El deporte, en primera persona
Isabel Latorre Alcántara
Jugadora de baloncesto y estudiante de Fisioterapia.  

"Empecé a despuntar en el baloncesto porque era muy pilla y traviesa"

Con solo 19 años de edad es una de las jugadoras sobre las que asienta su buena trayectoria esta temporada en Liga Femenina 2 el UCAM Jairis.

01.02.2016 | 12:44
Isa Latorre

Isabel Latorre Alcántara (Alcantarilla, 22 de marzo de 1996). Estudia segundo de Fisioterapia en la Universidad Católica, de pequeña también jugó al fútbol sala y ha renunciado a todo por el baloncesto, menos a la siesta.

¿Cómo y cuándo le dio por jugar al baloncesto?
De pequeña me gustaba practicar todos los deportes y jugaba al fútbol sala y al baloncesto, pero Víctor Verdú, quien actualmente también es mi entrenador, me convenció para que me dejara el fútbol.

¿Pero es que era más alta que sus compañeras?
Qué va, qué va. Me gustaban los deportes y todos se me daban bien. Era muy pilla y me cogió.

¿Y de qué jugaba al fútbol sala?
De defensa, era cierre. Tenía 7 años, era pequeña.

¿Pero qué le enganchó del baloncesto?
Me gustaba correr, conocer gente y hacer amigas. Como el baloncesto es un deporte de equipo y las chicas de mi clase del Colegio Samaniego jugaban en el mismo equipo, me quedé con ellas.

¿Empezó a despuntar muy joven?
En alevines, cuando me llamaron por primera vez para la selección murciana, ya empecé a despuntar porque era muy pilla, muy traviesa.

¿Buena defensora?
Tenía mucho descaro y no me cortaba nada.

¿Siempre ha jugado de base?
Cuando era más pequeña, como éramos todas de la misma altura, jugaba de lo que quería, pero a partir de cadetes, solo de base.

¿Qué es lo que mejor se le da?
Dirigir se me da mejor que anotar. Soy de darle intensidad al juego, no darme nunca por vencida, no me gusta perder ni en las canicas.

¿Alguna vez se había soñado llegar a ser una jugadora importante de un equipo de LF2?
Nunca me había planteado llegar donde estoy, pero siempre he querido estar en lo más alto y he trabajado mucho para ello. Ahora quiero seguir subiendo y si es en mi club, mucho mejor.

¿Y si le hacen una oferta de un equipo de fuera de Murcia, qué haría?
Aún no me ha llegado, pero si algún día ocurre, no sé qué haría. De momento me quedo aquí, en casa, porque estoy estudiando, tengo a mi familia y a mis amigos. Encima, juego bastantes minutos, por lo que mientras que Víctor Verdú confíe en mí...

Veo que su vida deportiva ha estado ligada siempre al mismo entrenador.
Desde los cinco años que me cogió en las escuelas deportivas. Como siempre he jugado en dos categorías, en una siempre me entrenaba él.

¿No se cansa ya de él?
No, no me canso, porque él me lo ha enseñado todo.

¿Y por qué se inclinó por estudiar Fisioterapia?
Porque siempre me ha interesado ese mundo y el deporte, y como se puede vincular, es la carrera que más me atraía.

Vamos, que quiere estar siempre en el deporte.
Sí, eso quiero, ser algún día fisioterapeuta de un equipo. De lo que no me veo ahora mismo es como entrenadora, aunque sí que he llevado a crías pequeñas.

¿Y cómo lo compagina todo?
Pues voy un poco justa. Hay algunos días que no se pueden hacer las cosas que me gustaría con los amigos, como salir a tomar algo porque siempre estoy ocupada, pero es lo que me gusta. No es que tenga que renunciar, es que cambio unas cosas por otras.

¿Los jueves universitarios los conoce?
Nada de nada. Uno he conocido y porque teníamos cena, porque si no, tampoco. Me di cuenta de que hay mucha fiesta, que los murcianos somos muy fiesteros.

¿Estudia en los viajes?
Sí, cuando viajamos a Barcelona o Madrid, como nos desplazamos por la mañana, estudio un ratillo en el autobús y después de la comida hago la siesta, porque eso sí que no lo perdono, mi hora de siesta diaria.

¿Es dura la vida de estudiante y deportista?
Es dura porque no paras. Por la mañana tengo prácticas y por las tardes, clases, y cuando acabo, a entrenar, por tanto, no tienes dos horas en las que puedas decir que no sabes qué hacer.

¿Cuándo llegó al primer equipo?
Debuté con el equipo senior siendo júnior de primer año, con 16 años, y sigo siendo la chupeta del equipo.

¿Y cómo le dicen las compañeras?
La PJ, que cada uno interprete lo que quiera.

¿Sus padres le apoyan o solo le piden que estudie?
Me apoyan porque siempre he ido bien en el deporte y en los estudios y seguramente, si me dejara el deporte, igual iría peor. Yo me planifico bien porque cuando tengo dos horas libres, son para estudiar.
Estoy acostumbrada a aprovechar bien el tiempo.

¿También ha enganchado a sus padres al baloncesto?
Sí, desde que era pequeña han ido a todos mis partidos. Encima, mi padre es el cámara del equipo, el que graba los partidos y esas cosas.

Entonces usted chupará mucha cámara.
No, hombre, él graba el partido en general. Después, en casa, sí que se fija más en mí.

¿Por qué las chicas abandonan el deporte antes que los chicos, hay alguna explicación?
Porque quizás las as chicas somos más exigentes en los estudios o nos gusta más estar por ahí de fiesta en lugar de entrenar. Y como tampoco se ven en la tele muchas jugadores de baloncesto que triunfen o que televisan muchos partidos, la gente no se motiva para seguir en el baloncesto.

¿En qué jugadora se fija más?
Me gusta mucho Laia Palau, tiene mucha garra y coraje, que es lo a que a mí me gusta.

Por último, ¿tiene algún ritual?
Soy un poco maniática. Normalmente, durante una vuelta entera del campeonato, uso los mismos calcetines, mallas y sujetador, por lo que ahora acabo de cambiarlos, y el primer tiro que hago nada más entrar en la pista en el calentamiento es un triple.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine