PRUEBA > VOLKSWAGEN PASSAT 2.0 TDI 150 cv DSG

Ventajas del equilibrio

La combinación del motor diésel de 150 CV y el cambio DSG es todavía más recomendable en esta moderna berlina

21.09.2015 | 19:53
El Passat se impone sobre el resto con su vista rotunda y tamaño; no sólo por su longitud de 4,76 metros

Ser la octava generación de un modelo tiene muchísimas ventajas. Todo el saber hacer de las entregas anteriores se ha volcado para convertir al Passat una de las berlinas de referencia del momento. Siempre más cerca del universo ´premium´ que del ámbito generalista, el modelo de Volkswagen se ha nutrido de los últimos avances en materia de propulsores y ayudas a la conducción de la marca, dando como resultado una experiencia de manejo muy agradable.

Equilibrado y con una calidad de realización excelente, el nuevo Passat está en los expositores con cuatro motores diésel de 120, 150, 190 y 240 CV (el primero de ellos con un bloque de 1,6 litros y el resto con un mismo 2,0 litros) y cinco de gasolina con 125, 150, 180, 220 y 280 CV (los dos primeros son un 1,4 l., el de 180 CV es un 1,8 l. y el resto son 2,0 l.). Las cajas de cambios son manuales de seis marchas o automáticas de doble embrague (DSG) de seis o siete velocidades, dependiendo del propulsor. También está disponible la tracción total ´4MOTION´. Nosotros hemos podido testar una unidad dotada del motor 2,0 TDI de 150 CV con el deseable cambio automático de seis marchas y carrocería sedan. También está disponible la versión familiar ´Variant´.

El Volkswagen Passat es un coche bien hecho. Esto se nota en su diseño robusto, cuyo frontal sólido está inspirado en los últimos modelos de la firma, o en la vista lateral de marcadas nervaduras. Dentro, el tamaño de 4,76 metros de largo y 1,83 metros de ancho permite un habitáculo bastante amplio: más espacio para las piernas, mayor anchura para hombros y un maletero enorme, que en el caso de la berlina es de 586 litros y en el Variant sube hasta los 650 litros.

Los materiales de recubrimiento también han mejorado y ahora abundan los de tacto blando incluso en las zonas menos expuestas. En mitad del salpicadero hay una pantalla táctil de 6,5" que gobierna el sistema multimedia, aunque uno de los elementos de equipamiento que más llama la atención es la otra pantalla del tablero de instrumentos que es completamente virtual y, por lo tanto, personalizable. Viene de serie desde el acabado intermedio y resulta muy útil sobre todo al seguir una ruta del navegador, ya que aparece el mapa entre los dos relojes.

En marcha, el motor de dos litros diésel suena muy refinado (quizá más que en otros modelos del Grupo que lo montan), esto da una idea del buen trabajo de insonorización del coche. Acelera con decisión a partir de unas 1.500 rpm y llega bien hasta las 4.000 rpm. El cambio automático DSG de seis velocidades es su aliado perfecto porque sabe sacarle el potencial en el régimen óptimo. El sobreprecio de 2.490 euros se justifica con un agrado de conducción mayor, aunque en el consumo medio homologado suponga unas décimas más (4,5 litros de éste frente a los 4,1 litros del manual). De todas formas sigue siendo un gasto escaso para un vehículo automático de estas características. Las cifras de aceleración y punta con esta mecánica no son nada desdeñables: consigue los 100 km/h desde parado en 8,7 segundos y alcanza los 218 km/h de velocidad máxima.

El capítulo de la dinámica está muy logrado, tanto que este Passat parece un coche más pequeño de lo que realmente es. Gira por donde le decimos y su comportamiento es bastante neutro. Si monta la suspensión de dureza variable es todavía más confortable, porque podemos personalizar su tarado entre varios perfiles, desde uno más deportivo hasta otro más cómodo.

Más equipamiento interesante puede ser el programador de velocidad con función de frenado, un nuevo asistente al aparcamiento que permite elegir entre varias opciones, otro asistente para maniobras con remolque, el avisador de cambio involuntario de carril que puede corregir la trayectoria levemente (o hasta detener el coche y avisar a los servicios de emergencias si el conductor no responde), la pantalla del salpicadero de hasta 8", ópticas de Led adaptativas, el panel de instrumentos con pantalla a color, el clima de tres zonas... De serie y desde el acabado de acceso, el Passat monta llantas de 16", sistema de arranque y parada ´Start&Stop´, entrada y puesta en marcha sin llave, programador de velocidad con limitador, equipo de audio con Bluetooth y sensores para aparcamiento, entre otros muchos.

El precio de partida del Volkswagen Passat con el motor diésel de 150 CV es de 30.420 euros. Si lo equipamos con el deseable cambio DSG cuesta desde 35.330 euros.

FICHA TÉCNICA
Nº de cilindros/disposición 4 en línea/del. transversal
Cilindrada (cc) 1.968
Potencia (CV/rpm) 150/3.500-4.000
Par máx. (Nm/rpm) 340/1.750-3.000
Tracción delantera / cambio automático de 6 velocidades
Dimensiones largo/ancho/alto (m) 4,76/1,83/1,45
Maletero (litros) 586
Peso (kg) 1.500
Velocidad máx. (km/h) 218
Aceleración 0-100 km/h (seg.) 8,7

<div class="dest_2col"><h3> El nuevo Passat</h3><ul><li>Llama la atención por sus formas modernas y, claro está, por su tamaño (4,76 metros de largo). Dentro su diseño es también vanguardista y el espacio disponible es una de sus bazas para quien valore la amplitud en la fila trasera y un gran maletero. Sobresale además, en este caso concreto, el motor 2.0 TDI de 150 CV, que da unas prestaciones ya interesantes, unido a la caja automática, que aumenta enteros el agrado de conducción. Además tiene una excelente dinámica y su tacto se puede personalizar en función de las condiciones. </li></ul></div>

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Enlaces recomendados: Premios Cine