NOVEDADES

Land Rover Discovery Sport, tecnología para el confort y la seguridad

La combinación de 43 nuevos sensores permite medir y controlar todo, desde la calidad del aire en el habitáculo y la intensidad de la luz del sol recibida hasta el vaho interior que se produce en la luna delantera cuando llueve.

13.10.2015 | 14:14
Land Rover Discovery Sport, tecnología para el confort y la seguridad

La tecnología avanzada está completamente integrada en este SUV Premium, incluyendo numerosas y sutiles características aplicadas a través de una red de sensores capaces de medir todo, desde la intensidad de los rayos del sol y la calidad del aire del habitáculo hasta el vaho que genera la lluvia en el interior del parabrisas, todo sin que el conductor tenga que hacer nada.

Sensor Medidor de Luz Solar
El Discovery Sport cuenta con un sensor de luz solar en el salpicadero capaz de medir la intensidad de los rayos solares cada 200 milisegundos. De esta manera el sistema de climatización puede contrastar la intensidad del calor que genera la luz solar sobre la luna delantera, para ajustar el aire acondicionado y regular la temperatura interior automáticamente sin la intervención del conductor.

Así, cuando se conduce en zonas sin sombra, el sistema incrementa de forma imperceptible la intensidad del aire acondicionado, teniendo en cuenta incluso el ángulo de incidencia del sol para reducir su efecto sobre la temperatura interior del coche. La humedad del habitáculo también se calibra y, a través del aire acondicionado, se afinan todos los parámetros para que el sistema de climatización ajuste de forma automática la temperatura programada.

Las versiones del Discovery Sport con el sistema de asientos 5+2 cuentan con salidas de aire a la altura de la cara en la segunda fila, para maximizar el efecto del sistema de control de climatización. Además, para optimizar el rendimiento del sistema en los climas más cálidos, se ha incluido igualmente una unidad auxiliar de aire acondicionado destinada alos asientos de la tercera fila también con salidas de aire a la altura de la cara.

Sintiendo el Entorno
El Discovery Sport está disponible con climatizador Dual Zone, dotado con sensor de calidad de ambiental capaz de medir y calibrar los niveles de humedad y toxicidad del aire del habitáculo. Una vez detectados altos niveles de contaminación, el sistema cambia automáticamente al modo de recirculación de aire. Por su parte, los limpiaparabrisas, sensibles a la lluvia, se adaptan de forma autónoma a estas condiciones, mientras que un sensor situado en la luna delantera detecta y hace desaparecer el vaho interior en caso de lluvia o diferencia de humedad ambiental entre el interior y el exterior.

A la hora de afrontar vadeos sobre agua, los sensores ultrasónicos situados bajo los retrovisores exteriores miden la distancia entre el espejo y la superficie del agua que se va a cruzar. La unidad de control Sensing Wade (Sensor de Vadeo) mide la profundidad del agua teniendo en cuenta a la vez cualquier inclinación del vehículo hacia delante o hacia atrás antes de mostrar la profundidad en la pantalla táctil, y emitiendo una señal sonora de advertencia para indicar al conductor de que el vehículo está acercándose a su profundidad máxima de vadeo.
Cámara Estereoscópica

Una avanzada cámara estereoscópica instalada en el espejo retrovisor interior escanea la carretera permanentemente en busca tanto de vehículos como de potenciales obstáculos que puedan encontrarse delante. La imagen 3D que aporta la cámara cubre un campo horizontal de 50 grados de visión con un alcance de hasta 50 metros.

Cuando el sistema identifica un coche o un obstáculo, la cámara –no es más grande que una llave de control remoto– que ejerce de radar, lo detecta y, automáticamente, activa los frenos siempre y cuando el sistema considere que existe peligro de una colisión inminente, función denominada como Frenada Autónoma de Emergencia.

A través de la cámara, el sistema también lee las señales de tráfico para controlar los límites de velocidad, notificando sutilmente al conductor en el panel de instrumentos si ha excedido la velocidad legal de cada zona por la que se rueda. También es capaz de detectar si el coche está saliéndose o cambiando de carril sin señalizar la maniobra, haciendo vibrar el volante para advertir al conductor en consecuencia.
Asistente de luces en Carretera

Por otra parte, la cámara estereoscópica activa y regula automáticamente el cambio de luces cuando detecta que un coche se aproxima de frente en carretera, para evitar así deslumbrar a otros conductores. Esta función de Asistencia de Luces en Carretera controla los faros en menos de 500 milisegundos, es decir, más rápido que cualquier mando tradicional accionado por el conductor.

De forma similar, el retrovisor interior cuenta con un dispositivo de atenuación automática que utiliza dos sensores, de forma que instantáneamente se ajusta y mantiene el brillo óptimo para asegurar que otro vehículo no deslumbre al conductor. Un sensor ubicado en la parte frontal del espejo permite medir la cantidad de luz que recibe el conductor, mientras que un segundo sensor orientado hacia atrás escanea hasta 1.000 metros hacia atrás, detectando las luces de vehículos próximos y regulando su intensidad para evitar el deslumbramiento del conductor.

Por ejemplo, en carreteras secundarias o rurales, que suelen ser más oscuras, el sensor frontal detecta el bajo nivel de luz ambiente y es capaz de reconocer cuando el conductor puede ser más propenso a ser deslumbrado. Si el sensor detecta por detrás un vehículo con luces que puedan deslumbrar, el espejo se oscurece automáticamente para evitar así el deslumbramiento. Si el conductor está en un ambiente bien iluminado o rodando por una población, por ejemplo, el espejo sólo degradará ligeramente la intensidad de la luz que se reciba desde atrás.
Cambio de 4WD a 2WD

El Active Driveline mejora la eficiencia del vehículo y sus prestaciones, desactivando la tracción del eje trasero cuando se circula a velocidades superiores a 35 km/h, y permitiendo así que el coche pase de cuatro a dos ruedas motrices automáticamente. Sin embargo, si el sistema detecta pérdida de tracción o el conductor acelera de forma brusca, se activa la tracción total en 300 milisegundos, un cambio tan rápido y eficiente que el conductor será incapaz de percibir cuando se está enviando la fuerza del motor a ambos ejes.

El sistema también es capaz de ajustar la entrega de par para las ruedas de cada lado al abordar una curva, facilitando la mejor motricidad tanto a las del lado interior como a las del exterior, para adaptarse a las condiciones del terreno, optimizando la adherencia en cada momento. Los conductores pueden ver la distribución de la tracción entre cada eje en tiempo real usando la función avanzada 4x4i en la pantalla táctil ubicada en el salpicadero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Enlaces recomendados: Premios Cine