambio, de manera que la potencia anunciada parece mayor, y estira con fuerza rondando las 4.000 rpm. Esto es debido, además de por el laborioso motor, por unos desarrollos de las marchas algo cortos que, si bien ofrecen una respuesta al acelerador despierta, no penalizan en ruido mecánico percibido y en gasto de combustible. Así que otro de sus puntos a favor es el consumo: homologa una media de 4,5 litros por cada 100 km, valor que no está nada mal para un familiar de este tamaño.

Dinámicamente es aplomado, y eso que no es un vehículo muy bajo, y en giros cerrados tiene un comportamiento muy neutro y seguro.

Pensado para disfrutar a ritmos tranquilos, el Carens se disfruta por su comodidad y su habitáculo espacioso en todas las plazas.

Opcionalmente se le puede equipar una tercera fila de asientos (700 euros de sobrecoste), que se guardan haciendo fondo plano en el maletero. Obviamente en estas plazas no se viaja tan bien como en las centrales, pero pueden transportar dos personas no muy voluminosas sin problemas. En la configuración clásica de cinco asientos, el Carens ofrece, como ya hemos señalado, mucho lugar para sus ocupantes, especialmente detrás, donde hay bastante hueco para las piernas, la plaza central no es extraña a una tercera persona y las de los extremos son anchas. Además, esta fila se puede desplazar longitudinalmente unos 30 cm. y los respaldos se reclinan también unos grados.

Esto es muy útil si elegimos las siete plazas porque podremos dejar más lugar a los de atrás. El maletero es destacable con los 530 litros de capacidad, y si montamos la tercera fila de asientos, el volumen de carga baja a algo menos de 500 litros cuando éstos están plegados. Delante nos ha gustado el diseño práctico del salpicadero, que está realizado con unos plásticos bien tratados y agradables al tacto. El panel de instrumentos es claro y completo gracias a una pantalla multifunción entre los dos relojes, que muestra los datos del ordenador de viaje, que es de serie. La postura al volante es elevada y no hay problemas de visibilidad hacia ningún ángulo por la gran superficie acristalada y también por los generosos retrovisores.

El Carens diésel de 115 CV cuesta desde 16.398 euros y monta de serie elementos como la dirección asistida con tres ajustes (normal, ´Confort´ y ´Sport´), arranque en pendientes, programador de velocidad con limitador, antinieblas con alumbrado en curva, aire acondicionado, ordenador de viaje, barras en el techo o equipo de audio con mandos en el volante. El siguiente nivel ´Drive´, desde 18.034 euros, añade asistentes al aparcamiento, climatizador doble, retrovisores eléctricos con intermitentes, luces de día con Led, sensores de lluvia y luces, Bluetooth o llantas de 16", entre otros. Por último, el Carens ´x-Tech´ , por 19.130 euros, suma pilotos traseros de Led, cámara trasera y navegador, entre otros.

Una buena elección se nos antoja este KIA Carens, teniendo en cuenta su reciente puesta al día, en la que ha ganado elementos y ha mantenido las buenas mecánicas, como esta diésel de 115 CV. Muy recomendable por su equilibrio entre reacciones y consumo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Enlaces recomendados: Premios Cine