Una zurda de oro

Hay un amigo en mí

Sergio García, con diez asistencias de gol, se ha convertido en el mejor aliado de los atacantes del Real Murcia

06.04.2016 | 01:21

Sergio García no está dispuesto a desaprovechar sus oportunidades. Tras dos meses en un segundo plano, el extremo vuelve a ser el referente que el Real Murcia necesita con vistas a la fase final de la liga. Sus tres asitencias en los últimos
dos encuentros, sumadas a las 7 que lograba en la primera vuelta, le convierte en el aliado perfecto de sus compañeros ataque.

­­Sergio García no es un personaje de Pixar. Ni viste como un sheriff vaquero. Tampoco es un guardián espacial con rayos láser y alas desplegables. Pero cada una de las asistencias de gol que esta temporada ha dado con la camiseta del Real Murcia bien podrían estar acompañadas con la música de ´Hay un amigo en mí´, la canción original de la saga Toy Story. Y es que el extremo cántabro, que esta curso ya ha regalado diez tantos, se ha convertido en el mejor aliado de sus camaradas en el ataque murcianista.

Después de dos meses en un segundo plano, en los dos últimos partidos, el centrocampista lo ha vuelto a hacer. Frente al Mérida en Nueva Condomina solo necesitó 39 minutos –saltó al terreno de juego 51– para volver a ser importante. Cuando el marcador mostraba un 0-1 y el público parecía impacientarse, Sergio García sacó su zurda de oro para servir un centro desde la izquierda que el visitante Morgado no pudo evitar introducir en su propia portería. De no haber metido el pie el defensa del Mérida, el murcianista Carlos Álvarez ya estaba preparado para pescar en río revuelto.

Aunque no hubo remontada, el Real Murcia salvaba un punto en uno de los peores choques de los de Aira en el estadio grana y Sergio García se ganaba ser titular un fin de semana después frente al Jumilla. Y el cántabro, como ocurriese en la primera vuelta, siguió destrozando defensas con sus centros. A los cinco minutos, de sus botas nacía el balón que, al igual que contra el Mérida, un rival –Inestal, en este caso– empujaba a su propia portería. No conforme con eso, antes de la media hora, el extremo grana aprovechaba un córner para que Fran Moreno pusiese un 0-2 que facilitaba las cosas a un equipo grana que estaba obligado a ganar para sacar partido del empate mañanero del UCAM Murcia.

Al igual que Buzz Lightyear, Sergio García tiene todo tipo de recursos. En las treinta y dos jornadas disputadas, en las que solo doce ha sido titular, no solo destacan sus diez asistencias de gol, sino que también ha ayudado a los granas con cuatro dianas, la última sirvió para desatascar el choque en el campo del Linense, y su presencia en el campo amplía las virtudes del fútbol ofensivo murcianista.

El mencionado tanto frente a la Balompédica, donde sacó de la chistera una bonita vaselina para superar al portero local solo veinte minutos después de saltar al campo, y las tres asistencias de los últimos dos partidos han permitido al extremo cántabro volver a ganar protagonismo después de dos meses en un segundo plano, un bajón que José Manuel Aira –que desde principios de Liga tiene otras preferencias– había aprovechado para relegarlo al fondo del banquillo. De hecho, desde que se iniciase la segunda vuelta, el futbolista procedente del Eibar solo ha sido titular en tres encuentros –Marbella, Betis B y Jumilla–, y tanto en el choque contra los marbellís como frente a los béticos, Sergio García, en la misma línea que el resto de sus compañeros, no tuvo su mejor día. Y ahí se acabó su protagonismo. Desde ese 31 de enero, el extremo solo ha jugado 255 minutos.

Sin embargo sus actuaciones en ante Linense, Mérida y Jumilla pueden dar la vuelta a la tortilla. Por lo que no sería extraño ver al cántabro en el once titular del próximo domingo frente al UCAM Murcia, equipo que ya ha sufrido la eficacia de su zurda. Porque dos de las diez asistencias de gol que ha dado hasta el momento llegaron en el encuentro de la primera vuelta en La Condomina. En un saque de falta vio como Dani Pérez batía a Escalona en propia puerta, mientras que en un córner en la segunda parte desataba la locura cuando Chavero conseguía el definitivo 1-2.

En esa fase inicial del campeonato, el jugador criado en el País Vasco también fue importante ante el Betis B, asistiendo a Azkorra en una jugada que abriría la remontada murcianista; frente al Melilla, donde además de poner el 1-0, regaló el 2-0 a Germán; contra el San Roque, con otro tanto; en el Ramón de Carranza, donde el tanto de la victoria de Azkorra nació de las botas de Sergio García; y en el 2-1 conseguido por Germán contra el Algeciras.

Un espacio aparte merece lo ocurrido en el derbi ante el FC Cartagena. El encuentro andaba 0-0 cuando Sergio García saltó al campo en el minuto 77. Diez minutos después, el extremo sacaba un córner que impulsaba a gol Azkorra, mientras que en 89, él mismo batía a Limones para llevar la locura a las gradas de NC.

El domingo, ante el UCAM, Sergio García tendrá otra oportunidad de lujo para tararear el ´Hay un amigo en mí´.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine