Un murciano, el 'Balón de Oro' de la pesca deportiva mundial

Miguel Ángel Robles ocupa el número uno del ránking tras sus últimas actuaciones en los Campeonatos del Mundo

31.01.2016 | 04:00
Un murciano, el 'Balón de Oro' de la pesca deportiva mundial

Número uno. Con 7 años Miguel Ángel Robles empezó a 'tirar' la caña en una playa de Los Urrutias, con 29 inició su andadura profesional y con 38 se ha convertido en el mejor del mundo. Pero al margen del reconocimiento internacional, este arquitecto natural de La Albatalia disfruta de su gran pasión: «No me imagino estar un mes seguido sin ir a pescar»

Miguel Ángel López, Alejandro Valverde, Pedro León, Nicolás Almagro? son solo algunos de los deportistas más representativos de la Región. Quizás, los rostros más conocidos, los que más portadas copan. Pero al margen de ese universo mediático y rutilante existen otros deportes y otros protagonistas cuyas hazañas también merecen ser contadas. Es el caso de Miguel Ángel Robles, un número uno en lo suyo (y no es ninguna una frase hecha). Este arquitecto de La Albatalía es, actualmente, el mejor del mundo en pesca deportiva en la modalidad Mar Costa. Así lo reconoce la Federación Internacional (FIPsed) tras el último ránking elaborado en 2015. Un logro equiparable al que ostenta en la actualidad el futbolista del Barcelona Leo Messi, ganador del último Balón de Oro.

«¿Que qué se siente al ser el mejor? Sinceramente, es algo que nunca me he planteado. La pesca es un pequeño 'mundillo' y no es un deporte que mueva masas, como el fútbol, el baloncesto o el motociclismo. Pero se podría decir que, para mí, ser el número uno es una meta conseguida y algo que, en cualquier caso, no me planteaba cuando empecé a competir en 2006», apunta Robles, de 38 años.

Pese a su modestia, lograr la 'Caña de Oro' no ha sido un proceso fácil. Todos los años se celebra un Campeonato del Mundo de pesca y al final de cada temporada se obtiene un baremo individual, teniendo en cuenta las últimas cinco competiciones. Miguel Ángel Robles acumula actualmente la mejor puntuación. Hace unos meses subió al primer puesto, pese a que en el último Mundial, celebrado en El Algarve portugués, realizó su peor actuación, finalizando en decimosexta posición. En 2011 fue octavo, en 2012 no acudió, en 2013 fue tercero y en 2014, quinto. Resultados que, aun así, le han valido para situarse como el número uno del mundo, compitiendo con gente de países tan variopintos como Bélgica, Islandia, Francia, Brasil, Colombia o Sudáfrica.

La modalidad que practica Miguel Ángel Robles es, según cuenta él mismo, «la pesca de toda la vida, la que se ve en cualquier orilla de las playas de la Región».  Técnicamente, se conoce como surfcasting, que se podría traducir como la pesca del lanzado. Se necesita una caña, picas, plomos, cebos y, por supuesto, mucha paciencia. Pero no solo eso. Los conocimientos en esta modalidad son la clave para triunfar. «No basta con lanzar la caña. Ese es el típico 'chascarrillo' que me dicen todos», apunta Robles, quien se apresura en añadir: «Hay que prepararse bien en este tipo de campeonatos. Ver qué especies hay en la playa, conocer el cebo que te da la organización, saber colocarlo. O el lanzamiento de la caña, cuanto más lejos llegues, más espectro, más rango, tienes para que piquen». Tampoco se le puede escapar la meteorología del día o el estado del mar. «Es importante conocer el estado de las mareas, las subidas del mar?».

Nada queda al azar en la pesca deportiva. Tanto es así, que el murciano ya se encuentra preparando el próximo Campeonato del Mundo que se disputará en Bélgica en abril. «Hace un rato estaba visualizando la tabla de mareas de la playa en la que vamos a competir. Esto es bastante más complicado de lo que parece. Evidentemente, hay un factor de suerte muy importante, pero también hay muchas variables en juego que te pueden hacer estar arriba o abajo».

Su afición por la pesca arrancó muy pronto. Con 7 años, empezó a tirar la caña en la playa de Los Urrutias. «Allí era donde veraneaba y me aficionó mi hermano. Allí pescaba mújoles con los 'abueletes'», cuenta entre risas. Luego, en 2006, empezó «a competir en serio». «Me inscribí en el Club Náutico Santa Lucía, de Cartagena, y enseguida empecé a ganar algún torneo regional. Luego, compites a nivel nacional y más tarde toca dar el salto en el internacional». Desde hace unos años, Miguel Ángel es un fijo de la selección española. El combinado nacional también es, como él, el número uno en el ránking por países. «Somos una potencia. España siempre está entre las mejores», dice.

Ser el mejor del mundo de pesca deportiva, en cambio, no le otorga grandes emolumentos. Por ganar el Mundial , la Federación Española, a través del Consejo Superior de Deportes, ofrece 2.400 euros. «Si conseguimos medalla en los campeonatos internacionales, la Federación nos da subvenciones. Pero en ningún caso da para mucho. Ayuda, pero no da para vivir», cuenta el pescador residente en La Albatalia, quien reconoce que suele salir prácticamente todos los fines de semana a lanzar la caña. «Suelo echar un rato en Los Urrutias, en La Manga, Mazarrón o en las playas de Almería. A veces subo a Valencia a pescar doradas para no estar siempre cogiendo lo mismo».

La pesca no es una afición ni un deporte para Miguel Ángel. Él la define con otra palabra: «Sinceramente, para mí es como un vicio. No cuesta nada convencerme cuando me dicen de ir a pescar. Forma parte de mi vida y no me imagino un mes seguido sin ir a pescar, sea en la playa o en un muelle sentado. No hay nada como irte por ahí con el 'bocata' y la cerveza y disfrutar de un día de pesca». 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine