FÚTBOL. Entrevista
Mª Dolores Martínez, Presidenta de la Federación de Peñas del FC Cartagena 

"No pensaba que terminaría siendo la presidenta de las peñas"

María Dolores Martínez admite que ha asumido un cargo que «puede echar para atrás y que es complicado»

25.12.2015 | 11:35
"No pensaba que terminaría siendo la presidenta de las peñas"

Presidenta de la Federación de Peñas del FC Cartagena. La nueva presidenta de este colectivo de peñistas tiene 36 años, es madre de dos niños y regenta un bar en José María Lapuerta, el café Bruselas, con su marido. La de María Dolores fue la única candidatura y ha recogido el legado de su antecesor, Pencho Angosto. Se dedica a la hostelería pero trabajó como auxiliar administrativo y estudió alemán.

El teléfono de María Dolores Martínez (Cartagena, 1979) no deja de recibir llamadas desde que hace dos días fue proclamada presidenta de la Federación de Peñas del Cartagena (FPFCCT). Ella intenta atenderlas mientras sirve un café, una tapa o atiende a un cliente detrás de la barra del bar. Su vida ha dado un giro descomunal. Cuando me atiende aún termina de comer un bocadillo. El tiempo libre le es escaso. Tiene ilusión y, según dice, ha formado «un equipo muy bueno» con el que repartirse el trabajo en la FPFCCT. «Así creo que lo llevaremos muy bien».

¿Cuándo se planteó ser presidenta de la Federación de Peñas?
Al principio, cuando dimitió Pencho [Angosto], no teníamos nada pensado. Pensábamos que lo suyo se iba a solucionar, el problema por el que dimitió, y que ese periodo de 'stand by' no sería permanente. Pensábamos que iba a volver a su cargo, pero viendo que su vuelta no llegaba, nos dimos cuenta de que había que hacer algo. Mi sorpresa es que fuera la única candidata; pensábamos que al menos habría una más. Es un puesto que puede echar para atrás, que es complicado. Eso sí que fue un poco sorprendente. Yo no pensaba que terminaría siendo la presidenta. Cuando Pencho presentó su dimisión la mayoría imaginábamos que sería durante solo dos o tres meses, que retomaría su labor porque siempre ha estado super implicado con el Cartagena. Él lo ha dado todo, pero nos dimos cuenta de que no volvía y hubo que convocar elecciones.

¿Desde cuándo sigue al Cartagena?
Desde siempre, hasta cuando mi marido y yo éramos novios. Lo que es abonada, son muchos años menos, unos siete o así. Antes las mujeres lo teníamos mucho más fácil. Mi marido se hacía socio y las mujeres, o no pagábamos o las entradas eran más baratas. Por entonces no consideraba necesario abonarme al club, pero luego ya, para sentirme más identificada, me saqué el carné.

¿Cómo lleva sus primeros dos días de presidenta?
Aún no nos hemos dado cuenta porque no hemos hecho ninguna gestión. Hoy –ayer– solo han sido agradecimientos y poco más, no ha dado más tiempo. Primero tenemos que ponernos al día, y solo hay una persona, el vicepresidente, Miguel Ángel, que sabe cómo van las cosas porque es el único que repite de la anterior junta directiva. Todos los demás somos nuevos. Más o menos sabemos las líneas a seguir, pero a ciencia cierta no; nos tenemos que poner a trabajar.

Usted formó parte de la plataforma 'Salvemos al Cartagena'. ¿Cómo vivió aquello?
Lo teníamos todo en contra. Las cosas iban mal deportiva y económicamente y veíamos que el club desaparecía. Yo estuve colaborando en lo que pude: con las huchas, con la venta de camisetas? Más que nada para recoger capital y poder hacer algo por salvar el club, por ayudar a unos jugadores que no cobraban. El que sí se encargó de crear una junta gestora y llamar a puertas mayores fue Pencho. Con huchas y con camisetas no se iba a poder solucionar todo. Él se dedicó a la parte más delicada, con contactos mayores para poder hacer algo serio y viable. En definitiva, para que alguien se encargara de coger el club, como ha pasado. Eso antes estaba muy mal con los abogados [Javier Martínez y Javier Marco, de Sporto Gol Man].

La suya ha sido la única candidatura. Ha obtenido la mayoría y encima sin tener que pactar?
[Risas] En las votaciones solo hubo dos papeletas en blanco, y todas las demás fueron de apoyo. Eso te da más valor y ayuda bastante a la hora de afrontar el trabajo día a día porque sabes que los peñistas te respaldan, están contigo.

¿A partir de ahora cuáles van a ser las líneas a seguir?
Las líneas no van a ser muy distintas de lo que ya había. Lo primero es la estabilidad, tomar las riendas, porque hasta ahora ha estado la junta gestora haciendo lo que ha podido. Quedaron muchas cosas pendientes por hacer, y todo eso vamos a retomarlo poniéndonos en contacto con la antigua junta directiva para que nos informe de ciertas cosas que tenemos que saber. También tenemos que restaurar el contacto con el club. Pero ahora, con la Navidad, las cosas van a ir un poquito más despacio.

¿Ha recibido algún consejo de su antecesor, Pencho Angosto?
Me ha dicho que me lo tome con tranquilidad, que no me lo lleve a lo personal. Me ha dado fuerzas y también me ha dicho que estoy loca, que no sé dónde me meto.

¿En algún momento ha notado usted mal ambiente en la Federación de Peñas?
Sí. La última reunión que tuvimos [la asamblea del 16 de noviembre] fue para echar a un peñista, el de los insultos.

Dicen que hubo un poco de lío.
Echar a esa persona fue a petición de varias peñas. Pencho ya contó lo que le pasó con esa persona. Yo ahí no entro porque no me gusta meterme en las cosas personales, pero a todos los demás nos ponía muchos impedimentos, no era una persona que fuera por la lógica y tampoco te lo sabría explicar. Nosotros lo único que queríamos era tranquilidad dentro de la Federación. Si estás ahí es porque te gusta, no por ganar nada.

También se prohibió la entrada a otros dos peñistas de Goto Carthago, ¿no?
No sé exactamente si los dos eran de esa peña. Se les prohibió la entrada porque no estaban en la lista. Era una asamblea privada en la que se mandaron comunicados para confirmar la asistencia. Yo no sé lo que pasó, pero ellos no estaban en esa lista, y era imprescindible estarlo. Tenías que acreditarte porque no podía entrar cualquier peñista. Las ordinarias, en cambio, sí son abiertas porque no hay que votar nada, no hay nada especial.

¿Sus planes a corto plazo?
Prefiero reservarme para comunicarlo antes al resto de peñistas.

¿Tiene pensado reunirse con el club?
Claro. Lo primero que tenemos que organizar son dos reuniones, una con la antigua junta directiva y otra con el club.

¿Ha recibido alguna llamada del presidente o el dueño del Cartagena?
El lunes por la noche algunos estuvieron en el estadio y nos dieron la enhorabuena.

Esta temporada ya se han superado los seis mil espectadores. ¿Cómo lo ve?
La afición del Cartagena se vuelca con un poquito que le des. La gente se anima cuando ve que el trabajo es bueno. El día que entraron los nuevos propietarios fueron muy claros y ahora se están viendo los resultados, el buen funcionamiento, todas las iniciativas que están sacando? Todo es muy positivo. Otros equipos de Segunda B ya quisieran tener una asistencia de público similar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine