Derbi

Recuerdos del derbi en negro y grana

Algar prevé un partido «de mucho respeto y de pocos goles» y Leo apuesta por el triunfo del Cartagena: "Le vendría bien para acercarse a los de arriba"

13.12.2015 | 14:20
Leo Gómez posa en las instalaciones del Cartagena FC, club del que es gerente.

Protagonistas sobre el césped. Los Real Murcia-Cartagena siempre han estado marcados por la tensión sobre el césped y por el gran ambiente previo que se respira en la Región en los días previos. Julio Algar y Leo Gómez, que tuvieron oportunidad de vivir el derbi con las camisetas grana y albinegra respectivamente, rememoran para LA OPINIÓN los duelos de finales de los noventa entre ambos equipos.

Leo Gómez (diciembre, 1979), empezaba en esto del fútbol con 18 años cuando de la mano de Txutxi Aranguren encontró un hueco en aquel Cartagonova FC que tantas sorpresas –buenas y malas– dio a su afición las temporadas 1998/1999 y 1999/2000. El exjugador y ahora gerente del Cartagena FC recuerda con nostalgia y agrado aquellos cuatro derbis que disputó en esas dos temporadas en su debut en Segunda B, sobre todo porque para él «era un aprendizaje continuo» lo que percibía jornada a jornada y entrenamiento a entrenamiento de la mano de su entrenador y compañeros. Dice Leo, o al menos así lo percibe, que aquellos derbis se vivieron «con muchísima intensidad». «En la primera temporada llegábamos con una trayectoria fantástica. El Cartagonova no perdió partido alguno en su campo. En el encuentro de ida empatamos a un gol y el campo registró un ambiente fenomenal. En la vuelta La Condomina estaba llena y logramos el triunfo gracias al tanto de Santi Carpintero. Fue muy emocionante y al menos yo lo viví con muchísima ilusión. Estuvimos toda la semana hablando del derbi en todos los sitios y los medios de comunicación hicieron un enorme desplazamiento para dar la información de aquellos encuentros».

Brau y Leo eran, por entonces, los jugadores naturales de Cartagena que jugaban en el equipo. «La verdad es que los que más disfrutan de este tipo de enfrentamientos entre Cartagena y Murcia somos los de aquí. El resto de jugadores lo hacen de oídas, porque desconocen lo que siente la afición en los derbis», admite el exfutbolista albinegro.

En la segunda campaña, temporada 99/00, Leo fue protagonista en los dos encuentros, porque en ambos anotó un gol «en aquella época se me recordó que había sido el único jugador que le había marcado al Real Murcia dos goles en la misma temporada». Además, en Nueva Condomina fue el futbolista mejor valorado y su gol servía para empatar el choque. Leo fue el último jugador de un equipo cartagenero que anotaba un tanto contra el Real Murcia en La Condomina.

Dice que ahora, desde la distancia, todo se ve diferente. Ocupado como está en el entramado deportivo del Cartagena FC y del complejo Gómez Meseguer, no tiene mucho tiempo para seguir la actualidad del que fuera su equipo hace muchos años. «Sigo del FC Cartagena lo que puedo leer en la prensa, pero poco más. Bueno, y lo que me cuentan los padres de los chavales que tenemos en el club», admite. Añade que no ve estos derbis «tan intensos como los de antes», probablemente porque desde fuera el prisma con el que se ven las cosas es bien distinto. Dice que espera que el FC Cartagena logre ganar «apuesto por un 1-2. Le vendría muy bien para acercarse al Real Murcia y a los que están arriba».

Otro que vivió esos derbis de finales de los 90 pero con la camiseta grana fue Julio Algar (Madrid, 1969). El que fuera extremo derecho del Real Murcia tuvo oportunidad de jugar cuatro partidos entre los años 98 y 2000 y, aunque no pudo saborear los tres puntos en ninguno de ellos, en la segunda temporada se llevó como premio el ascenso de categoría a Segunda. «Recuerdo que fueron derbis muy bonitos. El ambiente en la vieja Condomina era especial. Sobre todo recuerdo el del segundo año, ya casi a final de temporada, con el campo lleno, porque nos jugábamos mucho», señala el que fuera hasta el año pasado ojeador del FC Barcelona en la Región.

Algar rememora ese último encuentro en el vetusto estadio de la capital del Segura ante los albinegros porque en sus botas, mejor dicho, en su cabeza, tuvo una ocasión para darle la victoria al Real Murcia. «Fue un remate casi al final del partido que se marchó pegado al palo. Hubiera supuesto el 2-1, pero no entró. Por suerte, nos desquitamos meses después con el ascenso en Granada», añade.

Para Algar, lo más especial de aquellos derbis era satisfacer a los aficionados con una victoria. «Ellos son los que más viven este tipo de partidos. Los jugadores sabemos de su importancia, claro, pero sobre todo queríamos ganar por darles una alegría a ellos. Al final son tres puntos más, pero si se gana, la afición te lo agradece el doble».

Algar, que un año después visitó la camiseta del Cartagena, afirma que lo más importante para preparar estos derbis es hacerlo «desde la normalidad» y «estar plenamente concentrado» porque, en este tipo de encuentros, «el trabajo psicólogico no era necesario, pues el jugador ya está suficientemente motivado».

De cara al duelo de esta mañana en Nueva Condomina, el madrileño presupone un partido «de mucho respeto y pocos goles». «Ojalá me equivoque y dependerá de lo que proponga cada equipo. Pero los dos equipos llegan en buena línea y creo que van a tratar de no perderla», añade. Aunque el Murcia llega como líder, no se atreve a dar un favorito «porque en este tipo de partidos se iguala todo». «El Cartagena, por jugar fuera de casa, quizá tenga menos presión y eso le puede ayudar. Pero el Murcia está en un gran momento y lo normal es que quiera mantenerse ahí».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine