UCAM Murcia

El banquillo también sabe ganar

El UCAM, con varias rotaciones en su once inicial, consigue una goleada balsámica mostrándose muy superior al Linares durante gran parte del encuentro Los goles de Remón, de penalti, Aguilar y Rubio mantienen a los universitarios en la segunda plaza de la clasificación

14.12.2015 | 01:33
El banquillo también sabe ganar

El UCAM necesitaba una victoria contundente, de bálsamo y convencimiento después de unos últimos resultados positivos que no convencían en el aspecto estético, más aun conociendo las virtudes del equipo universitario. No obstante, insiste en mostrar una cara mucho más sólida lejos de La Condomina, y en la noche de ayer rubricó esta premisa en Linarejos.

El cuadro entrenado por Salmerón visitaba al Linares Deportivo, un equipo correoso al que es difícil arañarle los tres puntos. Los pupilos del almeriense salieron con convencimiento y mucho oficio, y sobre todo, con muchas novedades en el once, algunas obligadas a causa de las sensibles bajas (Góngora, Fran Pérez y Nono).

Sin embargo, a pesar de que Salmerón siempre insiste en que cualquiera de sus jugadores puede saltar al campo y demostrar que puede jugar muy bien, los seleccionados se encargaron de demostrarlo: Ángel Robles, Isi Ros, Manolo y Bello entraban en el césped para aprovechar la oportunidad.

En el inicio, la presión del UCAM provocaba que el Linares no pudiera superar la línea divisoria hasta los diez minutos de partido. Buenas combinaciones se sucedían por el centro, con Bello e Isi Ros mejorando con el paso de los minutos y mostrando mucha verticalidad. En una jugada del joven extremo murciano Isi, que se introducía en el interior del área buscando encarar a Lopito, guardameta del Linares, era derribado después de un buen recorte. César Remón, al no estar presente Góngora, fue el encargado de lanzar la pena máxima, aunque el resultado fue el habitual cuando el UCAM dispone de una ocasión desde los once metros: Remón ajustó a la base del palo derecho de la portería de Lopito y adelantaba a los universitarios. Hasta el descanso, el UCAM resguardaba el esférico buscando precisamente eso, controlar el partido para llegar con comodidad a la segunda mitad.

Goleada y sentencia final
Tras el hemisferio, el Linares apretó. No dudó en salir en tropel hacia la portería de Escalona, obligando al UCAM a rejuntar sus líneas y contemporizar mucho más su juego de elaboración.

En esas vicisitudes, Isi Ros fue el estilete que mantuvo en solfa a los universitarios. El ex del Plus Ultra, que debutó como titular en Segunda B, justificó el pago de la entrada en Linarejos ofreciendo un buen arsenal de recortes, pases e internadas desde la banda izquierda. Había jugado dos ratitos hasta la fecha, pero siempre que sale muestra su descaro y obliga a Salmerón a darle más minutos y confianza.
Sin embargo, la zaga del Linares, esencialmente Chico e Higinio, no dudaron en arremeter contra el extremo murciano con todo tipo de derribos y faltas. Ante esto, Salmerón se conformaba con la victoria por la mínima, retiraba a Isi y daba entrada a Iván Pérez, central que aun no había debutado en el campeonato doméstico pero sí en Copa del Rey.

Asimismo, esta decisión pudo estar provocada por una ocasión clarísima para el Linares que a punto estuvo de dar un disgusto al UCAM. Los andaluces buscaban mucho las espaldas a los defensores universitarios, especialmente a través de las bandas con Ferrón y el africano Kike Seno. En una de esas, Seno recibió un pase largo de Corpas en banda derecha, y Escalona, envalentonado, salió literalmente a por uvas. El africano hizo la vaselina por encima del guardameta visitante, y cuando parecía que entraba, apareció Quesada para intentar remachar hacia el fondo de las mallas. El culmen de la jugada fue un despropósito, ya que Quesada terminó desviando el envío de Kike Seno a saque de banda.
El susto dio fuerzas al UCAM, que no concedería ni una sola ocasión más. Y en los instantes finales, a diferencia de otros partidos en los que los universitarios no sentenciaban, el UCAM firmó la tranquilidad y la goleada gracias a los tantos de Aguilar y Jesús Rubio, habituales titulares que salieron en la segunda parte para culminar la victoria.

En el 79', Iván Aguilar recogía en el segundo palo una prolongación dentro del área de Robles, que peinaba para el malagueño y éste fusilaba con la izquierda a Lopito. Ya en el descuento, Jesús Rubio resolvía dentro del área pequeña a placer para culminar con el 0-3.
De esta forma, el UCAM preserva la segunda plaza en la tabla, manteniéndose a únicamente dos puntos del líder, el Real Murcia. Pero esta vez, mostrando buena cara, mejor pegada, y un control excelso del partido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine