Entrevista
Cantante 

Noa: "El precio del silencio es mucho más alto que el precio de alzar la voz"

La intérprete israelí acompaña a Pasión Vega en la minigira 'Mediterráneas', que el sábado hace parada en San Javier

18.08.2017 | 04:00
Noa: "El precio del silencio es mucho más alto que el precio de alzar la voz"
MEDITERRÁNEAS
  • Dónde: En el Auditorio Parque Almansa de San Javier.
  • Cuándo: Mañana, 22.30 horas.
  • Precio: 25/35/45 euros.

La cantante israelí coprotagonizará la noche del sábado en la 48 edición del Festival Internacional de Teatro, Música y Danza de San Javier. La artista de origen yemení estará acompañada por Pasión Vega, y junto con la madrileña repasará algunos de los cantos más emblemáticos nacidos a orillas del Mediterráneo.

Achinoam Nini, la cantante israelí de origen yemení conocida como Noa, colabora frecuentemente con otros artistas. En su anterior visita llegó con la cantante árabe-israelí Mira Awad, y ahora viene en compañía de Pasión Vega, que la invitó a colaborar en un tema ( Sonata de la luna de Marrakech) incluido en la edición especial del disco Pasión por Cano. Así nació una amistad que llevó a Noa a invitar a Pasión Vega a una serie de conciertos en Israel, una minigira, Mediterráneas, que se prolonga este verano en España, y con la que ambas recalan en San Javier.

P ¿Cómo surgió esta colaboración con Pasión Vega para Mediterráneas?

Nuestra primera colaboración fue en su álbum Pasión por Cano, en la preciosa canción Sonata por la luna en Marrakesh, donde Gil Dor y yo tradujimos parte de la letra al hebreo y le dimos a las canciones algo de nuestros aromas de oriente medio. Después invité yo a Pasión a Israel, donde hicimos algunos conciertos juntas. Fue un gran éxito, y me enamoré de Pasión, como ser humano y como intérprete. A partir de ahí, el siguiente paso era casi evidente: llevar la colaboración y la amistad a los escenarios españoles.

P ¿Qué tienen en común ambas, aparte del mar?

Creo que a las dos nos apasiona la música. Nos tomamos el escenario muy en serio, y tenemos una forma de interpretar muy personal y profunda. También nos preocupan cuestiones externas a la música, usar nuestra influencia para impactar conciencias y corazones en ámbitos que nos importan.

P ¿En qué consiste este espectáculo? ¿Qué busca destacar?

Consiste en muchas colaboraciones, y en secciones en las que cada una presentamos individualmente nuestra propia música. Hay mucho crossover en idioma, estilo, músicos y pasiones compartidas. Por ejemplo, a las dos nos preocupa la crisis de los inmigrantes y refugiados, y cantamos sobre ello. También adoramos a Serrat y Sabina, y tocamos canciones de estos dos maestros. Intentamos expresar la profundidad, diversidad y belleza de la cultura mediterránea como aparece retratada en el rico repertorio de Pasión y en mis propias composiciones, presentando canciones de nuestras raíces y también originales, que hemos creado influidas por estas raíces y por nuestras trayectorias personales en la vida y en la música como mujeres, madres y ciudadanas comprometidas del mundo.

P El Mediterráneo se ha convertido en un gran cementerio marino para los inmigrantes que huyen de sus países tratando de mejorar sus vidas. ¿Cuál es su opinión sobre este grave problema? ¿Cree que tiene solución?

Es un terrible problema, y de hecho la primera canción del concierto, un poema del escritor italiano Erri de Luca que he musicado, toca exactamente ese tema. Hay un texto que recito –en español–durante el concierto, antes de una maravillosa canción napolitana, en el que puedes ver mi opinión sobre el tema: «Hemos abierto el concierto de esta noche con música que escribí a las palabras escritas por el gran escritor italiano Erri De luca. Es una canción sobre refugiados e inmigrantes: aquéllos que arriesgan sus vidas para pasar de una realidad a otra en busca de un futuro mejor para sus hijos. Nuestro mundo siempre ha sido moldeado por los inmigrantes, y nuestro mar Mediterráneo ha sabido y compartido más que su cuota de viajeros peligrosos. Hoy en día, a menudo, vemos estos temas como un problema, o incluso una amenaza, pero olvidamos que son los inmigrantes los que han moldeado nuestras culturas, nuestros idiomas, nuestra historia. Los inmigrantes traen en sus hatillos historias e instrumentos musicales y sus bolsillos llenos de canciones y sueños. Estos tesoros se filtran de un país a otro, de una cultura a otra, hasta que al final somos todos hijos de esta magnífica fusión, con todo su dolor desgarrador y su gloriosa y apasionada belleza. La siguiente canción es uno de las mayores clásicos de la canción Napolitana, Tammuriata nera. Aquí encontramos el dolor y el humor de la mano, la enfermedad y la medicina, porque sin la sonrisa en nuestro rostro dolorido, nosotros, la gente del Mediterráneo, no podríamos sobrevivir».

P ¿Cómo se encuentra creativamente?

Soy creativa siempre, pero ahora estoy experimentando con cosas nuevas. Creo que la 'antigua manera' de hacer música está muerta o se está muriendo. Necesitamos ser muy valientes.

P ¿Conoce la canción Mediterráneo de Serrat? ¿Se siente cerca de ese espíritu?

Es la canción que inspiró el título de nuestro concierto, y la tocamos. La conozco muy bien y la he cantado muchas veces con Serrat en conciertos suyos y míos.

P ¿Cree que la música puede derribar fronteras y unir a diferentes pueblos?

Seguro que ayuda. La música nos hace ver más fácilmente lo que tenemos en común, el dolor y la alegría, las esperanzas y los sueños, la pasión, el ritmo y la emoción que todos compartimos.

P ¿Qué le parecen propuestas como la Orquesta Diván Este-Oeste que promueve Daniel Barenboim?

¡Maravillosas!

P ¿Qué hace falta para que el pueblo palestino y el israelí sellen de una vez por todas la paz?

Un liderazgo valiente, visionario y no corrupto, apoyo positivo de la comunidad internacional, el final de la amarga ocupación y mucha participación por parte de los pueblos de Israel y Palestina, incluidas manifestaciones contra el extremismo, mientras se construyen puentes hacia la reconciliación en todos los ámbitos, también el religioso. He estado ocupada con estos problemas desde hace 25 años.

P ¿Cómo ha influido la maternidad en su música?

Me ha hecho mejor persona, más llena y más sensible, y eso, por supuesto, le ha afectado a mi música. Mí música es un reflejo de mi alma.

P Los fanatismos y la violencia siguen en aumento en nuestra sociedad. ¿Ve la situación con pesimismo? ¿Cree que es posible una solución?

Creo que es posible, pero exige mucho trabajo duro y dedicación, mucho activismo por parte de la gente cuerda y compasiva de este mundo, mucha educación y responsabilidad de quienes detentan el poder. Será un proceso largo, pero hay que empezar hoy, cada uno a su manera. No hacer nada no es una opción.

P ¿Cómo ve la situación actual de Israel?

Muy mal. Pero hay mucha gente buena haciendo una labor excelente. Pongo mis esperanzas en ellos.

P La Casa Blanca ha cambiado de inquilino. ¿Ve con preocupación la presidencia de Trump?

Eso sería un eufemismo. Su presidencia es una catástrofe global.

P Cantó Imagine de Lennon con Khaled. ¿Es necesario el activismo en los artistas?

No es obligatorio. Cada uno hace su propia elección, y vive, o muere, con las consecuencias. En mi opinión, el precio del silencio es mucho más alto que el precio de alzar la voz.

P ¿Cuál es su próximo proyecto? ¿Trabaja en algún nuevo disco?

¡Siempre estoy trabajando! Cuando llegue el momento hablaré más sobre mis nuevos proyectos. Por supuesto, ninguno será a la 'manera antigua'.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine