FC Cartagena

La excepción que confirma la regla

El centrocampista cartagenero Sergio Jiménez ha confirmado este curso la progresión exhibida la temporada anterior, disputando 35 de los 38 partidos posibles y convirtiéndose en un verdadero espejo para todos los canteranos albinegros

23.05.2016 | 00:18
Sergio Jiménez, jugador del Fútbol Club Cartagena, protege el balón ante la presión del murcianista Javi López durante un partido disputado en Pinatar Arena.

Llevar la etiqueta de 'canterano' en un club de fútbol no siempre trae consigo aspectos positivos, sobre todo cuando el camino que conduce al primer equipo está repleto de obstáculos. Son muchos los jóvenes que se quedan a las puertas del objetivo y solo unos pocos logran derribar la puerta, bien por el elevado número de jugadores que ocupan la misma demarcación y acaban cerrándoles el paso o debido a las decisiones adoptadas por directivos y entrenadores reacios a dar la alternativa a los más jóvenes. Las dificultades para hacerse un hueco entre los 'mayores' se aprecian a diario en multitud de ciudades, que asisten a la evolución de equipos en los que los talentos autóctonos escasean o directamente brillan por su ausencia. El Fútbol Club Cartagena no es ajeno a esta situación y prueba de ello es el amplio número de canteranos que no han tenido la continuidad necesaria después de debutar con la primera plantilla. La excepción tiene nombre y apellidos: Sergio Jiménez García.

Nacido en la ciudad portuaria el 21 de febrero de 1993 –tiene, por lo tanto, 23 años–, este centrocampista se ha convertido en un espejo para todos los futbolistas que ansían vestir la camiseta albinegra, como mínimo en Segunda División B. Ésta es, precisamente, la categoría en la que el mediocentro titular del Cartagena se ha acabado ganando el calificativo de 'clave' dentro de los esquemas de los dos entrenadores, Víctor Fernández y Alberto Monteagudo, que le han dirigido a lo largo de la temporada 2015/2016, la de su confirmación como indiscutible.

Su titularidad en el compromiso de la primera jornada de Liga, frente al Linares, no supuso un hecho aislado. Fue el punto de partida de una trayectoria que encontró su contrapunto en la irregularidad de la escuadra cartagenerista, que alternó momentos de brillantez con otros en los que los malos resultados llegaron a cuestionar al entrenador que arrancó el primer proyecto de Paco Belmonte, y que acabó siendo destituido tras perder contra el Sevilla Atlético en la vigésimo tercera jornada. Con el equipo lejos de la versión que se esperaba de él, los aficionados encontraron en la evolución de Sergio Jiménez uno de los pocos motivos de alegría.

El transcurso de las jornadas se encargó de acentuar el protagonismo de un deportista cuya envergadura (187 centímetros de altura y 75 kilogramos de peso) le convierte en el centro de todas las miradas, y que también destaca por su capacidad para dar el equilibrio que tanto reclaman los técnicos a la hora de plantear cada partido. El cartel de 'titular' le acompañó, de manera ininterrumpida, hasta la decimonovena jornada, en la que el Fútbol Club Cartagena midió sus fuerzas con el Melilla sobre el césped del estadio Cartagonova. En aquella ocasión, el mediocampista tuvo que conformarse con salir al terreno de juego a falta de veintinco minutos para la conclusión del choque. Hasta esa fecha, había sumado diecisiete semanas consecutivas jugando desde el inicio: diez disputando los noventa minutos y siete en las que salió del campo antes de que el colegiado decretara el final (68 minutos frente al Sevilla Atlético, 81 contra el Mérida, 73 ante el Granada B, 86 frente al Algeciras, 78 contra La Hoya Lorca y 74 ante el Real Murcia).

La visita al campo del San Roque deparó su retorno a la titularidad coincidiendo con el último encuentro de la primera vuelta. Fue el primero de una racha de trece partidos consecutivos (San Roque, Linares, Cádiz, Linense, Sevilla Atlético, Almería B, Mérida, FC Jumilla, UCAM Murcia, Recreativo de Huelva, Betis B, Granada B y Algeciras) permaneciendo sobre el césped todos los minutos, sin llegar a ser sustituido. Ocho de ellos los jugó a las órdenes de Monteagudo, que al igual que hizo Víctor Fernández, apostó por él como líder del centro del campo.

También afrontó desde el principio los cinco encuentros restantes de competición –no fue de la partida en casa contra el San Roque–, acumulando un total de 2.918 minutos. Unas cifras que invitan a pensar en Sergio Jiménez, renovado hace escasos meses, como el eje sobre el que debe girar el próximo proyecto del Fútbol Club Cartagena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine