FÚTBOL. Segunda B

Aira, 'arreglatodo'

El técnico del Real Murcia logra dotar a la defensa de la seguridad y la consistencia necesarias para hacer olvidar los quebraderos de cabeza de las primeras jornadas

02.12.2015 | 04:00
José Manuel Aira

Los granas solo han recibido un gol en los últimos cinco partidos

­
El debut liguero del Real Murcia en Marbella no solo dejó un mal sabor de boca sino que provocó que se multiplicaran los defectos de una plantilla que ya venía de hacer una pretemporada más que irregular.

El posterior empate en Nueva Condomina frente al Villanovense y la derrota contra La Hoya Lorca en el Artés Carrasco complicaron todavía más las cosas. Ninguna línea salió bien parada de esas primeras tres jornadas de la competición, pero fue la defensa la que más críticas recibió tanto por la facilidad con la que se encajaban goles como por la sorpresa de ver errores de bulto en una zona clave para el entrenador y en la que la pasada campaña el Real Murcia era una auténtica roca.

Pero dentro del vestuario murcianista nadie se puso nervioso. Tampoco José Manuel Aira, que simplemente pedía tiempo para que las piezas encajasen por sí solas. El paso de las jornadas está dando la razón al técnico leonés, que se ha convertido en el ´arreglat0do´ del Real Murcia.

Después de algunas variaciones, no solo en la línea de atrás sino también en el centro del campo, e insistiendo mucho en las ayudas de los jugadores de banda, el preparador grana ha conseguido que sus defensas olviden las críticas, se acomoden en el campo y respondan a las expectativas generadas. Los resultados, que poco a poco se fueron haciendo evidentes sobre el terreno de juego, ya se acercan a los de la pasada campaña, donde los murcianistas cimentaron su trayectoria en el buen hacer defensivo.

Así, superado el primer tercio de la competición en el Grupo IV, los de Aira han tapado grietas y bocas, pasando de encajar cinco goles en las primeras tres jornadas –tres de ellos en el debut en Marbella– a recibir solo uno en el último mes de competición. Esa seguridad atrás se está volviendo fundamental en la buena racha de los murcianistas, que acumulan cinco triunfos consecutivos y que por segunda semana duermen en los más alto de la clasificación.

Después de quince jornadas disputadas, el Real Murcia ha encajado once goles, una cifra que adquiere todavía más valor si se compara el dato con el hacer defensivo de hace una campaña, donde después de perder frente al Aviles, los murcianistas también habían sacado el balón de su portería en once ocasiones –cuatro de ellas en el partido del Carlos Tartiere frente al Oviedo–.

Además, la barrita ´arreglatodo´ de José Manuel Aira ha conseguido revitalizar a jugadores que quedaron muy marcados después de las primeras jornadas, como son los casos de José Ruiz y Tomás Ruso, los dos fichajes defensivos de los murciano para esta campaña. Ambos fueron la diana de todas las críticas después de que el Real Murcia encajase tres goles en un muy mal partido a domicilio frente al Marbella. El alicantino incluso era expulsado por roja directa en el minuto 75.

Una semana después, ya en Nueva Condomina, la vuelta a la titularidad de la pareja Jaume y Satrústegui, dos de los que continuaban en la plantilla, no solo no ayudó a despejar dudas sino que se agravaron después de que el Villanovense se marchase de Murcia con un punto en el bolsillo.

José Manuel Aira no daba con la tecla, algo que se hizo evidente cuando en el Artés Carrasco volvió a cambiar de piezas para alinear a Satrústegui con Ruso. El lorquinista Carlos Martínez solo necesitaba de un movimiento para desnivelar toda la defensa y servir a Álex Bernal para que condenase a los granas a una nueva derrota y al inicio de una tormenta que pasadas las semanas se ha visto como una pesadilla sin más.

Porque la imagen ofrecida por los murcianistas en esas semanas veraniegas ha sido sustituida por el buen trabajo en campos como el Ramón de Carranza y La Condomina, donde el UCAM solo pudo batir a Fernando a balón parado; o por las cinco semanas consecutivas en las que solo se ha recibido un tanto, precisamente el anotado por Góngora.

El fin de las grietas del muro ha coincidido también con la vuelta a la titularidad de Tomás Ruso, quien junto a Jaume Sobregrau, indiscutible con sus 1.220 minutos disputados, han sido protagonistas en las últimas cuatro semanas, condenando a Satrústegui a la grada. Los que no tienen competencia son los laterales, José Ruiz, cuyo rendimiento ya alcanza el notable, y Fernando Pumar, quien por ahora es el eslabón más débil de la defensa y por donde llegan las pocas jugadas de peligro de los rivales.

También ha dado un paso al frente el meta Fernando, quien está resolviendo con eficacia el poco trabajo que tiene, tal y como hizo el domingo ante el Jaén cuando frenó una falta lanzada por Santi Villa en el minuto 34.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine