Pasando la Cadena

Las cuarenta del Madrid

15.05.2017 | 10:51
José Luis Ortín

Con el rey y el caballo de la muestra es difícil perder al tute, y si pintan Champions el Real suele acompañarlos del as copero que luce en su competición aurea. Y acostumbra a cantar las cuarenta para tormento de sus rivales. Últimamente le ha tocado al Atlético de Simeone sufrirlo, que tiene todo el mérito del mundo. Su problema en la vuelta no era hacerle goles al Madrid, su debilidad, sino evitar que los merengues hicieran alguno; su punto fuerte.

Pensando en eso y en Cardiff, me vienen a la memoria Ámsterdam, Viena y París, donde el Real Madrid perdió contra el Benfica de Eusebio en 1962, el Inter de Helenio Herrera y del enorme Luisito Suárez en el 64, y en el 81 contra el Liverpool de Kennedy. Pero inmediatamente me revolotean las otras once finales en las que los blancos labraron su reinado europeo. Recuerdo mi decepción infantil acompañado de mi padre viendo en blanco y negro en la televisión del extinto Hotel Regina de la calle Riquelme, junto a casa y donde se concentraba entonces el Real Murcia, por la decadencia continental del equipo comandado por Di Stéfano, y la suya propia, que había ganado cinco Copas de Europa consecutivas y donde brillaban los inolvidables Puskas y Gento. Aquellas penas se disiparon en el 66 con el triunfo del Madrid ye-yé sobre el Partizán de Belgrado en Bruselas, en el que diez españoles jovencísimos capitaneados por mi ídolo Gento ganaron la sexta, con Amancio en plan estelar.

Luego vino una larga sequía de quince años hasta el disgusto parisino, y otra larguísima hasta llegar de nuevo a Ámsterdam, donde había comenzado mi recuerdo en vivo de las duras y las maduras, más allá de las ondas radiofónicas, para el alegrón que nos brindó el equipo de Mijatovic al mando del incomprendido Heynckes. Y a partir de ahí el Real retomó su dominio europeo con la octava en París de Raúl contra el magnífico Valencia de Cúper, a la que asistí con mi hijo José Luis y dos sobrinos; la novena de Glasgow que siempre llevará el acento de la apoteósica volea de Zidane, y primera de Pérez; la décima de Lisboa, asociada al cabezazo épico de Ramos; y la azarosa por penaltis de Milán, que supuso su undécimo entorchado europeo. Catorce finales con once triunfos. Ahí residen las cartas ganadoras del Real. Como decía acertadamente el sabio Luis Aragonés, los subcampeones no se recuerdan.

Pero para llegar a la docena se nos ha puesto un mal pájaro en la bardiza, que decíamos por la huerta. La Juventus del rechoncho Higuaín y de Khedira -con el mal fario de los ex- es un equipo de notable alto en todas sus líneas, con las excepciones sobresalientes de Buffon, Bonucci, Alves y del joven argentino Dybala, que uno por uno no asustan pero en conjunto son temibles; sobre todo en defensa. Es complicado golearles porque defienden superando la raíz del calcio italiano. Y lo hacen todos; ahí estriba el éxito de Allegri. Un acorazado con cañones certeros que rentabiliza como nadie sus contados goles para lo que deberían ser los números de un equipo de su categoría: seis ligas italianas seguidas y dos finales europeas en tres años. ¡Ojo al dato!, que diría el recordado García.

En cuartos contra el poderoso Barça anticipamos que a Suárez le harían su juego imposible, y que Messi y Neymar deberían afinar el goniómetro para enchufarla desde fuera, y sucedió lo que no queríamos: demostraron su juego granítico dejando en seco al mejor jugador del planeta. El Madrid es otra cosa en Europa y no padece anemia goleadora, pero el mejor goleador del mundo, Cristiano, deberá reiterarlo. Él tendrá la llave de la doceava. Zidane deberá tomar una decisión crucial: Isco o Bale. Si juega el malagueño todo irá dirigido a que el portugués cumpla, de lo contrario, los esfuerzos se dividirán y esa será la gran ventaja de los legionarios turineses. Don Zinedine, que es bravo aunque a veces su mesura parezca manseo, deberá mirar antes a su vestuario que al palco o a la grada galesa; ya lo hizo con Casemiro. En una final no caben nomenclaturas millonarias, nombres, caprichos ni botafumeiros.

Ganar el rey y el caballo con el as europeo de copas será su consolidación; Liga aparte. Deberá saber jugar las cuarenta que tiene en la mano. A estas alturas, ser segundo no vale. Ni diplomático tampoco. Y consentidor, menos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes

Oleson: "Tengo que ayudar más y dar un paso adelante"
Oleson: "Tengo que ayudar más y dar un paso adelante"

Oleson: "Tengo que ayudar más y dar un paso adelante"

El escolta afirma que el esguince de tobillo que sufrió en San Sebastián ha mermado su rendimiento

Tráfico no ve responsabilidad penal en la conductora que chocó con Ángel Nieto

Tráfico no ve responsabilidad penal en la conductora que chocó con Ángel Nieto

El expiloto se golpeó la cabeza porque el casco lo llevaba suelto cuando fue embestido "levemente"

El Liverpool, duro rival para el Sevilla en el Pizjuán

El Liverpool, duro rival para el Sevilla en el Pizjuán

El conjunto andaluz se clasificaría para los octavos de final del torneo si derrota al equipo de...

El Real Madrid busca retomar el rumbo en Nicosia

El Real Madrid busca retomar el rumbo en Nicosia

El equipo de Zidane necesita ganar al Apoel para lograr el pase a octavos de la Liga de Campeones

El accidente fue por no guardar la distancia de seguridad

El accidente fue por no guardar la distancia de seguridad

El atestado confirma que el ex piloto llevaba el casco sin abrochar y los faros traseros embarrados

Calderón debuta como titular en la paliza de Cleveland a los Pistons

Calderón debuta como titular en la paliza de Cleveland a los Pistons

El base español anotó 14 puntos, capturó cuatro rebotes defensivos y dio dos asistencias

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine