El deporte, en primera persona
Ángel Lencina Alonso, Empresario y triatleta

"Me tiré tres meses trabajando en la vendimia para poder comprarme mi primera bicicleta"

Este empresario que tiene dos tiendas de deportes en su localidad natal lleva toda la vida vinculado al deporte, pero ha sido en su etapa de veterano cuando ha logrado sus mayores éxitos, entre ellos seis títulos nacionales consecutivos.

17.01.2016 | 13:14
Ángel Lencina Alonso, Empresario y triatleta

Ángel Lencina Alonso (Jumilla, 24 de junio de 1965) logró en 2015 el título de campeón de Europa de duatlón cross.

¿Ha estado vinculado toda su vida al deporte?
De joven jugué en los equipos locales de fútbol sala, pero a partir de aparecer la bicicleta de montaña, en los años ochenta, me dejé los deportes de equipo y empecé con el ciclismo en plan más serio.

¿Entonces llegó al triatlón por el ciclismo?
Sí, corrí los primeros años el Open de la Comunidad Valenciana, donde siempre estaba entre los primeros, y luego, conforme pasó el tiempo, descubrí la bicicleta de carretera y estuve también un tiempo compitiendo, para finalmente engancharme al triatlón hace 16 años, cuando ya tenía 36.

Su padre fue presidente del club de fútbol de Jumilla. ¿Nunca le tiró el fútbol?
Mi padre estuvo dos años de presidente del club pero a mí nunca me ha gustado el fútbol, siempre me he inclinado más por el fútbol sala. 

Usted es empresario y tiene tiendas de deportes. ¿El público que acude a ellas ha cambiado mucho en los últimos años?
Sí que ha cambiado, ahora hay mucha más especialización y la gente es distinta. Lo que más se vendía antes era ropa deportiva para los niños, pero ahora es para todas las edades por igual. La gente llegaba hace unos años y te pedía unas zapatillas para hacer deporte, sin más, les valía cualquier cosa, pero ahora te vienen pidiendo el modelo adaptado a las distancias que corren e incluso su peso. 

Vamos, que les ha complicado la vida esta fiebre por hacer deporte.
Lo complica pero a la vez te hace que si eres buen especialista y eres entendido, te destaques sobre los que tienen la tienda por tenerla. 

¿Lleva mucho tiempo como empresario?
Desde hace 34 años. Mi padre tenía un bazar y con 16 años, como estaba visto que yo no iba a estudiar, me puso una pequeña sección de deportes con la que empecé. Después, a los 24 años, me independicé, monté una tienda, la amplié y en 2001 puse otra. Actualmente tengo dos comercios de casi 300 metros dedicados al deporte. 

¿Y las empresas le dejan tiempo para el deporte?
Sí, por supuesto, pero es que yo soy un apasionado del deporte, aunque mi padre, cuando era niño, no me apoyaba para que lo hiciera. De hecho, le pedí que me comprara una bicicleta, pero como no quería, me tiré tres meses trabajando en la vendimia en verano para poder comprármela porque él no me daba las 20.000 pesetas que necesitaba. Entonces ya era una amante del ciclismo y desde entonces, en mayor o menor medida por los hijos y el trabajo, nunca lo he dejado.

Pero ha sido ahora, cuando ya es veterano, cuando ha llegado a alcanzar resultados importantes. 
Sí, es cierto. A partir de 2005 empecé a cosechar triunfos importantes. Me quedé ese año campeón regional del circuito de duatlón e hice cuarto en un Campeonato de España. Cada vez he ido subiendo el listón hasta que este año he conseguido el título de campeón de Europa de duatlón cross (carrera a pie, bicicleta de montaña y carrera a pie). Tengo seis títulos de campeón de España de duatlón cross consecutivos, desde el 2010 al 2015, y de carretera también tengo uno en 2010 y un subcampeonato en 2012. En duatlón de larga distancia también logré una medalla de bronce en 2014.

¿Hay cada día más triatletas entre la gente de su edad?
Sí, por supuesto porque el triatlón, aunque ahora está de moda, fue hace ocho o diez años cuando vivió un boom y empezó a practicarlo mucha gente que tenía 37 y 38 años, y todos esos seguimos enganchados, pero hay incluso algunos mayores que yo. 

¿Es que con la edad se tiene más resistencia?
Depende de la modalidad. La más extendida es el triatlón sprint, donde los años sí que te perjudican. Después, el triatlón olímpico, que está en torno a las dos horas de carrera, y el Ironman es una barbaridad para nuestras edades porque desgastas mucho en los entrenamientos. Para hacer esa prueba bien hay que estar en torno a las 10 u 11 horas, lo que implica un volumen de entrenamiento muy alto. 

¿Se ha atrevido alguna vez con un Ironman?
No, me he centrado más en las distancias sprint y olímpicas, pero no descarto probarlo alguna vez, aunque lo veo perjudicial para la salud porque un palizón de esos te puede dejar bastante tocado si es que llegas a la prueba después de la cantidad de entrenamientos que tienes que hacer. 

¿En época de competiciones entrena mucho?
Sí, una media de dos horas media diarias todos los días excepto uno de descanso, pero es así todo el año, lo único que ocurre es que en las épocas de competición los entrenamientos son de mantenimiento.

¿Se ha tenido que privar de muchas cosas en Navidad?
Sí te tienes que privar, no se puede estar en todo. No me privo como un profesional, pero sí que tienes que llevar tus horas de descanso, no puedes salir un sábado por la noche y acostarte a las tres sabiendo que el domingo tienes que hacer cuatro horas de bicicleta. En cuanto a alimentación también tienes que guardar unas pautas porque tus rivales lo hacen. 

¿En la categoría que usted participa, la competitividad es alta o hay mucha gente por hobby?
Yo no me lo tomo como hobby. En un Campeonato de España que van cincuenta de mi categoría, cuarenta y cinco van a piñón y solo cinco lo hacen por hobby.

¿Y hay mucho pique?
Sí, pero es un pique sano, nada dañino. 

¿Llegados a este punto, qué se plantea este año?
Tenemos este año el Campeonato del Mundo de duatlón de carretera, aunque mi especialidad es la bicicleta de montaña. Voy a intentar hacerlo bien.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine