Las flores de la Virgen no se tocan

La Federación de Peñas pagó este año a cuatro guardias de seguridad para que protegiesen, el Día del Bando por la mañana, las ofrendas hechas a la Fuensanta en Belluga y, aun así, la gente se las llevó

01.04.2016 | 04:00

«Se las llevaban con toda frescura. Yo mismo me tuve que enfrentar a unas personas mayores que estaban cogiendo las flores. ¡Que esto es vergonzoso! ¡Que las flores son para la Virgen!»

Así se expresaba ayer el presidente de la Federación de Peñas Huertana, Juan Pablo Hernández, que denuncia que, un año más, el Día del Bando la gente se llevó las flores que habían sido ofrendadas a la Morenica en Belluga.

Así, Hernández destaca que «el tema de las flores es una lucha con la que llevamos varios años».

«La gente no respeta. Lo más normal sería que las flores que están para la Virgen sigan ahí cuando ella regrese», asevera. Y es que el problema empieza cuando la patrona es sacada en procesión desde la plaza de la Catedral. «Otros años, nada más partir la procesión, ya empezaban a quitar las flores», asegura Hernández.

Por este motivo, la Federación de Peñas pagó este año de su bolsillo los servicios de cuatro guardias de seguridad para que velasen por las flores de la Fuensanta y, pese a su presencia, la gente siguió cogiéndolas, a modo de recuerdo. «Yo no puedo tener un regimiento de guardias civiles porque no tengo dinero», remarcó Juan Pablo Hernández.

«¿Qué poca vergüenza es ésta?», se pregunta el presidente de las peñas huertanas, a quien le da «mucha pena ver en Murcia una situación que no pasa en ningún otro sitio».

En opinión de Juan Pablo Hernández, «concienciar a la gente va a ser muy difícil». Por tanto, solicita al Ayuntamiento «hacer un plan de protección para esas flores». Que la gente se las lleve, resalta, «es una falta de respeto, sobre todo a nuestra patrona».

Por otra parte, la Federación de Peñas también lamenta que, el Día del Bando por la mañana, «la procesión de la Fuensanta se rompe al pasar por Santo Domingo y Trapería, porque la gente se mete por en medio». «Es una pena que se rompa el cortejo, con el gusto con que lo preparamos», dice.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine