Baloncesto
UCAM Murcia7175Herbalife GC
 

El UCAM se ve ganador antes de tiempo

Los universitarios dejan escapar la victoria en el último cuarto y pierden otra oportunidad para engancharse al tren de cabeza

21.12.2015 | 04:00
El UCAM se ve ganador antes de tiempo

El UCAM Murcia perdió una oportunidad clave para engancharse de una vez por todas al tren de cabeza, al lugar al que aspira, después de perder en casa ante el Herbalife Gran Canaria, que se llevó un meritorio triunfo gracias a la paciencia y constancia de la que suele hacer gala, aprovechando al máximo todas sus opciones ante un equipo local que no vio venir la remontada cuando pasaba por su mejor momento.
Mostró un buen nivel durante la mayoría de los minutos el equipo de Katsikaris, conducido por la intensidad de hombres como Campazzo, Rojas y Lishchuk. A pesar de que nunca estuvo acertado en el tiro, el UCAM se mostró intratable en defensa y en el rebote durante casi tres cuartas partes del partido. Sin embargo, Gran Canaria demostró sus hechuras y no se fue del partido en ningún momento, aprovechando el momento más inesperado (con máxima diferencia a favor murciano incluida) para tomar el control del encuentro y acabar imponiéndose. El conjunto de Katsikaris ni siquiera supo por dónde le venía el golpe, y acabó confundido y sucumbiendo en un encuentro que quizá dio por ganado antes de tiempo.

El partido comenzó con todos los ingredientes que se esperaban de un duelo con tanta importancia para el UCAM Murcia. Los locales empezaron enchufados, especialmente Rojas y Lishchuk, que configuraron las primeras y leves ventajas locales (13-9) gracias al punto de intensidad diferencial con el que entraron al partido.

Si bien el UCAM, gracias a ellos, era solvente en el rebote, no lo era tanto en el tiro de tres puntos, lo que aprovechó Gran Canaria para mantener un constante nivel de anotación cuando la defensa murciana era correcta y para empatar el partido cuando las rotaciones provocaron un leve descenso en las prestaciones defensivas (19-19). Sin embargo, con los cambios llegó también el acierto desdemás allá del arco de Benite, Cabezas y Kelati, con especial importancia al triple sobre la bocina de este último para acabar el primer acto con cierta ventaja (22-19).

Para el segundo cuarto la puntería se mantuvo con dos triples de Benite y Kelati (28-19) y, aunque Wood seguía sin acertar (0/6), su buen desempeño defensivo le valía minutos en pista. En general, la buena labor atrás del equipo compensaba su falta de precisión ofensiva en un encuentro que, lógicamente, se paró en el marcador al competir los de Aíto también con solvencia a la hora de salvaguardar su aro.

Katsikaris hizo una apuesta arriesgada a la hora de sacar a Albarto Martín a pista con la intención de acortar la rotación de Campazzo y salvaguardarle unos minutos, puesto que el argentino ya tenía dos faltas. El joven base del UCAM cumplió en su competido sin apenas fisuras y, cuando Campazzo volvió a pista, movió al equipo de nuevo con un punto más de velocidad para devolver la máxima ventaja (34-25) gracias a dos puntos y una asistencia para Lishchuk, que seguía siendo un valor seguro en la zona local.

Al descanso, las sensaciones de solidez que transmitía el UCAM Murcia daban espranza de llevarse el partido (34-27). Pero con un Gran Canaria tan consistente como cualquiera que pone Aíto enfrente, el peligro seguía patente y los de Katsikaris necesitaban no bajar ni un ápice sus prestaciones para no poner en peligro una hipotética y necesaria victoria.

No bajó las prestaciones el equipo local al inicio del tercer cuarto. Conducido por un Campazzo espectacular y muy superior a su par, el UCAM Murcia se imponía a través también de una gran defensa. Pronto, la diferencia escaló hasta una nueva máxima de 13 puntos (48-35).

Pero entonces llegó el momento de la verdad, el de rematar, y el equipo local no supo mantener el ritmo ante un Gran Canaria que ni mucho menos se habia ido del partido y que esperaba agazapado su oportunidad de hacer daño.

Y vaya si lo hizo. El Gran Canaria supo morder cuando era preciso, cuando peor le pintaban las cosas y el UCAM Murcia se veía superior y no cayó en la cuenta de que había que mantener la intensidad sí o sí cuando las rotaciones entraran en escena, más aún ante un equipo como el insuleño. Eso lo supo leer a la perfección Albert Oliver, que tomó el mando y llevó el partido al terreno visitante en un abrir y cerrar de ojos.

Así, los de Aíto cortaron de raíz el intento de imprimir mayor velocidad de Campazzo y los suyos y llevaron el encuentro a una zona mucho más templada. Además empezaron a sumar de 3 en 3 con jugadores con los que no habían contado hasta el momento (Seeley, Newley, Aguilar o el propio Oliver) y sacaron un demoledor parcial de 3-18 (51-53) que volcaría las tornas para el resto del partido, incuyendo un último cuarto en el que el UCAM Murcia iba a acusar el tremendo golpe a partir de un marcador equilibrado sin que la grada se explicara por qué había sido posible.
El plan amarillo se mantuvo en los 10 minutos finales. Los de Aíto tenían la sartén por el mango, y ya le habían desgarrado las costuras a un equipo local que cayó presa de la ansiedad y vio como, a pesar de que la intensidad era la correcta, sobre todo en defensa y con un Rojas inspiradísimo, las malas decisiones y el desacierto en el tiro cuando tocaba atacar iban cavando su propia tumba. Gran Canaria y Oliver se mantuvieron inmutables mientras tanto, hasta el punto de volver a abortar rápidamente otro par de arreones murcianoa (60-55 y 69-67).
Salin, Aguilar, Omic o Newley completaron el trabajo y mataron a un rival nervioso que perdió las dos posesiones finales con las que había de apurar sus últimas opciones y que salió estufefacto del Palacio de los Deportes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine