Formación y educación
laopinióndemurcia.es >Formación>

Planes y cursos de calidad para contribuir al desarrollo empresarial y personal

Aliad

Planes y cursos de calidad para contribuir al desarrollo empresarial y personal

La empresa Aliad defiende el papel protagonista de la formación como un proceso estratégico en la empresa y una necesidad vital en la persona

17-02-2017TuentiMeneame

ÁLVARO PINTADO ­Áliad nació en 1995 como empresa especializada en la mejora de organizaciones de servicios con impacto social. Desde ese año la compañía ha trabajado en los sectores de educación, tecnología de la información, agroalimentario, sociosanitario y sanitario. Éste último es, sin duda, con el que mayor grado de especialización han alcanzado. Con todo, su experiencia como centro de formación durante todos estos años se traduce en más de 95.000 profesionales formados, un dato que está en continuo crecimiento. Experiencia que también han aplicado desarrollando planes de formación dirigidos a personas que desean adquirir cualificaciones, sobre todo certificados de profesionalidad como el que están desarrollando actualmente en la Región de Murcia, y que están dirigidos a ocupados y personas que estén buscando empleo.
Su catálogo formativo cuenta con más de 600 acciones y está estructurado en tres áreas: la de gestión, la humana y la técnica. Además, desarrollan programas estructurados y especializados como los de atención al cliente, que están entre los cursos más demandados, o también los de cumplimiento legal, primeros auxilios o inteligencia emocional. Independientemente de esos programas, desarrollan formación a medida y basada en las necesidades que identifican en los estudios previos que hacen a sus clientes.

Especializados en Salud
Dada su especialización mayoritaria en los sectores de salud, dirigen gran parte de sus estudios a personas a las que les gustaría trabajar en Sanidad o atención sociosanitaria o a los que, simplemente, le interesan los temas relacionados con la sanidad o la salud, tales como la nutrición, la prevención de la cronicidad o la autogestión de la salud. Su presidenta, Ana María Rodríguez de Viguri, asegura que «trabajamos mucho con empresas para formar a sus trabajadores ocupados. En este ámbito, hemos crecido sostenidamente en los tres últimos años, dado que ofrecemos un servicio muy fiable de externalización de la formación y de la gestión del crédito formativo. Somos entidad organizadora y contamos con más de 200 empresas en nuestra agrupación. En cuanto a la formación privada, acabamos de lanzar nuestra plataforma online, cuya promoción en redes sociales tenemos prevista para principios de marzo».

Desde la empresa defienden, además, que «es necesario que la formación, tanto la de oferta pública como la privada, se reconozca por lo que es, un proceso estratégico en la empresa y una necesidad vital en la persona. La formación de alta calidad requiere esfuerzo, tanto del centro de formación como del alumno, pero desde luego merece la pena. Nosotros hemos notado que clientes nuevos que prueban nuestros servicios aumentan su demanda al año siguiente, y así nos ha ocurrido en 2016 con respecto a 2015». «Sin embargo, y hablando en general, la mala prensa que la formación ha tenido en los últimos tiempos no sólo ha dañado a los centros de formación y a la propia Administración, sino sobre todo a la calidad y a la confianza de los participantes en la formación y, como consecuencia, a la demanda», concluye Viguri.