Entrevista
Elegida Reina de la Huerta 2016
Mónica Jimeno López 

"Tuvo que venir un hombre de la Federación a decirme que saliera porque no me lo creía"

La nueva Reina de la Huerta se quedó paralizada cuando escuchó su nombre de boca del alcalde en el acto de elección celebrado el sábado en Belluga

14.03.2016 | 17:14
Mónica Jimeno, en su primer día como Reina.
Mónica Jimeno, en su primer día como Reina.

Tiene 20 años, es de Nonduermas, ha estudiado Realización de Audiovisuales y Espectáculos y ya fue Dama de Honor infantil en 2005. Ahora afronta uno de los grandes retos de su vida: ser la embajadora de la cultura y las tradiciones murcianas por toda la Región y muchos rincones del país, una responsabilidad muy grande pero para la que se siente plenamente capacitada.

Sonriente e ilusionada, Mónica Jimeno, de la peña El Pimiento, afrontó ayer su primer día como Reina de la Huerta 2016. Le tocó atender a los medios y posar para las fotos oficiales en una jornada ajetreada y con el refajo a cuestas; pero, como ella misma dice, «palos a gusto no duelen». Originaria de Nonduermas, derrocha optimismo, alegría y entereza pese a su juventud (20 años); quizá, porque viene de una familia con una larga tradición en estas lides. No obstante, será la primera de las tres hermanas que se ponga la corona de azahar, así que este Bando dejará atrás la barra de la barraca, en la que ha trabajado los últimos años durante el día grande de las Fiestas de Primavera, para disfrutar de las tradiciones desde una óptica privilegiada.

¿Qué estudia la nueva Reina?

Acabo de terminar un grado superior de Realización de Audiovisuales y Espectáculos en el IES Ramón y Cajal, aunque estoy pensando en hacer en el futuro la carrera de Comunicación Audiovisual. Pero ahora quiero investigar, ver cuáles son mis posibilidades. He pensado también en meterme a la Escuela de Arte a hacer fotografía.

¿Quién le animó a presentarse candidata? ¿Tiene antecedentes en su familia?

Me lo ofrecieron en 2015, pero decidí esperarme un año. Ya me presenté de pequeña, en 2005, y salí de Dama, pero quería ver si de mayor también había suerte. Además, tengo dos hermanas y las tres nos hemos presentado. La mediana fue candidata de pequeña y no salió de nada, pero la mayor se presentó en 2007 y fue Dama de Honor.

¿Cómo han sido estas semanas hasta la elección? ¿Qué es lo más difícil de este camino?

Inolvidables, porque hemos podido conocer al resto de candidatas, hemos hecho lazos muy buenos, nos hemos conocido mejor y yo sé seguro que voy a mantener el contacto con ellas porque son maravillosas. Es verdad que son muchos actos, pero cuando te presentas sabes a lo que te expones, y yo estoy con mucha ilusión y muchas ganas. ¿Lo peor? El peinado, muchas veces tenemos que dormir con las pinzas y quizá es lo que peor se lleva, pero palos a gusto no duelen.

¿Cómo ha sido la convivencia con sus compañeras? ¿Destacaría a alguna?

Muchas veces nos preguntan si hay competencia entre nosotras; y para nada, al menos yo no lo he sentido así. Todas nos llevábamos súper bien y nos ayudamos las unas a las otras. Solo había que ver cómo nos alegrábamos todas cuando iban saliendo los nombres de las Damas ayer –por el sábado–. Y nombrar solo a una... Te diría que a mi compañera de habitación: ella me ayudó mucho a mí y yo a ella. Pero vamos, si me pongo a decir nombres, me falta entrevista.

Sin embargo, es la mejor según el jurado. ¿Qué le preguntaron en la entrevista?

Nos preguntaron por nosotras, por nuestra familia, si teníamos pareja..., lo típico. Y luego, las dos preguntas estrella: dónde está 'El Lugarico' y las Cuatro Piedras.

¿En algún momento se imaginó que sería elegida Reina de la Huerta? ¿Qué sintió cuando vio que no estaba entre las 14 Damas?

La ilusión la tenemos todas. A veces dices: «¿Y si dicen mi nombre?», cuando estás ahí abajo, pero después piensas: «es muy difícil, somos muchas y solo sale una». Yo pensaba que quizá de Dama..., ¿pero Reina? Era difícil. Pero salieron las 14 y mis compañeras empezaron a mirarme en plan: «Eres tú», pero vamos, les decía que no. En ese momento no podía ni imaginarme que fueran a decir mi nombre.

¿Cómo recuerda el momento en el que el alcalde pronunció su nombre? ¿En qué pensaba cuando estaba sobre el escenario con todo Belluga en pie?

Recuerdo que me quedé sentada, pensando: «¿Han dicho mi nombre?», y se acercó un hombre de la Federación diciendo: «Sal, sal. Sonríe», y yo: «¡No puede ser!». Nunca voy a olvidar la imagen del público aplaudiendo. Pero en ese momento solo pensaba en la gente que quiero. Quería bajar a darle un abrazo a dos vecinas a las que les tengo mucho cariño y, claro, a mis padres y mi hermana, y pensando mucho en mi otra hermana, que vive fuera y no pudo venir por trabajo, pero lo vio por YouTube.

¿Preparada para representar a Murcia por la Región y el país?

Pienso que tanto mis compañeras como yo vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para representar a Murcia y dejarla en el lugar que se merece. Es una presión muy grande, a veces piensas: «¿Estaré a la altura?», pero yo creo que sí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine