Pasando la Cadena

La tabla manda

10.09.2017 | 23:28
José Luis Ortín

En pretemporada el Madrid fue notablemente mejor, pero una vez iniciada la Liga la tabla es la que manda. Decíamos que dos resultados pueden cambiarlo todo en el fútbol, y así ha sido. El Barça aún no ha encajado un gol y comanda la clasificación, con tres victorias en tres partidos, y los merengues se han dejado cuatro puntos en casa. Esos empates con sabor a naranja amarga, ante dos magníficos Valencia y Levante, han variado el panorama; las urgencias, ahora, por Chamartín.

Y como esto es fútbol, que decía Vujadín Boskov, las cañas de hace unos días se ha vuelto lanzas contra Zidane. Las rotaciones que antes lo encumbraron con razón ahora lo lancean con oportunismo. ¿Y cómo no?, también asoman los árbitros por la garganta profunda de don Florentino, que ha redescubierto el ancestral vicio tan futbolero como absurdo de buscar fantasmas si las cosas no salen a nuestro antojo. Y cuando un personaje así enarbola esa obviedad, que en su caso sí es más que un presidente de club, se convierte en banderín de enganche para los papistas que pretenden ir más allá que el mismo Papa.

¿Que el colectivo arbitral español es mejorable? ¡Toma; pues claro! Igual que lo son nuestros clubes y hasta el lucero del alba. ¿O no ha sido manifiestamente mejorable su gestión al frente del Madrid a lo largo de tantos años, como él mismo reconoció al dimitir en su primera etapa? Y hasta sus mejores futbolistas: Zidane cabeceando el pecho de Materazzi en su último Mundial, aunque le insultara a un familiar, o el propio Ronaldo empujando al árbitro que lo expulsó, por mucho que hubiera errado. Así es el fútbol de mejorable, como todo en esta vida.

Pero volviendo a la Liga, el Barça ha remontado el vuelo en el terreno de juego -más arriba el patio sigue mojado- con la base del equipo de antes de los fichajes, fuga y desvaríos, y su máxima figura en plan estelar. Messi, que con Argentina no levanta cabeza, ha retomado el mando y nos ha puesto a todos de acuerdo en que sigue siendo el mejor. Igual que sabemos que un Real sin Cristiano es más romo que agudo. Contra el Levante me pareció seguir viendo a Argentina ante Venezuela; atasco monumental en el centro y en las inmediaciones del área rival y nadie para el remate dentro de ella. Y es que, si a Messi le pones al lado a Dybala, y a Banega de media punta también, le cierras caminos y diagonales hacia el gol. Como ocurrió en el Madrid contra el Levante, con Asensio, Lucas y Kroos estorbándose, o el propio Benzema mientras estuvo e Isco cuando salió, por no hablar del batiburrillo por la izquierda con Marcelo y Theo compitiendo por idéntico espacio. Sampaoli y Zidane tendrán sus razones para esos galimatías, pero como son inteligentes supongo que no repetirán tales inventos.

Valverde, eficiente y perspicaz, al fin puso a Deulofeu en su sitio, por la derecha, y liberó a Messi, como ya hizo Guardiola, para que jugara donde quisiera sin arrancar desde la banda, y ambos lucieron sus mejores cualidades con Suárez cayendo más a la izquierda. El seleccionador argentino debería tomar nota.

Y lo de Bale es de récord calamitoso. De aquel extraordinario lateral izquierdo goleador en Inglaterra, donde mejor ha lucido, a extremo por la derecha y el sábado a delantero centro en el Madrid. De muy bien a mal y peor. Un futbolista sobrado de egos y presencia física con piernas de cristal, que debería haberse dedicado al tenis, por su individualidad, y no a jugar de lo que sea para un lucimiento básicamente imaginado; camino de rubricar a Laurence Peter con lo de ir ascendiendo hasta alcanzar el máximo grado de incompetencia. Pero más culpa tienen sus cómplices. Pérez, el presidente-director deportivo, por no enmendarse, vendiéndolo, para deshacer el entuerto de su fichaje, en vez de largar a Morata -al final tendrá que regalarlo como a Kaká-; y Zidane, que sabe mejor que nadie de qué va esto, por secundarle. Morata no se hubiera ido y el Real Madrid tendría mejor plantilla que el año pasado, pero sin su canterano más rentable ya pueden encomendarse a la Almudena para que el regalo que dejó Ramón Calderón, Cristiano, no falte mucho. Los goles, razón suprema del fútbol, no se marcan con el glamur, vendiendo camisetas, en el palco, en la pizarra ni en los despachos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes

Los jugadores del UCAM acabaron echando una pachanga entre ellos.
El amistoso con final surrealista

El amistoso con final surrealista

El UCAM Murcia-Guaros se suspende con 69-44 en el marcador a 15 minutos del final al decidir...

Álex, convocado con España para un torneo en Eslovaquia

ElPozo Murcia tan sólo aporta a un jugador, el pívot Álex Yepes, a la selección española de...

Dani Ojeda: «Yo quiero ser titular hasta en las alineaciones de la Play»

El Lorca FC sigue trabajando en el Polideportivo de Totana preparando el choque del sábado (18.00...

Sanlúcar: «Estoy desencantado con la clasificación, pero no con el crecimiento que llevamos»

Sanlúcar, pese a los malos resultados, defiende que el equipo se está comportando de «manera...

La mejor Copa en el peor momento

La mejor Copa en el peor momento

El Murcia recibe al Olot en Nueva Condomina con el reto de pasar la tercera ronda copera y ganarse...

A 90 minutos de pensar en grande

A 90 minutos de pensar en grande

El FC Cartagena afronta esta noche la tercera ronda de la Copa del Rey ante el Talavera en un...

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine