Pasando la Cadena

Mal sorteo y liga incierta

20.03.2017 | 00:01
José Luis Ortín

Con la pena del fiasco culposo del Sevilla y Sampaoli, laminando de paso sus opciones para el Barça, tenemos la suerte reiterada de contar con tres equipos en los cuartos de Champions, pero es difícil que se prorrogue a semifinales; la fortuna nos fue esquiva en el sorteo.

El Atlético se enfrentará al Leicester, que ya ha hecho historia siendo campeón de la Premier y metiéndose en la crema europea. Aliviados de presión, tienen poco que perder y jugarán con la alegría de continuar su leyenda. Con el fantasma del descenso alejándose: el crisol de sus nervios, afrontarán la eliminatoria con ganas de divertirse, y en ese ánimo que decíamos la semana pasada puede estar la pólvora que los dispare a semifinales. Al Atlético le hubiese venido mejor enfrentarse a un consagrado, que es donde se crece, porque contra los que puede mirar desde arriba ha demostrado que se encoge; miren la Liga. Simeone tendrá el reto de motivar más que nunca, su mejor arma, a Griezmann, Koke, Carrasco, Saúl, Godín, Oblak y compañía, para que cuelguen las confianzas en la percha de sus pupas. El técnico argentino será la clave. Si logra travestir a los de Shakespeare de blancos, blaugranas, blanquinegros o rojillos en el ánimo de sus rojiblancos, saldrán a morder y pueden tener opciones. Si no, preveo tal desánimo que incluso puede peligrar su clasificación para Champions en la Liga.

Al Barça le tocó su antídoto. La Juventus de Allegri es un campeón muy competitivo como buen italiano, rocoso y con las florituras justas, y el más capaz de amarrar a sus mascarones al duro banco de los galeotes, en lujar de dejarlos lucir en la proa de la filigranesca escuadra de Luis Enrique. Los centrales juventinos dejarán escasos resquicios para el lucimiento del ariete Suárez y sus artistas florentinos, quienes tendrán que afinar el goniómetro para dibujar parábolas lejanas que superen al enorme Buffón. La peor tesitura para el deslumbrante futbol de bolillo de Messi, Neymar e Iniesta, porque sus dos medios centros tampoco dejarán respiro al borde del área, desde donde también enfilan. Eso sí, jugarán con la misma ventaja del Madrid: la vuelta en casa, y ya sabemos que en el Nou Camp y el Bernabéu, como antes en los Cármenes granadinos, todo es posible. Pero antes, en Turín, Piqué y Mascherano o Umtiti, y Busquets, deberán controlar a Higuaín y Dybala, que son la caja de bombas transalpina con la ayuda del colega Alves.

A los de Zidane les ha tocado, más allá de su viejo demonio europeo, el equipo más sólido del continente. Sus extraordinarios futbolistas llevan varios años jugando en bloque y se conocen de memoria. Además, cuentan con las ventajas añadidas de Ancelotti, que conoce perfectamente a los blancos y está muy escocido con Florentino Pérez, y del sello hispano de Alonso, Thiago, Javi Martínez y Bernat, que harán crecer hasta el infinito su indudable calidad frente a los figurones merengues. Xabi por exmadridista, el hijo de Mazinho por culé, el navarro por reivindicar su figura ante un equipo que le ha hecho ascos varias veces, y el valenciano, si juega, por hacer méritos; y todos, con sus compañeros, por enfrentarse al equipo fetiche del planeta fútbol: el más laureado de España, Europa y el mundo. Mal asunto, salvo que Cristiano, Benzema y Bale demuestren su categoría o Ramos maneje la manguera apagafuegos. Casemiro y Modric serán básicos, Kroos debería brillar al fin, y Navas cambiar las manos por los puños en las salidas aéreas.

A pesar de sus apagones, nuestros equipos tienen argumentos para pasar, pero sus encuentros tendrán más de soleás que de bulerías.

Ojalá no haya que enlutarse y luzca el sol en nuestras bardas, ahuyentando a los tres malos pájaros que tenemos en la bardiza.

Además, estos cuartos pueden aumentar la incertidumbre liguera. El buen o mal ánimo que les quede a los blancos y blaugranas será determinante en su excitante pelea por el título, más allá del esfuerzo de cualquiera de los dos por llegar a semifinales o lesión de alguno de sus figurones. Y lo mismo ocurrirá con los atléticos.

Así, esperemos que con los vientos de marzo y la espectacular lluvia futbolera del abril que viene, nos salga el mayo florido y hermoso que deseamos: otra extraordinaria final hispana; esta vez en Cardiff. Un Barça-Madrid sería tan histórico como inédito. O, según dijimos, quizás llegue la orejona adeudada al Atlético. La merece.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes

El balón medicinal inteligente, otro ´detective´ del trabajo del UCAM

El balón medicinal inteligente, otro ´detective´ del trabajo del UCAM

El Centro de Investigación en Alto Rendimiento de la universidad introduce en los entrenamientos...

El Cronos, subcampeón nacional

El Cronos, subcampeón nacional

El equipo de Puente Tocinos logra la plata benjamín y el Santomera es sexto en prebenjamín

El Murcia sabe que no puede relajarse

El Murcia sabe que no puede relajarse

El conjunto grana busca su quinto triunfo en seis jornadas para colarse por primera vez en los...

El Lorca persigue la tranquilidad

Con el equipo en zona de descenso, los lorquinistas visitan al Nástic con el técnico Curro Torres...

Campos: «Marcar goles no se mejora de un día para otro, pero estamos en el camino»

Campos: «Marcar goles no se mejora de un día para otro, pero estamos en el camino»

El técnico del UCAM, que visita mañana su anterior equipo, el Mérida, quiere ver a los suyos «con...

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine