Don de gentes

Paco López Mengual: «El Ficus es nuestro King Kong»

«En vez de darme por comprarme un descapotable, me dio por escribir», cuenta. «Pero no me gusta que me llamen escritor, me cae un poco grande.

23.08.2017 | 10:04
Paco López Mengual: «El Ficus es nuestro King Kong»
  • Un color:    Azul           
  • Música: Cantautores y Rock.
  • Película: Casablanca, de Michael Curtiz, o Ciudadano Kane, de Orson Welles.
  • Comida:  Pastel de carne.
  • Libro: Soldados de Salamina, de Javier Cercas.
  • Un deseo: Que me toque la Primitiva (sin echarla).
  • Chiste: – Un mercero y novelista va a un colegio y pregunta... – ¿Quién sabe lo que se vende en una mercería? El más atrevido levanta la mano... – ¡Yo lo se! ¡Donde se venden los Mercedes!

Molina de Segura. 1962. El mercero, novelista y editor Paco López Mengual, también articulista diario en estas mismas páginas, llegó al mundo de la escritura con 40 años cumplidos y, aún así, ha tenido tiempo de escribir hasta once novelas, la mayoría de ellas ambientadas en Murcia.  Eso cuando me haya muerto».

Quedamos con Paco López Mengual, escritor, columnista, editor y, sobre todo, mercero; en la plaza de Santo Domingo, a los pies del maltrecho Ficus (árbol al que dedica uno de los capítulos de su libro Un paseo literario por Murcia), precisamente el día que un árbol acababa de matar a once personas en Madeira.


¿Existen árboles asesinos?
No los hay, lo que hay son árboles mal cuidados. Si se le hubiese prestado la atención debida no estaría así. A lo largo de la historia muchas veces se han escuchado peticiones de que talasen al ficus de Santo Domingo, incluso en tiempos de Ricardo Codorníu, por el peligro que tenía para los transeúntes y por los daños que podían provocar sus raíces en los cimientos de los edificios. A pesar de las tres muertes que tiene en su historial, yo lo comparo con King Kong, incluso rompió la jaula como King Kong, siempre lo hemos mirado de reojo igual que él tampoco se fía de nosotros..

¿Qué parte de culpa tiene el meteorito de Molina en que seas escritor?
A mí el meteorito me dio de lleno, cuando cayó me tuvieron que sacar de debajo de las piedras, porque desde que empecé no he parado de escribir y ya voy por la decimoprimera novela, El grafiti del Cid.

¿De qué trata?
Es una novela juvenil basada en el día de noviembre de 1089 que el Cid pasó en Molina, con esa visita y la leyenda del laberinto subterráneo que recorría el barrio antiguo y donde enterraron al Rey Moro.

¿Dónde te inspiras?
No lo se, la verdad. Una vez leí una cita que decía que para escribir novelas sólo hace falta la memoria, no la imaginación. Las novelas se construyen a base de combinar recuerdos. Las historias que cuento en Un paseo literario por Murcia o La pistola de Hilarito son historias que escuchaba en los corros que se formaban en verano a las puertas de las casas.

¿Cual será tu próximo libro?
Estoy enfrascado, desde hace siete u ocho años, en una novela de no ficción contando una historia real, como podría ser la de Truman Capote en A sangre fría. Trata de la vida del espía José Luis Espinosa Pardo, un personaje murciano muy activo en la transición, secretario general de la UGT, que estuvo en el GRAPO y en el FRAP. Fue quien organizó el atentado contra el independentista canario Cubillo y estuvo 7 años detenido. Falleció a finales del año pasado con 86 años.

¿Cual es tu novela favorita de todas las que has escrito?
Quizás El mapa de un crimen, porque está inspirado en un asesinato real, del que fue testigo mi madre y vio como asesinaban, con una navaja barbera, al farmacéutico del pueblo. Una historia de la Murcia más profunda, que ha sido uno de los libros más vendidos en Portugal.

Además de escribir y el trabajo de la mercería, te queda tiempo para dar charlas en colegios...
Me gusta mucho, con ¿Te cuento un cuento? llego con una maleta repleta de objetos mágicos o gusanos de seda que cambio por poemas o dibujos.

¿Qué es lo más raro que te ha pasado en tu mercería?
De todo, una vez una señora vino a ver si tenía una bolsa para meter el cadáver de su madre y dar así tiempo a que llegasen los familiares de fuera.


DE PUÑO Y LETRA

Estoy harto de lo políticamente correcto. Vive y deja vivir.


Grafoanálisis. A menudo puede ocurrir que Paco sienta un firme deseo de puntualizar su situación frente a los demás, de marcar sus límites, llegando incluso en ocasiones a cortar de manera tajante aquellas situaciones o relaciones conflictivas o tirantes. Por otra parte, su amor propio puede llegar a manifestarse de manera puntillosa y hasta obstinada, sobre todo cuando desea que se respete su personalidad y su opinión sobre los temas que considera realmente importantes. Pablo Alzuagaray www.consultoresgrafologos.com
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine