Real Murcia

Paco García y su china en el zapato

El entrenador del Real Murcia ve el partido de mañana ante el Linense como «una oportunidad para demostrar que hemos mejorado» después de que su equipo no haya sido capaz de ganar todavía lejos de Nueva Condomina tras dos encuentros de Liga y otro de Copa del Rey

24.09.2016 | 04:00
Paco García corrige a sus jugadores en un entrenamiento.

Paco García y sus futbolistas están obligados mañana en el campo de la Balompédica Linense a quitarse la china en el zapato que molesta a todo el vestuario grana, la de haber salido derrotado de los tres partidos disputados lejos de Nueva Condomina, dos de Liga y otro de Copa del Rey. «El partido ante la Balona tiene que servir para demostrar que hemos mejorado y estoy convencido de ello, ya que hablar del campo no es lo importante, lo que le he pedido a mis futbolistas es que tienen que jugar al 100% para que tengamos opciones de conseguir algo positivo», explicó ayer Paco García en su rueda de prensa semanal y en la que fue el primero en recalcar la importancia de que el conjunto grana sea capaz de comenzar a sacar buenos resultados actuando como visitante, algo que todavía no ha sucedido.

La derrota ante el Villanovense (1-0) de la segunda jornada, el traspiés en Copa del Rey en la visita al campo del Sanluqueño (1-0) y el reciente varapalo en casa del Jumilla (2-0) son factores que obligan al entrenador del barrio del Carmen a estar en alerta y con los cincos sentidos conectados para revertir la situación del equipo cuando actúa como visitante. «El trabajo diario de todos los jugadores es espectacular y la capacidad que tienen para esforzarse es inmensa, por eso les he pedido que sean competitivos al cien por cien si queremos conseguir algo esta jornada. El tamaño del campo no es excusa porque no es lo importante, nosotros tenemos que aprender y mejorar en todos los campos que visitemos y estamos obligados a dar un paso hacia arriba en este sentido», explicó el máximo responsable del banquillo murcianista.

Sobre las opciones de que el Murcia que salte al campo sea muy diferente al que se ha visto hasta la fecha, el propio Paco García se encargó de disipar las dudas argumentando que «no se puede saltar de uno modelo de juego a otro cuando nosotros estamos ahora mismo construyendo un equipo». «Lógicamente que el planteamiento del partido contra el Linense no puede ser tan ofensivo como los partidos que preparamos en Nueva Condomina, pero queremos ganar el partido y el trabajo de la semana lo hemos hecho pensando en el próximo rival y dando por hecho que tendremos que estar muy seguros atrás y ser muy compactos para esperar nuestras oportunidades y esperar que aparezcan los jugadores de arriba», añadió.

Las bajas por lesiones y por sanciones también van a ser significativas, aunque según explicó ayer el propio entrenador, dos que no estuvieron la semana pasada, el portero Diego Rivas y el defensa Román Golobart, van a entrar en la convocatoria casi con toda seguridad, aunque otra historia es que los dos vayan a ser titulares. El guardameta Rivas no jugó ante el Melilla por un fuerte golpe que sufrió la jornada anterior en la visita a Jumilla, mientras que en el caso de Golobart se trataría de su reaparición después sufrir una lesión muscular hace tres semanas. Sigue lesionado Rubén Ramos, Germán todavía necesita «coger la forma y el ritmo de competición» y Adrián Cruz se perderá su segundo partido de los cuatro que tiene que cumplir tras la tarjeta roja que vio ante el Jumilla en una polémica jugada.

Otra opción que no descartó el técnico grana fue la de saltar al campo con dos delanteros en el once titular, aunque lo que matizó Paco García es que «no todo tiene que ser la posesión, aunque sí será importante que estemos el máximo tiempo posible en el campo del rival para aumentar nuestras opciones de éxito». La sequía goleadora en Liga de los dos 'nueves' que tiene la plantilla grana, Borjas Martín y Wilson Cuero, convierte en imposible saber por quién se decantará el entrenador para el encuentro de mañana, ya que verlos a los dos juntos sobre el césped quizás sea más complicado.

Los números en casa del Real Murcia, dos victorias y un empate, contrastan duramente con las tres derrotas, contando la de Copa, cosechadas como visitantes, por lo que el Talón de Aquiles de los pupilos de Paco García está al descubierto y hay que esconderlo lo más rápido posible. Si el Murcia mantiene su línea ante sus aficionados y encima es capaz de mejorar sus prestaciones jugando como visitante, los granas no tardarán mucho en recuperar parte del crédito perdido y que solo regresará si el equipo es capaz de no volver de vacío de un partido que se celebrará en Los Barrios, a unos 21 kilómetros de la Línea de la Concepción.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine