Segunda División

El eje de la defensa del UCAM, tocado por las lesiones

Los problemas de Fran Pérez y Albizua dejan a Hugo Álvarez como único central disponible

05.10.2016 | 00:45

Las alarmas saltaban el pasado domingo frente al Mirandés cuando nada más arrancar la segunda mitad, Unai Albizua tenía que ser sustituido en el minuto 46 de partido. Y es que la línea defensiva del UCAM es la que menos relevos ofrece al técnico universitario, José María Salmerón.

Si bien es cierto que varios fichajes del centro del campo pueden actuar en demarcaciones de la retaguardia del esquema, no son sus posiciones naturales, e incluso en algún encuentro ya ha podido comprobarse que las prestaciones no igualan a las que ofertan los habituales. Véase en este caso el desenvolvimiento del centrocampista Kitoko en el choque frente al Elche de la cuarta jornada, que ocupó el lateral derecho para dar descanso a Tekio, y al que se le vio sobrepasado defensivamente y sin vocación ofensiva a lo largo del carril del '2'.

El UCAM, para esta jornada, cuenta con la baja de Fran Pérez desde que hace dieciocho días sufriera frente al Valladolid una microrrotura muscular en su pierna izquierda. Pese a que el parte médico rezaba que el central santanderino permanecería en el dique seco un par de semanas, el periodo de recuperación sobrepasará los veinte días, por lo que debería forzar para estar este sábado en Getafe (18.00 horas, LaLiga 1|2|3 TV).

Tras la mencionada sustitución de Albizua, que sufría un golpe en su tobillo en la primera mitad y nada más arrancar la segunda se veía obligado a pedir el cambio, es probable que el central vasco no llegue al 100% de sus prestaciones para el duelo del sábado. El UCAM volvió ayer a los entrenamientos, y a lo largo de la semana Albizua realizará trabajo específico para poder entrar en la convocatoria con garantías de no recaer.

No obstante, los que si formarán seguro de inicio serán Tekio y Góngora, en los carriles derecho e izquierdo respectivamente, y Hugo Álvarez, que se ha asentado en el once titular tras la lesión de Fran Pérez y está rindiendo a gran nivel. También a su vez el comodín defensivo, el lateral aguileño David Morillas, que está encarnando el mismo papel que la temporada pasada adoptó el castellonense Pol Bueso, desenvolviéndose con comodidad en el costado zurdo, su posición habitual, y cumpliendo como central cuando se da la ocasión.

Más allá de esto, el UCAM también podría disponer del centrocampista Tito, un desatascador del juego con vocación ofensiva, que en el momento de su fichaje también se anunciaba como posible central. Las variantes parecen no estresar demasiado al cuerpo técnico universitario, aunque otra cosa sería ver, al igual que sucedió con Kitoko, como se adapta Tito a actuar en el eje de la zaga. A fin de cuentas, el UCAM está llevando a cabo la misma estrategia que en el curso pasado, copando de efectivos escasos su línea defensiva. Hace un año funcionó, pero lo que ocurra esta temporada aún está por ver.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine